Expande tu mente

Transmite tu sabiduría y propicia un salto generacional de crecimiento

Sabiduría ancestral para el crecimiento y beneficio de generaciones en el futuro

Conoces a tus padres, a tus hermanos, a tus primos, tíos y abuelos. Incluso tal vez tengas o hayas tenido la oportunidad de conocer a tus bisabuelos o tatarabuelos. Sin embargo, hay otras personas que están vinculadas estrechamente a ti, y que influyeron enormemente para que estuvieras vivo en esta esta época, de esta forma y en ese lugar.

Me refiero a todos tus antecesores. Gracias a ellos fue posible que nacieras. Debido a sus decisiones y a una serie de acontecimientos fortuitos y no tan fortuitos, es que ahora estás aquí.

Los bisabuelos de tus tatarabuelos, los tatarabuelos de ellos, toda esa línea de progenitores que te anteceden, cooperaron para que llegaras a este momento de la historia.

El entorno y el momento en que naciste, se lo debes a las decisiones de personas que vivieron antes que tú por generaciones.

Por supuesto que eso ya lo sabes, pero a lo que voy es lo siguiente:

¿Cuánto conocimiento y sabiduría ancestral te fue heredada? ¿Cuántos aprendizajes y lecciones has recibido de todas esas personas que han vivido antes que tú, y comparten relación sanguínea contigo?

Observa más allá de tu momento en la historia

El humano tal como lo conocemos hoy en día, data de hace aprox.200 000 años. Eso significa que cada uno de nosotros tiene un línea aproximada de 8 000 generaciones que nos anteceden. ¿Puedes percibir la cantidad de gente de cual provienes, y que ha estado antes que tú en el mundo? Imagínalos a todos reunidos en un fiesta, son parte de tu familia sanguínea. 🙂

Estuvieron antes tú, y no sabes nada de ellos, ni aprendiste prácticamente nada. Estamos hablando de muchísimo conocimiento y experiencia que se ha perdido.

Es cierto que gran parte de lo que fueron ellos está incrustado en tu ADN, pero otra gran parte se perdió. ¿Sabes por qué? porque las personas viven en su momento y en su tiempo. No se preocupan por compartir su sabiduría a sus descendientes.

Tenemos una vida llena de asuntos, situaciones y proyectos, pero no vemos más allá de nuestro escaso tiempo en el mundo. Por eso la gente solo se preocupa por su vida, y no se dan cuenta que podrían llegar más lejos.

En la escuela adquieres conocimiento, no sabiduría

Las personas mandan a sus hijos a la escuela a prepáralos para la vida. Sin embargo, ningún profesor se interesará por el futuro por tus hijos o sobrinos, tanto como tú.

Gran parte de lo que hace a las personas verdaderamente exitosas, proviene del conocimiento, aprendizaje y seguimiento de sus padres, no de la escuela.

Ese conocimiento enorme que cada persona adquiere a través de los años es invaluable, pero la mayoría de padres no lo considera como tal. Algunos ni siquiera se dan el tiempo para platicar con sus hijos un momento y abordar aquellos temas que tendrán mayor repercusión en su futuro.

O ¿Acaso crees que llenar la mente de tus hijos con ciencias exactas o ciencia sociales, los convertirá en personas equilibradas, felices y exitosas? Claro que no, eso solamente sirve para conseguir un empleo o crear un negocio… pero la fórmula de la felicidad involucra más elementos.

Tus acciones dejarán huella en la eternidad

Como ya lo he dicho, todo cambia sin cesar y el tiempo no se detiene. En algún momento en el futuro pasarás a ser una de esas personas que antecedan a alguien. Será un bebé, un joven o una señora. Tendrán una conexión sanguínea, pero es seguro que ella o él no sabrán de ti.  Y si lo llegan saber (mediante un árbol genealógico), no sabrán quién fuiste, que hiciste, que te apasionaba, o que sueños tuviste. Aun así, habrás tenido influencia en su vida, porque esa persona podría fácilmente ser la tataranieta de tu hija.

Las decisiones que tomes en vida afectarán la vida de tus sucesores. Tal vez sea el año 2065 o el 2180 (no voy más lejos porque con el cambio climático no sé si llegaremos más lejos en el tiempo), pero ten certeza que tus acciones dejarán huella en el futuro de generaciones. Quieras o no, de alguna forma u otra, dejarás un legado. Así que; qué mejor que dejar el tú quieras ¿No crees?

Date cuenta de la enorme capacidad de influencia que tienes. Una simple decisión tuya puede cambiar la historia totalmente.

Por ejemplo. No será igual si optas por tener hijos a los 20 años que a los 30. O si decides divorciarte y tener hijos con alguien más.

Todo afecta y tiene repercusiones en el futuro. Primero afectas directamente la vida de tus hijos y gente cercana a ti. Después afectaras a los hijos de tus hijos y los hijos de sus hijos, y así hasta la eternidad, porque la historia no será la misma. El futuro lo creas tú, con tus decisiones y tus actos.

[Artículo recomendado: Todos somos uno y todo esta conectado]

¿A qué voy con esto? Pues a que tomes la responsabilidad de tu vida, te conviertas en quien quieres ser y transmitas la sabiduría que obtengas, a otros.

Lo que hagas no solo te afecta a ti, también a otras personas ahora y en el futuro.

Un desperdicio de sabiduría

Me pregunta cuanto conocimiento se ha perdido a lo largo de tantas generaciones.

Piénsalo; personas antes que tú, se enamoraron, fracasaron al abrir un negocio, se casaron con un mal hombre/mujer, se divorciaron, dejaron su trabajo, tuvieron arrepentimientos antes de morir, o pasaron muchas dificultades para salir adelante.

Es cierto que muchas personas han escrito libros donde han dejado sus aprendizajes e ideas sobre ciertos temas, pero seguramente no se compara con lo que se puede aprender en una larga de linea de experiencias del pasado.

Muchos de tus antecesores cometieron errores y tuvieron valiosos aprendizajes. Décadas o siglos después naciste tú, y no tienes manera encontrar esa sabiduría ancestral que te podría ayudar a vivir de mejor manera.

La mayoría pasamos por muchas “piedras”; son problemas y obstáculos que se repiten generación tras generación. Mismos que pudieran ser evitados, o tratados de mejor forma si todos conociéramos el alcance real que tenemos en la vida de aquellos que llegarán al mundo después de nosotros.

No vivas solo para ti

Tu tarea no es solamente descubrir qué hacer con tu vida, y qué camino tomar en cada etapa para ser feliz. También puedes hacer una diferencia en el mundo, tratando de que tus sucesores reciban la esencia de lo que has aprendido y aprenderás a lo largo de tus años. Y no solamente eso, también puedes asegurarte de que esa(s) persona(s) que reciben consejo, hagan lo mismo con otros más adelante. De esta manera de creará una cadena de sabiduría ancestral.

Todas las lecciones y consejos sobre el amor, sobre tu vida en pareja, sobre el trabajo, dinero, liderazgo, sobre como criar un hijo y ser un buen padre o madre, sobre ser carismático, sobre alimentación… todo lo que aprenderás en vida, lo puedes transmitir a alguien más.

Aprendamos a vivir no solo para nosotros. Podemos expandir el alance de nuestra corta vida, y trascender más allá, dejando un legado.

Propicia un salto generacional hacia la grandeza

Rescata la sabiduría que has aprendido y aprenderás a lo largo de tu vida, y asegúrate de depositarla en la mente y en el corazón de otra persona. No importa que no tengas hijos. Pueden ser tus sobrinos, tus alumnos, tus empleados, o alguna otra persona que continuará en el mundo después de ti.

Deposita tu sabiduría en uno o varios portadores, y permite que se expanda más allá de tu existencia hacia futuras generaciones. Esa es una las formas de ser inmortal.

Convierte en el primer progenitor que inicie una línea de conocimiento y sabiduría, que impulse a otros a crear una vida plena y prospera en el futuro.

No importa que tus padres no lo hayan hecho contigo o no se hayan preocupado por eso. Convierte en esa persona que propicie un salto generacional hacia la grandeza y el crecimiento de tus futuros descendientes.

Si lo haces, te garantizo que tu vida no será en vano, y habrás hecho por tu familia, lo que pocos han intentado a lo largo de muchos siglos.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Qué te ha parecido?

Todo esto te lo cuento porque tengo muy claro que es algo que debo hacer. Quiero dejar mis lecciones de vida en aquellos que continúen después mí.

Personalmente hay cosas que me hubiese gustado saber antes de vivirlas. Creo que muchos aspectos de la vida pueden ser tratados de mejor forma, si antes tuviéramos un indicio de lo que podemos esperar.

¿Acaso no te hubiera gustado que alguien te hubiese contado algo sobre el amor, antes de que te enamorarás por primera vez?

¿No seria genial que te hubiesen contado un poco más sobre la vida adulta, y te dieran un seguimiento adecuado para tomar mejores decisiones y hacer las cosas diferentes?

Pues eso lo podemos hacer tú y yo con nuestros sobrinos, hijos, nietos o alumnos… Será el mejor obsequio podremos darles. 🙂

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *