No hay camino correcto ni definido, elige crear tu vida

Compartir en:
Cuál es el camino correcto en la vida y qué camino tomar

Todos tenemos que tomar decisiones en algún momento que definen nuestro rumbo. Debemos descubrir cuál es el camino correcto o qué camino tomar.

Ante esto, debes saber que no puedes detenerte. Estás transitando un camino desde el día que naciste. Tu vida es como un barco que no detiene la marcha, solo diriges el timón.

Así que pregúntate:

  • ¿Cómo llegaste hasta a este punto de tu vida?
  • ¿Cómo elegiste el camino que has tomado hasta el momento?
  • ¿Ese camino te llevará al lugar donde quieres estar mañana?

Que importante es conocer todas tus posibilidades, y más aún, que importante es conocerte a ti misma(o) para saber cuál de esos caminos elegir.

En mi caso, hace algún tiempo seguía otro camino, uno totalmente diferente al que estoy tomando ahora. Aquellos eran mis tiempos como estudiante y recién egresado. Cometí muchos errores, y por supuesto, aprendí en consecuencia. Era menos experimentado y mi campo de visión era reducido. Sin embargo, hay algo en especial de lo quisiera hablarte hoy. Me refiero a mis creencias sobre el camino correcto.

Antes no me cuestionaba mucho acerca del rumbo que estaba tomando. Elegí una carrera sin siquiera cuestionarme si realmente la necesitaba. Creía que era lo que mejor podía hacer para conseguir un buen empleo. Debo decirlo, ni siquiera me detuve a pensar en si de verdad tener un empleo de 8 a 6 era lo mío.

¿Un buen empleo? ¿Acaso esas eran las únicas opciones y la escuela es el único camino? No, por supuesto que no, fue una creencia limitante que tenía y que me hizo creer que estaba dirigiendo mi vida por el camino que yo quería, pero la verdad es que elegí sin conocer todas mis opciones.

Volteaba a ver a mí alrededor y veía que todo estaba bien. Caminaba por un camino donde muchos otros transitaban, me sentía acompañado. ¿Qué podía estar mal? Seguía el camino “correcto”, aquel que se suponía me llevaba al éxito.

Desafortunadamente ni siquiera tenía definido un concepto de éxito propio. El que tenía, lo había adoptado de la gente. Era un concepto genérico que no contemplaba mi felicidad ni mis valores. Bueno, de hecho ni siquiera conocía mis valores.

Fue a base de inconformidad y rebeldía que aprendí que, no hay un camino correcto ni el mejor camino, y que todos tenemos la valiosa oportunidad de elegir hacia dónde ir y qué camino tomar.

Una mente abierta e inquieta

De niños tenemos una mente inquieta. Una que se cuestiona todo lo que hay. Tenemos una curiosidad natural por conocer el mundo y por descubrirlo. Nos maravillamos aprendiendo cosas nuevas y sabemos muy bien cómo disfrutar el momento presente. Sin embargo, en algún punto de nuestro desarrollo, algo sucede…

Enmarcados por la sociedad

Con el tiempo, parece que toda esa curiosidad por descubrir nuevos caminos y aprender cosas nuevas se va desvaneciendo.

Son muchos los factores que influyen para que eso suceda; nuestra educación, nuestros padres, el entorno, la escuela, tus creencias, tu religión, tus amigos, tu cultura…

Somos enmarcados… nuestra mente es encajonada. Somos sumergidos en reglas y normas de conducta y con ello, el alcance de nuestras ideas y pensamientos es truncado.

Nos muestran muy sutilmente lo que es posible para nosotros, y sin darnos cuenta, comenzamos a tomar un camino sin cuestionarlo.

Nunca nos damos el tiempo de analizar cuáles de esos caminos nos hacen vibrar desde el interior. Tampoco aprendemos a sentir y escuchar ese llamado interno; esa chispa que surge desde lo profundo de tu ser, que te da un indicio de lo que quieres ser y hacia dónde quieres ir.

Aprendemos a vivir sin conciencia. Basamos la mayoría de nuestras acciones, reacciones y decisiones en lo que ocurre en el exterior, nunca desde el interior.

A partir de ese momento comienza ese sentimiento de inconformidad. Una sensación dentro de nosotros que nos dice con leves susurros, que no estamos haciendo lo que de verdad necesitamos para estar bien, ser felices y expresar nuestro ser en esencia.

Comenzamos a vivir en contra de nosotros mismos. Haciendo las cosas por miedo más que por amor. Queriendo encajar y agradar a nuestro entorno, sin darnos cuenta que los años pasan, el tiempo no se detiene y no da segundas oportunidades.

Si quieres ser realmente feliz y hacer algo con tu vida que valga la pena, vas a tener que dejar de buscar la aprobación de los demás y seguir tu corazón, tal como lo hacías cuando fuiste pequeña(o).

[Artículo recomendado: Escucha tu corazón y sigue tu intuición, que no vas a equivocarte]

Cuán difícil ver a lo lejos

Imagina que tu mente tiene una espesa niebla que te impiden llevar tu pensamiento más allá de lo que crees posible para ti ¿Qué crees que va a pasar?

Pues el alcance de tu visión se va a reducir muchísimo, es difícil que llegues lejos o piensas en grande cuando no puedes ver mucho más allá de tus actuales circunstancias.

Eso es lo que pasa cuando tienes unas creencias limitantes. Difícilmente podrás transitar un camino que no sabes que existe. Puedes llegar a él por casualidad, pero las probabilidades de que eso suceda son mínimas… de hecho prácticamente nulas.

Todas tus decisiones de vida, están basada en tu sistema de creencias y valores. Tu tendencia será ir por donde crees que debes ir, pero ¿Cómo elegir? Si no conoces todas tus opciones ni lo gras ver las oportunidades que estan frente a ti.

Es como si tuviéramos enfrente una neblina muy espesa que apenas nos permite ver unos centímetros delante de nosotros. Con ella solo vemos a muy corto alcance y nos impide ver la vida con el vasto campo de posibilidades que realmente es.

Tus posibilidades son infinitas

La diferencia de la vida humana a las otras formas de vida, es que tú le puede dar (hasta cierto punto), una orientación a tu vida. Tu puedes (en términos relativos) ser autor del camino de tu propia vida. — José Mujica

Si quieres realmente vivir al máximo y vivir con sentido, aprende a ver el mundo como es; un lugar lleno de infinitas posibilidades sobre el cual tienes influencia.

Abre tu mente, piensa y toma conciencia. Ahora mismo podrías estar dedicando tu vida a algo muy diferente a lo que haces ahora. Tal vez podrías ser una reconocida instructora de ballet, un excelente biólogo marino, una gran madre para tus hijos o una extraordinaria y entrenadora de natación. La cantidad de posibilidades es inmensa.

Aunque ahora mismo, en esta etapa de tu vida te encuentres haciendo algo que te gusta y te satisface, estoy seguro que antes pensabas en muchas otras opciones y te aseguro que aún así no eran todas.

Eras más joven y tenías menos experiencia. Tu visión del mundo era reducida. ¿Cómo elegir adecuadamente un camino cuando tu visión de la vida era tan corta?

No obstante, muchas personas a pesar de elegir un camino inadecuado, jamás se atreven a hacer un cambio. Piensan que por elegir ese camino deben de seguirlo por el resto de sus días. y es en ese momento cuando esas personas dejan de vivir realmente.

Posiblemente el camino que tomaste no fue incorrecto, tal vez era necesario solo para una etapa de tu vida, pero ahora es momento de cambiar. Tus aspiraciones, necesidades, sueños, metas y objetivos, ahora son diferentes, y necesitas comenzar a actuar en congruencia con lo que eres hoy en día. Tomar un nuevo rumbo es totalmente factible y posible.

Podrías ahora mismo estar sentir indecisión y miedo, pero si una etapa está a punto de cerrarse, para dar paso a una nueva, entonces permite que así sea. Deja que la vida fluya y no te opongas el cambio.

Muchas personas creen que por que eligen una carrera o un oficio, deben seguirlo toda su vida. Ni siquiera se detienen un momento a analizarlo. Lo creen y así lo viven, pero como ya lo vimos, esa es solo es una creencia que los limita.

Elegir un camino ahora no implica que tengas que seguirlo hasta el final de tus días. Cuestiona todo aquello que das por hecho. En especial lo que crees que es posible para ti.

Un mundo nuevo; más posibilidades

Ya te lo dije en este artículo. Cuatro años de estudio no pueden definir lo que harás por los próximos 30 o 40 años. En la vida se puede hacer mucho más.

Ni siquiera estamos preparados en términos evolutivos para hacer algo de forma repetitiva por tanto tiempo. Hace tan solo 200 años el humano apenas alcanzaba la gloriosa y longeva edad de 40 años. ¿Cómo pretender hacer algo por tanto tiempo sin aburrirte y sin perder el entusiasmo? Creo que es imposible.

Generar el hábito y vivir robotizado claro que se puede, pero no significa que vivas feliz.

Se ha adoptado una creencia en la sociedad actual, de que debes consagrar tu vida a una sola profesión, un solo empleo, o un solo oficio, pero eso no tiene por que ser así, es absurdo. En tu vida puedes ser abogado, músico, escritor, empresario, ingeniero y Youtuber si así lo deseas ¿Por que no?

Si solo tienes una vida, entonces debes hacer todo cuanto puedas, quieras y necesites en ella, ya que es una oportunidad única, e irremplazable.

Nadie sabe cómo debemos vivir

La forma de vivir en nuestra sociedad es nueva, y cuando te digo que nadie sabe cómo vivir es porque realmente así es. Este mundo es muy diferente al de hace tan solo 100 años.

Nuestro cuerpo y mente no se adaptan a los cambios tan rápidos. Estamos hechos para un entorno más austero y natural. Un mundo sin exceso de información, trabajo y estrés, pero también un mundo con menos oportunidades.

Hace pocas décadas no había tantas formas de entretenimiento, redes de comunicación instantánea, servicios de salud, industrias productoras de alimento, ni servicios de luz y agua potable. El crecimiento del nuevo mundo está generando más posibilidades para nuestra especie.

El hecho de poder alcanzar el doble o triple de edad que tus antecesores, te brinda la gran oportunidad de poder explorar varios caminos en tu vida y alcanzar nuevos horizontes.

[Artículo recomendado: ¿Crees que el mundo esta cada vez peor? Necesitas leer esto]

¡Pero cuidado!, si esos caminos no los logras ver, si no eres consciente de ellos y no los consideras opciones, entonces difícilmente tomaras una decisión y comenzaras a crear un nuevo futuro. Ese es el poder de tus creencias.

¿Cómo saber cuál es el camino correcto?

Date cuenta que cada uno de los caminos que puedes tomar no es más bueno que el anterior. Todos son buenos en base a lo que tú quieras hacer en tu vida, así que elige el mejor para ti.

Olvídate de esa noción paralizante de que tienes algo que perder. Cambia tu manera pensar. La vida es para vivirla, por muy redundante que suene.

Enfócate en todo lo que tienes por ganar. Imagina en qué te puedes convertir en 5 o 10 años si comenzaras desde ahora. Cuán diferente sería tu situación en el futuro si comienzas a invertir en ti e si inicias un proceso de transformación y regeneración de tu vida.

[Articulo recomendado: Las personas sobreestiman lo que pueden conseguir en un año y subestiman lo que pueden lograr en diez]

Recuerda que sólo puedes tomar un camino para cada etapa. No serás siempre el mismo y entre más joven seas, tus oportunidades serán mayores.

Te recuerdo esto porque creo que lo peor es llegar a una vejez llena de arrepentimientos o querer aventurarte en un camino cuando ya es demasiado tarde. Mejor comienza desde ahora; con convicción y un deseo genuino por hacer que tu vida cuente…

¿Juventud? bueno, si aún NO cumples los 100 años de edad, entonces aún estás joven… aún estás vivo, y mientras tienes vida, tiene oportunidad. No te preocupes por la cantidad años que tienes, preocúpate por no desperdiciar los años que aún te quedan por vivir. 

[Artículo recomendado: Ya estoy muy viejo para esto…]

Los caminos correctos son muchos

La mayoría de personas piensan que están aquí solo para encontrar su propósito y seguir su pasión, pero pensar así para muchos solo genera problemas y reduce sus opciones.

No tienes que encontrar (forzosamente) una pasión en algo. La verdad es que la cantidad de pasiones que puedes tener son muchas y muy variadas.

[Artículo recomendado: La verdad sobre seguir tu pasión y vivir de ello]

Déjame darte un ejemplo:

Para muchas personas hoy en día, el fútbol es su pasión, sin embargo, los primeros seres humanos que comenzaron a jugar con una pelota en los pies surgieron en el siglo XV.

Entonces, sabiendo esto te pregunto: ¿Crees que a las personas que les pudo apasionar el fútbol antes de ese tiempo, nunca encontraron otra cosa que les apasionara?

Por supuesto que sí. Aunque el fútbol no existía antes, pudieron encontrar algo que disfrutaran hacer. Algo que descubrieron mediante la experiencia y la práctica.

Si quieres saber qué camino tomar entonces necesitas probar. Al hacerlo abres tu mente a nuevas posibilidades.

La cantidad de pasiones o propósitos que puedas tener, dependerá de la cantidad de cosas que puedas probar en la vida, y de tu iniciativa. Prueba y prueba sin parar. Nunca te conformes ni te detengas.

Como vez, no existe un camino correcto, sino una infinidad de posibilidades para cada uno de nosotros. Aquí lo importante es elegir con bases sólidas y tomar acción ahora. Eso es preferible que quedarte inmóvil pensando cuál será tu camino.

Hay un precio que pagar

Bien, ahora no quiero hablarte solo de caminos increíbles y maravillosos en lindas praderas llenas de flores. Me corresponde darte la otra cara de la moneda.

Tomar y probar un nuevo rumbo no significa que esté lleno de rosas. Por favor, no me mal intérpretes.

Si, es verdad, los caminos son muchos y las posibilidades infinitas, pero hay que pagar un precio por los actos del pasado y por elegir un nuevo camino.

Tomar un nuevo rumbo no es rápido ni fácil. Es un proceso y debes prepararte, adaptarte y crecer en cada etapa.

Algunos caminos son más difíciles y más arriesgados al inicio, pero pueden traer a ti mayores recompensas. Otros caminos son más fáciles de transitar y te dan una recompensa inmediata, pero esa recompensa no es escalable.

Por ejemplo: emprender y formar tú propio negocio es un camino complicado y lleno de incertidumbre, pero tiene más potencial a largo plazo que lo que puede tener un empleo.

Un empleo te aporta seguridad, es más fácil de conseguir, tienes una paga de forma inmediata desde las primeras semanas de trabajo, pero su alcance a largo plazo es muy corto. Los beneficios que obtienes a la larga son menores.

Los mismo pasa con estudiar algunas carreras. Algunas son más complejas que otras pero también tienen mayor potencial para darte beneficios.

Todos los caminos tendrán sus pros y contras pero tú eres la balanza. Tú eres quien deberá elegir cuál es el mejor camino y descubrir que quieres hacer con tu vida, porque al final, tú eres quien disfrutará o aborrecerá dicho camino.

¿Por cuál sendero llevarás tu vida?

Tú eres el director de tu propia orquesta y debes buscar el camino correcto.

No hay un camino correcto absoluto. Permítete equivocarte y fallar. Porque más allá de cometer un error, estarás experimentado la vida y eso es lo mejor que puedes hacer.

Aporta al mundo, haz algo que te haga sentir realmente orgullosa y comienza a dar sin esperar algo a cambio. Esa es la única forma de crear una vida abundante.

[Artículo recomendado: La verdad sobre atraer y manifestar abundancia en tu vida]

La felicidad es el camino

Todos queremos ser felices pero algunos se confunden y piensan que la felicidad es algo que tienen que alcanzar, o un lugar al que debemos llegar.

Muchos piensan que con conseguir más objetos materiales, un aumento de salario, un ascenso en el trabajo, la figura perfecta, el esposo ideal, o una casa de ensueño, van a ser más felices, pero no es así.

Cuando obtienes algo que anhelas, lo que sientes son emociones en el instante; alegría, confianza, regocijo etc. Estas emociones al inicio son fuertes, pero se van perdiendo con el tiempo. Generalmente sólo duran algunos minutos, tiempo en que perdemos la emoción del momento.

La felicidad no es un destino sino un camino que transitar.

Si dentro de ti sientes que necesitas, debes y deseas elegir un camino que tienes en mente desde hace tiempo, pero la gente te dice que no es posible o incluso tu mismo te saboteas para no intentarlo, entonces hazlo. Atrévete y no escuches a nadie. Te garantizo que merece la pena recorrerlo, y descubrirás cosas que aún no conoces y ni siquiera imaginas.

Los caminos que tomamos en la vida pueden ser muchos y cada uno puede ser igual de correcto que el otro, pero eso solo tú lo puedes saber. Elige con el corazón y no con la razón

No hay un camino correcto ni definido; Si no quieres estudiar una carrera universitaria no tienes que hacerlo, si no quieres ser empleado toda tu vida, no tienes que serlo, si no quieres vivir con el esposo que elegiste hace 2 o 3 años no tienes que hacerlo.

Puedes elegir; tus opciones son infinitas. Esta vida es única y no la deberías desperdiciar viviendo insatisfecha(o) con personas y/o circunstancias que te restan energía, paz y tranquilidad, y no concuerdan con lo que quieres en este momento y para el futuro.

Solo recuerda que siempre habrá un precio que pagar para cada decisión. Y si eliges un nuevo camino, muchas cosas van a cambiar en consecuencia. Literalmente cambiaras tu destino. Es por eso que necesitas ser detallista con lo que realmente quieres.

Si leíste ya leíste el ebook “Por una vida con sentido” sabrás que esta es una de las 7 razones por las cuales deberías plantearte seriamente hacer un cambio y comenzar a crear una vida con sentido.

◊♦◊

Ahora cuéntame; para ti ¿Cuál es el camino correcto? Déjame tu mensaje aquí debajo en los comentarios, me encantará saber que piensas. Además, si te ha gustado, te invito a compartirlo con tus amigos o con alguien que lo pueda necesitar. Al hacerlo me ayudas y me impulsas a seguir entregándote más contenido como este y te atare muy agradecido.

Por último, si crees que necesitas ayuda más profunda para saber qué hacer en esta etapa de tu vida o qué camino tomar, escríbeme, estaré encantado saber de ti, conocerte y ayudarte en esta nueva etapa que estas por comenzar.

Un abrazo.😉

Compartir en:

Publicaciones Similares

24 comentarios

  1. Hola Mauricio, tengo 43 años y siento que he desperdiciado toda mi vida. Siempre me he interesado por diferentes cosas y nunca llegué a terminar o ser buena en ninguna. Cuando empecé la carrera de psicología fracasé, luego con 22 quise estudiar violín y fracasé, luego decidí dejar la vida que tenía en mi país y sola me vine a vivir a España. Encontré trabajo, ascendí pero lo quise dejar por irme a vivir con mi marido a su ciudad. Actualmente tenemos una niña de 3 años y creo que ha sido lo único bueno que hice con mi vida. Trabajo en algo que no es lo mío y que no sé cuánto tiempo más durará. Quiero ser y sentirme independiente con algo que me guste.
    Siempre me guié por mi intuición y poco me ha importado lo que digan los demás, lo malo que aún así noto que tengo muy baja estima, y no estoy orgullosa de mi.
    De forma intermitente he hecho yoga y las veces que lo he hecho me he sentido muy feliz, ahora me he planteado retomar y estudiarlo seriamente para desarrollarme en ello. Pero me da miedo a fracasar. A no poder. A dejarlo. Como siempre hice con todo.
    Mi prioridad es mi hija, quiero darle calidad de vida y tiempo. Pero también siento que cada día me hundo un poquito más por no hacer nada que me llene y no veo claro que decisión tomar.
    Te he leído y creo que tienes un don para ayudar a la gente. Quizá puedas orientarme.
    Agradezco infinitamente tu trabajo.
    Un saludo.

  2. Me encanto tu publicación me fue muy útil para reflexionar la forma en que tomamos las decisiones de muy jóvenes y con el tiempo nos damos cuenta que nos falto ver más opciones, nos dejamos llevar con el entorno; ahora con 37 creo que cuando corremos el riesgo de hacer algo diferente lo afrontamos con limitaciones, porque también nuestra visión es muy corta.
    Espero enfocarme más en nuevos cambios y aplicar tus recomendaciones en la educación de mis hijos.

  3. Me ha encantado esta publicación. Sigue adelante con muchas más reflexiones que ayudarán a más personas como yo, que a veces nos encontramos perdidos en la vida.

    1. Hola Antonio.

      Gracias por tu palabras y por hacerme saber lo mucho que ha gustado. Por supuesto que seguiré adelante con esta labor. Comentarios como el tuyo me impulsan a seguir adelante en este camino. 😉

      ¡Un abrazo!

  4. Me topé con este blog y me pareció muy interesante. Me encanta tu forma de entender la vida y eso. Quiero comentarte que tengo 18 años, soy de Argentina y por suerte termine el secundario completo sin problemas. Pude darme cuenta que la música, ser DJ es mi pasión, es algo que me llena, hacer mis propias canciones y que mi gente las escuché me satisface más que cuando trabajo o hago otra cosa. (Tuve el sueño frustrado de ser futbolista pero eso me hizo darme cuenta que la música puede ir) pero tengo un problema, tengo una terrible sencación en el cuerpo que cada vez que lo pienso me da vergüenza. El tema de no saber que puede pasar si sigo esto me mata, (¿que pasa si sigo e invierto gran parte de mi sueldo a la música y no obtengo nada?, ¿Le va a gustar a la gente lo que haga?) Además de que tengo una visión muy grande de poder lograr llegar a ir a tocar a Tomorrowland => el festival musical más grande del mundo. Obvio que tengo la cabeza puesta en la tierra y requiere de mucho esfuerzo eso pero siento que puedo… Y por último es el tiempo.. siento que el tiempo me presiona para que tengo que lograr eso ya, que la vida la siento corta y los años se van volando. Gracias por leer y se aprecia su contenido.

    1. Hola Taiel. Me da mucho gusto que te hayas animado a dejar tu comentario.

      Ser futbolista o DJ, son el tipo de trabajos que muy poca se anima a elegir (nota que estoy diciendo trabajos y no pasatiempos). En gran parte es debido nuestro entorno, que nos desanima o nos desalienta a seguir esos caminos.

      Tus padres y familiares quieren tu bien y quieren que elijas un camino “conocido”, aquel que creen que es el más seguro, y por el cual creen que tendrás éxito. Sin embargo, debes tener en cuenta gran parte de estos consejos vienen de sus creencias adoptadas hace tiempo atrás y no significa que sean verdad para ti.

      Tienes 18 años y no te tienes que preocupar por lograrlo rapido. Lo que tienes que hacer es enfocarte y adquirir una disciplina de trabajo inquebrantable. Debes practicar día tras día y poner tus mezclas delante de las personas, ya que ellos son la mejor referencia que puedes tener.

      Practicar diario no solo te permitirá mejorar sino además te permitirá saber si realmente es el camino que buscas, ya que, tras miles de repeticiones practicando una y otra vez, podrás darte cuenta si solo es un gusto momentáneo o es una actividad que te llena de verdad .

      Me has preguntado:¿qué pasa si sigo e invierto gran parte de mi sueldo a la música y no obtengo nada?
      Y la respuesta es: Vas a obtener algo muy valioso… si comienzas y te das cuenta que eso no es para ti, podrás pasar a lo que sigue, y buscar un camino distinto.Pero sin te contienes, y no lo haces por dudas o miedos, entonces no vivirás tranquilo, y pasarán los años hasta que te preguntes ¿Qué hubiese pasado si me hubiera atrevido a convertirme en uno de los mejores DJ que ha existido?

      ¿Quieres saber si le va a gustar a la gente lo que hagas? Entonces ponte delante de la gente y muestrales tu música. Busca lugares donde te permitan tocar de manera gratuita para su público (bares, discotecas, antros) y pide retroalimentación, escucha los comentarios de la gente y podrás mejorar sobre la marcha.

      Si sientes dentro de ti que quieres, debes y necesitas hacerlo, entonces hazlo, sigue tu propio camino y no habrá manera de que arrepientas.

      Espero te sirva.
      Un abrazo 🙂

  5. Hola Maurino,hoy leí este artículo, y de verdad que me lleno, hoy estoy a punto el de ingresar a una empresa a trabajar, donde claro , sé que no seré feliz, ya he trabajado en otras de la misma industria, no han sido lo que esperaba, soy egresado de la carrera de ingeniero agrónomo, estuve trabajando en unos invernaderos, claro nunca me sentí tan vivo, pero me gustan más los animales, y en mi mente no me deja de pasar la típica imagen de “ y si te animas y empiezas tu negocio vendiendo puercos”, no quiero malgastar mi vida trabajando exhaustamente sin ser feliz, un amigo, mi mejor amigo, me dijo que él tiene las instalaciones, todo lo que tengo que hacer es
    1 moverme del punto A al B
    2 Perder el amor al dinero, ese dinero que me costó muchísimo ganarlo
    3 animarme a salir de aquí
    No sé, si tú puedas ayudarme dándome un consejo , de vdd te los agradecería

    1. Hola Alejandro.

      Es cierto que solo tienes que moverte de A a B, pero antes es importante que tomes en cuenta algunos aspectos.

      Debes tener en cuenta tener el dinero para invertir en el negocio y hacer un estimado del tiempo que te tardaras en comenzar a ganar suficiente dinero para vivir de ello.

      También puedes optar por comenzar el negocio en tu tiempo libre, y fines de semana. sin que salgas de tu nuevo empleo. Esto te permite tener ingresos para vivir e invertir, tienes más “seguridad”, pero la desventaja es que esto suele ser más tardado, que estar a tiempo completo en tu emprendimiento.
      Estás son decisiones que debes tomar en base al nivel de incertidumbre que estás dispuesto a experimentar y que te puedes permitir, considerando las responsabilidades que tengas (como personas que dependan de ti).

      Artículo recomendado: [Cómo dejar el trabajo de la mejor forma]

      En cuanto a lo que comentas acerca de perder tu amor por el dinero, no tienes que hacerlo. Si ganar dinero es algo que realmente amas hacer, no tienes que dejarlo. Querer dinero no es malo si es algo que te funciona para tomar acción.

      Creando un negocio también podrás ganar el dinero que estás ganado ahora, incluso mucho más. Solo tienes pensar que tal vez pases meses o años hasta que puedas ver esos benéficos, como frutos de tu disciplina, constancia y perseverancia.

      Espero te sirva. Gracias comentar.

      Un abrazo.

  6. Hola Maurino, me he encontrado por casualidad este artículo tuyo y después de leer decenas (yo diría que más de cien) de artículos sobre la “orientación vital”, éste ha sido el único que he guardado para leerlo y releerlo en otras ocasiones. Realmente me ha gustado, gracias. Empezaré a seguirte y leer otros artículos tuyos.
    En mi caso, he llegado aquí porque me encuentro en una encrucijada vital. Tengo 39 años, un trabajo aburrido, pero estable y que me proporciona ingresos más que suficientes, estoy felizmente casado con una mujer maravillosa, y a pesar de todo ello no soy feliz. Creo que he pasado ya demasiados años encerrado en mi zona de confort, y ésto ha acabado pasándome factura. Conozco bien mi pasión. Si no hubiese conocido a mi esposa, ahora mismo estaría trabajando en otro país, Japón, ya me fascina, llevo estudiando su cultura y su idioma varios años, incluso actualmente tengo tantos amigos japoneses como españoles. Tengo una auténtica pulsión por viajar y recomenzar mi vida allí, sin embargo, toda la vida que tengo establecida, todos los miedos y las inseguridades, los problemas derivados de tener ya esta edad, tener una mujer fantástica a la que no quiero hacer daño, etc., hacen que esta elección sea tremendamente complicado. A veces pienso que el camino correcto es aceptar mi vida y buscar la felicidad que ya tengo aquí, y que debería buscar las herramientas para apreciar más y mejor lo que ya tengo, pero en otras mi corazón “chilla” porque parece decirme que ese no es el camino, por muy arriesgado y doloroso que sea abandonarlo y comenzar casi de cero ahora en otro lugar, dejando atrás esta vida. En fin, supongo que no es algo tan raro, incluso a mi edad.
    Un saludo y mucha suerte. Gracias por tu blog.

    1. Hola Alfonso. Gracias por comentar.

      Por lo que me cuentas, veo que tu trabajo es aburrido y monótono, sin embargo, no es algo que odies o que te cause estrés excesivo, es por eso no ves problema en mantenerlo (no has llegado a tu punto de inflexión o no has llegado al límite). Esto puedes ser beneficioso, ya que te permitirá comenzar a ahorrar dinero y prepararte para los cambios que se avecinan.

      No tienes porque conformarte con vivir esa vida apagada, no tiene sentido. Si ahora mismo dentro de ti tienes esa sensación que no te deja tranquilo, se intensificará con los años. Y lo peor que nos puede ocurrir, es llegar a una vejez llena de arrepentimientos.

      Tal vez no puedas aventurarte mañana mismo, pero… porque no pensar que en 2 o 3 años tu vida será diferente a cómo es ahora estando en aquel país

      En cuanto a tu pareja, no tengo claro ¿por qué le harías daño? ¿Ella no quiere ir? o ¿Prefieres que no te acompañe para comenzar totalmente de cero?

      Comentas que tienes amigos de Japón, lo cual te facilitaría mucho el cambio, ya que ellos te pueden dar referencias que te ayuden a instalarte más fácilmente en aquel lugar.

      Si dentro de ti sientes que debes tomar otro camino, entonces hazlo. No te preocupes por la edad.No estás grande, y aun si lo estuvieras claro que es posible.

      Solo recuerda que un nuevo camino es eso; un camino que vas a transitar, no un destino. Por eso se detallista con lo que quieres. imagina que ya estás ahí. Piensa cómo sería un día común viviendo ahí, y si puedes hacer una pequeña prueba tomándote unas vacaciones que te den un indicio de lo que te espera, esta mucho mejor.
      A veces tendemos a idealizar el camino que queremos, y cuando lo obtenemos, nos damos cuenta que no es como imaginamos o lo que esperábamos.

      Espero te sirva, Un fuerte abrazo.

      1. Maurino, muchas gracias por contestar 🙂

        Si, el tema de la idealización siempre está presente. Es maravilloso tener sueños y experimentarlos, pero cuando uno de esos sueños puede convertirse en un proyecto de vida, toca bajar a tierra y detenerse un momento a ver el inventario, y si realmente es donde queremos llegar. En mi caso ya hice el experimento, y estuve allí durante 3 meses. De hecho, realicé este experimento con la intención de hartarme un poco del país y dejar de pensar en ello. Sorpresa. Tuvo el efecto contrario. No obstante, para proyectos tan grandes como éste tampoco resulta suficiente. Al fin y al cabo ir de turista a algún lugar y realmente vivir y trabajar en él es como mojarse el pié en el mar o zambullirse completamente. Dos experiencias completamente distintas.
        En cuanto a mi mujer, ya que preguntas, el problema es que ella no tiene nada que ver con aquello ni quiere tener que ver. Así que sí, la problemática es que yo debería empezar de cero de nuevo incluso en este tema.
        En cualquier caso muchas gracias por tu reflexión, si que me ayuda.
        Gracias y un saludo desde España.

        1. Ojala puedan platicar y llegar a un acuerdo. Hablen sobre el futuro, sobre sus sueños y objetivos, sobre cómo se sentirán si los consiguen y las razones por las que sienten que es algo que necesitan hacer.

          Si ella no quiere nada que ver con la idea de migrar a otro país, pregúntale qué es lo que quiere a mediano y largo plazo. Esto les ayudará a saber si están en sintonía y se dirigen juntos a un mismo destino.

          ¡Que todo vaya excelente!

          Un abrazo 🙂

  7. Hola, soy de las personas que siempre pienso en no arrepentirme por lo que hago o lo que dejó de hacer.
    Se habla mucho de elegir otros caminos, sin embargo parece que todo está destinado a gente con estudios o gente con dinero.(quizás esté equivocada).
    Con 42 años ya no busco la felicidad, soy feliz con lo que tengo, eso no quiere decir que no tenga días malos o días de querer llorar.
    Ahora está terminando un ciclo de mi vida, y si es verdad que ando perdida. Me encantaría emplear mi tiempo en aquellos que lo necesitan, pero como hacerlo si tienes que mantener a los hijos. Sé que es bastante largo y confuso el comentario, pero hacia donde dirías que mirasen aquellas personas que quieren un cambio y no tienen estudios , ni dinero y tienen que mantener una familia?

    1. Hola Estrella.
      Primero que nada te diría que dejas a un lado la creencia de que necesitas mucho dinero y estudios para tomar un nuevo camino. Por supuesto que es posible, requiere trabajo y dedicación, pero creeme que cuando estás en el camino correcto toda esa energía que dedicas en realidad se convierte en una satisfacción y no en un pesar.

      Necesitas conocerte y descubrir lo que en verdad quieres hacer o el camino que quieres tomar. Sino elegies con la bases adecuadas, volverás a caer en una situación similar con el pasar del tiempo.

      Debes de considerar tus valores, tu pasiones e incluso aquellas actividades que en algún momento te gustaron pero que dejaste, porque creíste que no te llevarían a ninguna parte.
      Todo esto es un proceso de autoconocimiento profundo, que no consigues en un tarde o en una semana y que no debes tomar a la ligera como se hace habitualmente.

      Es complicado poder darte un consejo más preciso con pocos detalles de tu situación particular. Pero si quieres charlar en algún momento, podemos hacerlo. Escríbeme.

      Un abrazo.

  8. Me gusta tu forma de pensar y me encantó este artículo solo por el hecho de que no hay nadie al que no le guste escuchar que tiene infinitas posibilidades a escoger

  9. Saludos desde Culiacán, Sin, Mex, tengo una asignatura pendiente que no se si sea demasiado tarde para hacerla, yo estudie la carrera que me gusta sin embargo creo que mi cerebro pudo haber dado para más y me quedé con la inquietud de estudiar ingeniería industrial o una carrera referente a matemáticas, hoy tengo 32 años y no se si sea demasiado tarde para volver a esa asignatura pendiente o seguir enfocado en mi vocación que es la música, siempre tengo ese pendiente de “¿que pudo pasar si?”

    1. Hola Carlos 🙂

      Creo que si tienes incrustada en tu mente la idea de: “que hubiese pasado”, eso se podría convertir en el futuro en un arrepentimiento. Lo cual es lo peor que nos puede ocurrir al llegar a cierta edad. Sin embargo debes tener en cuenta eso no quiere decir que concluir esa asignatura y aventurarte como ingeniero industrial o como matemático sea tu camino. Las cosas no son como imaginamos.

      Si tienes la “espinita” que no te deja en paz entonces te diría que te preguntes ¿qué es lo que quieres conseguir con ello? ¿Qué es lo que te atrae?
      Imagina que tomas ese camino, terminaste tu ingeniería y estás dispuesto a dar el siguiente paso. ¿Cuál sería ese siguiente paso? ¿Te agrada lo que vas a hacer después de convertirte en ingeniero o matemático?

      Si no tienes muy claro que puedes hacer al terminar esos estudios entonces te diría busques a personas que ya hayan terminado. Pregúntales sobre su profesión, sobre lo que les gusta, las razones por las que estudiaron, que cambiarían, que no les agrada.

      Esto te dará un campo de visión más amplio y si decides probar puedes comenzar haciendo una pequeña prueba que no te lleve tanto tiempo. Podrías por ejemplo buscar un trabajo un par de meses en una industria donde puedas ver como son las cosas. Un lugar donde tu objetivo se ver lo que hacen lo ingenieros, ¿cómo pasan su tiempo? y ¿de manera se desenvuelven?.

      Recuerda que la meta no importa tanto como el camino. En este caso, piensa lo que harás cada minuto de cada día por el resto de tus días.

      Espero te sirva 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *