Expande tu mente

A veces la vida NO es justa, pero que eso no te impida luchar por lo que quieres conseguir

A veces la vida es injusta pero que eso no te impida luchar por tus sueños

Es posible que alguna vez hayas tenido algún episodio que te haya hecho pensar que a veces la vida es injusta. Son situaciones y malas experiencias que en ocasiones nos hacen perder las ganas de seguir adelante.

Problemas en el trabajo, de dinero, con tu pareja, con tu familia. Son momentos que nos hacen decir: por qué la vida es injusta conmigo.

Volteamos a observar a otras personas y pensamos: que suerte tiene él… yo me merezco lo que ella tiene.

También nos hacemos preguntas como ¿por qué a él le va tan bien en la vida si no lo merece? ¿Por qué no nací así? ¿Por qué no tengo eso yo también?

Volteamos a ver a otro lado y nos comparamos. Creemos que la vida debe ser justa, pero la verdad es que no tiene que porque ser así. De hecho podríamos decir que todos tenemos una vida injusta en cierto modo; no siempre tenemos todo lo que queremos ni lo que merecemos. A veces tenemos más de lo necesario.

A pesar de ello, quiero resaltar que no por el hecho de la vida sea injusta, significa que no vas a luchar por perseguir tus sueños ni por conseguir lo que quieres.

En realidad, luchar por lo que quieres te acerca a una vida más justa. En un momento veremos por qué.

Aunque no tenemos el control completo de las cosas que nos suceden, tienes el poder de influir y aprovechar todo lo que la vida tiene para ofrecerte.

Que injusta es la vida a veces

Culpas a la vida por situaciones y eventos poco fortuitos que te ocurren.

Crees que lo que te sucede es debido a tus actos del pasado, al karma o un castigo divino que ahora estas pagando. Sin embargo debo decirte que es poco probable que esas sean las razones.

La verdad es que nadie está exento de problemas, desgracias y malos ratos. A todos nos suceden.

No tenemos una “vida injusta”, solo tenemos una vida

La vida no es injusta, nosotros la hacemos así por la forma en que la percibimos.

Piensa que simplemente estamos vivos, las cosas suceden y todo está en un cambio incesante.

Te toco nacer en esta época, en esa determinada zona geográfica, en un país específico, dentro de un entorno específico, con una familia definida, con unas creencias y costumbre específicas. Todo eso influyo para ser la persona que eres ahora.

Pudiste haber nacido en un lugar completamente diferente y eso no significa que la vida hubiese sido más justa o injusta. Incluso podrías no haber nacido…

Míralo en perspectiva. Muchas de las situaciones que consideras injustas tal vez no lo son para personas que viven en otra zona del planeta.

Tal vez aquellos que nacieron en un lugar donde no hay comida ni agua, pueden decir que la vida es injusta porque hay personas como tú, que si tienen que comer y beber. Para ellos, tal vez tener más dinero, o ese ascenso de puesto en el trabajo no sea algo valioso. Primero quisieran cubrir sus necesidades básicas.

¿Puedes ponerte en los zapatos de personas así por un instante? ¿Crees que hay algo de justicia en eso?

La vida es injusta porque vivir no se trata de justicia, vivir es algo que simplemente sucede.

Imagina que alguien dice: “los elefantes no vuelan”. Y es verdad, los elefantes no vuelan porque no es parte de su naturaleza, lo mismo sucede con la relación entre vida y justicia.

La justicia solo es algo de humanos

Más allá de tus necesidades, gustos y deseos, estas aquí para sobrevivir y hacer que tu especie continúe en el tiempo. En eso no hay nada de injusto.

A veces nos olvidamos de nuestra verdadera naturaleza por el mundo en que vivimos ahora; un lugar lleno de calles, construcciones, problemas y asuntos de todo tipo.

Llegamos a creer que merecemos algo, que merecemos estar todos en una situación de igualdad porque la vida tiene que ser justa. Sin embargo, el solo hecho de decir que la vida debe ser justa, ya estamos haciendo una aseveración sin fundamento.

Algunos nacen en el desierto, otros pueden nacer en la frondosa selva llena de alimento, y aunque son condiciones muy diferentes, la tarea es la misma: sobrevivir.

Ante esto ¿dónde está la justicia? ¿Crees que vivir de verdad es cuestión de justicia?

Imagina a aquella víbora que vive en el seco y caliente desierto diciendo: oh dios, ¿por qué no nací en un mejor clima?, en una zona con gran vegetación y frescura, la vida es tan injusta conmigo.

¿Crees que aquella víbora podría sentirse así? No, solo hace lo que le toca, ser una víbora con capacidad para vivir en el desierto. Su vida no incluye conceptos de justicia o derechos de igualdad, eso es solo es algo de humanos, no de la vida.

La justicia y la vida son incompatibles

Quiero que notes que el término “vida” y “justicia” no están ligados.

Los humanos queremos asignarle ese término descriptor a la vida, pero realmente la justicia no es parte de la vida.

En nuestra sociedad hemos creamos un sistema justicia, pero ese tipo de justicia son simples normas y políticas establecidas para poder vivir en paz en el mundo que hemos formado. Sin embargo la naturaleza de la vida no es justa. Nunca ha sido así.

Si el mundo fuera un lugar igual para todos no habría progreso porque no habría necesidad de sobrevivir ni de adaptarse.

Para que la vida sea justa tendríamos que vivir todos en el mismo sitio, bajo las mismas condiciones, en el mismo momento y experimentar las mismas cosas. Pero como ya sabrás, eso no es posible.

Somos seres independientes cada quien con un cuerpo que percibe la vida de diferente forma. Lo que es justo para ti podría no serlo para mí.

La vida te da ventajas y desventajas que no mereces, porque vivir no tiene nada que ver con justicia.

Si la vida fuera justa entonces creo que los dinosaurios no hubieran muerto debido a un meteorito que impactó en Yucatán, México hace millones de años.

Si fuera justa la vida no habría muchos niños con quemaduras de tercer grado, con cáncer o perdidos debido a abortos espontáneos.

Sin embargo esto no es algo que deba afligirnos. La vida es injusta pero aun así vale la pena vivirla, porque es un regalo y no durara para siempre.

[Artículo recomendado: Te vas a morir, tu vida es ahora]

El problema comienza en la niñez

Cuando somos niños nos enseñan a hacer las cosas bien, a portamos bien y tomar el camino “correcto” (el cual no es correcto, más bien, es el camino más esperado).

Se nos premia el buen comportamiento, haciéndonos creer que por ese camino vamos a recibir cosas buenas y muchas bendiciones en el futuro. Es entonces cuando (sin querer), inculcan en nosotros la idea de que la vida debe ser justa.

Entonces crecemos creyendo que, si no hago mal a nadie y me porto bien, voy a recibir en consecuencia algo bueno a cambio. Pero no siempre es así.

El que se esfuerza no siempre gana

Como te lo dije en este artículo: Todos nuestros actos generan una reacción, pero eso no significa que vayas a tener una recompensa.

Tus esfuerzos no siempre te traerán algo bueno a cambio.

¿Por qué?

Pues porque la recompensa es algo que tú crees que debe suceder, pero eso no significa que realmente suceda.

Cuando realizas una acción generas una reacción, pero no implica que vayas a tener beneficios.

La “buena recompensa” solo tú la tienes en tu mente y lo que puedes obtener puede ser algo muy diferente.

La justicia es algo de humanos y no hay justicia verdadera, simplemente hay una serie de sucesos que ocurren, que no contemplan tu bienestar ni lo que quieres para ti.

A todos nos toca vivir diferente. Con diferente cuerpo, en diferente lugar, con diferentes características y situaciones. Tu trabajo es adaptarte al entorno y sobrevivir, esa es la raíz de nuestra existencia.

Naciste en un lugar con muchas bondades, y eso fue por cuestión de azar o suerte, como lo prefieras ver. Pero pudiste haber nacido en un lugar completamente distinto, uno donde ni siquiera hubiera agua para beber.

Muchas personas se preguntan: ¿por qué le pasan cosas malas a la gente buena?

La razón es simple: Todos nacemos para vivir, y el concepto de justicia no está ligado a la vida. Las acciones no siempre traen consigo buenos resultados.

El poder de la atracción no es cuestión de justicia

Puedes utilizar la ley de la atracción para traer situaciones deseadas o indeseadas a tu vida, pero en eso tampoco hay justicia.

Lo que ocurre en realidad es que atraes más de aquello que piensas, eres y sientes.

La ley de la atracción no funciona por justicia sino por correspondencia de energía.

La suerte sí existe

Estar en el momento correcto, en el lugar correcto y debidamente preparado es necesario para lograr lo que deseamos. La suerte si existe.

A veces la vida no te da lo que quieres y no es cómo te gustaría, pero eso no debe evitar que lo intentes. Después de todo, vivir también significa experimentar y probar.

Además, suerte es un término que solo se refiere a lo que alguien siente, comparado con un punto de referencia.

Cuando alguien cree tener beneficios o recibir bondades que alguien más no tiene, entonces esa persona cree ser alguien con suerte.

De esa forma, alguien que piensa que la vida no es justa, puede pensarlo debido a que se compara con alguien que tiene uno o varios beneficios que desea y no tiene. Sin embargo, como ya vimos, la vida realmente no busca beneficiar a alguien, es algo que solo sucede.

En todo caso si quieres tener una vida justa en lo posible, entonces debes hacerlo creando tu propia suerte.

Crea tu suerte y con ello una vida más justa

La suerte si existe y si no la tienes, la puedes crear. De hecho ese el tipo de suerte más duradera y valiosa.

Se trata de realizar una serie de acciones para incrementar tus probabilidades de éxito. A eso me refería con estar debidamente preparado.

Si por casualidad llegas a estar en el momento y lugar adecuados, pero no estás debidamente preparado, entonces la suerte no estará de tu lado. 

Al crear tu suerte, habrá personas que lleguen a decir que la vida no es justa, porque no tienen lo que tienes. Sin embargo la suerte creada si genera una vida más justa, porque obtienes los frutos de lo que cosechas.

Deja de quejarte y aprovecha la oportunidad

Te tocó vivir dentro muchas otras posibilidades y eso es algo que debes agradecer. En eso no hay suerte ni injusticia, simplemente es la vida que se abre paso.

Pudiste haber no nacido, y el mundo hubiese seguido su curso. Tal vez no de la misma forma, ya que tu existencia genera cambios, pero el mundo hubiese tomado su cauce natural.

No podrás controlar el mundo, pero puedes influir en él con tus acciones. Las personas que han logrado lo que quieren en la vida, han tenido algo en común: Toman acción y hacen que las cosas sucedan. Se olvidan de la justicia o la suerte y van a conseguir lo que necesitan conseguir.

Entonces mi consejo es:

Deja de pensar en ti y comienza a producir y a aportar. De esta forma alcanzarás la verdadera abundancia y sentirás que la vida es justa contigo.

Publicaciones Similares

6 comentarios

    1. Hola Fabiola.
      Qué bueno saber que te ha gustado y espero te sirva de algo. Si tomas alguno de los consejos, te recomiendo anotarlos donde los tengas presentes y los mires a menudo. A veces olvidamos aquellas cosas que pueden ayudarnos a mejorar. Por eso importante tomar consciencia de ellas y ponerlas en marcha. 🙂
      ¡Un abrazo!

  1. Es curioso que aparezca esto siendo que he pensado lo que se menciona acá. Literalmente toda mi niñez y adolescencia crecí y creí que ser correcto, el mejor en todo aspecto, el destacado, el que actualmente se considera como hijo bueno, estudioso, sin vicios, una persona totalmente destacable al que todos le tienen buenos ojos y prospecto a su futuro que “debería” ser brillante.
    Bueno, crecí me choque y aprendí un lema: ser bueno jamás me ha traído algo bueno. Acá lo mencionan de otra forma pero lleva esa idea. Desde hace años perdí mi rumbo, perdí todo horizonte y soy flojo y no quiero hacer nada absolutamente nada, literal perdí mis deseos por vivir.
    Hasta tal punto que si he contemplado dejar de existir, solo me aferro a mi madre que jamás le haría un daño asi porque sé que ella no se lo merece, y sabría el daño que le ocasionaría, simplemente he llegado a concluir que mi vida llegara a su fin en el momento que ese vínculo deje de existir de ahí podré tomar mi decisión.
    Si suena feo, suena como una persona derrotada y fracasada, pero como dije, fui todo lo contrario a lo que soy actualmente, siempre llegue a pensar que “la vida” me gratificaría de alguna forma y al chocarme y ver que de nada sirve ser el mejor en todo simplemente no tengo un motivo o razón para como dice el artículo sobrevivir, no le encuentro lógica ni sentido a estar en un continuo sobrevivir y llevar de la mejor forma la vida. Si fuese serpiente en un desierto o en jungla como mencionan acá y estar en una continua lucha en entornos distintos, nah no es lo mío.
    Bueno adelanto, no sé porque estoy escribiendo esto ya que jamás lo he hecho, pero bueno lo usare como un medio para desahogarme en estos momentos.
    Es justo que personas de tu pasado que te hicieron la vida miserable, en el pasado simplemente me tragaba todo y en mi mente decía a futuro, lograre lo que ellos no podrán hacer y/o tener, y que paso actualmente la gran mayoría de estas personas estan muy por encima de lo que me proyecte en su momento, buenos puestos, viajando a todo lado viviendo una vida despreocupada, brindándole a sus familias lo que yo ni puedo actualmente.
    ¿Es justo cuando una persona tan despreciable y de pronto por malos caminos se lucren de estas formas? no ¿La justicia actúa sobre ellos? No.
    Vivo en Colombia, donde incluso se tiene un dicho “la malicia indígena” se le dice a algo cuando sucede ser avispado en por ejemplo me encontré un celular de ultima gama acá se dice: “es TUYO no seas estúpido de devolverlo. El que lo perdió pues se jode para que no pone atención”
    En fin hay un montón de cosas que sucede en el entorno con personas nefastas, Colombia se categoriza con uno de los países más corruptos en el mundo, y es así personas se lucran haciendo daño al resto, conozco casos donde estudié con hijas de políticos corruptos donde ahora la hija vive felizmente o bueno aparentemente desconozco si exista algo que la hace infeliz, pero vive aparentemente feliz haciendo todo lo que nos gustaría hacer en vida a costa de que de que sus familiares corruptos desangraron con corrupción. ¿Ella es culpable de eso? pues no, fue su padre, ¿Me trato como mierda en épocas de niñez y adolescencia? si, ¿merece eso ella en cuestiones de justicia? No. ¿Existirá la justicia divina para estos casos? no creo en dios ni creo que vaya a sucederle algo, simplemente vivirá feliz.
    Es correcto en este artículo intentan mencionar que ey!!! tu vida es mejor que la de muchos otros y no por eso ellos se han rendido, mencionan los casos de que hay gente que ni agua tienen ni poder comer o pasar las peores situaciones menos pensadas.
    Si estuviera en esa situación con mayor razón no tendría sentido alguno que estar intentando sobrevivir. Si la vida es eso sobrevivir hubiera preferido no nacer con raciocinio y como animal simplemente queriendo sobrevivir y ya está, pero el ser inteligente no me permite vivir con plenitud.
    Hay algo cierto en esto último que digo, la gente ignorante vive plenamente. Para mi dios es una respuesta para que la gente no se asuste por la muerte, pensando que existirá algo al final. El ser humano apenas fue consciente de que va a morir a futuro y creo a dios, para no estarse preocupando por el problema de la consciencia.
    ¿Cuándo un animal anda preocupándose que posiblemente va a morir a futuro? ninguno, solo nosotros.
    La ignorancia trae felicidad y como desearía ser ignorante como la gran mayoría, así no estaría pensando en estas tonterías que he escrito acá.

    1. Hola Andres.

      Muchas gracias por compartir. Y por supuesto que no son tonterías. Simplemente estás expresando lo que piensas… junto con una mezcla de emociones contenidas desde hace tiempo, que no te dejan tranquilo.

      Está bien que te desahogues. Y además quiero decirte que tienes mucha razón en varias cosas que mencionas, y en otras, tienes creencias que no funcionan.

      La vida no es justa, y no pretende serlo. Sin embargo, mucho depende de la manera en cómo lo miras. Es decir, de la perspectiva y desde dónde eliges poner el enfoque.

      Tienes razón. Entre menos piensa una persona, tiende a ser “más feliz”. Sin embargo esa “felicidad” viene dada por el conformismo y una falta de apertura mental.

      Muchas personas viven sin metas ni objetivos claros, simplemente se levantan cada día, hacen lo que creen que les corresponde, viven como creen que deben hacerlo y se olvidan de todo lo demás.

      Sin embargo, si puedes ver más allá de lo que ve la mayoría a tu alrededor, es porque tienes esa apertura mental, que de alguna forma te causa “ruido” y te impide vivir tranquilo.

      Aunque esto pueda parecer una desventaja, en realidad es una gran fortaleza. Ya que esa mente abierta te puede permitir hacer con tu vida todo cuanto quieras, puedas y necesites.

      Y sé que ahora mismo me puedes decir que no quieres hacer nada, y que si no fuera por tu mamá, preferirías estar muerto. Pero vamos a imaginar que es así por un momento.

      Imagina que tu mamá no está y que tu acabas de morir… ¿Y ahora? ¿Qué va a ocurrir en el mundo? ¿De qué serviría eso?

      Pues de nada. Tal vez algunos llorarían, y en algunos meses el mundo seguiría su curso sin ti. Ya no tendrías manera de influir en él, ni de disfrutar un día más con todas las posibilidades que tienes a tu alrededor.

      Hoy podrías tomar una decisión que cambiar tu destino para siempre. Podrías elegir hacer algo que te llene de propósito y gran satisfacción personal.

      [Artículo recomendado: ¿No sabes qué hacer con tu vida? Aquí está el secreto]

      Despues de todo, en algún momento vamos a morir, entonces ¿para qué adelantar el proceso?

      [Artículo recomendado: Te vas a morir, tu vida es ahora]

      Vivir es un regalo que se nos entregó solo por unas cuentas décadas, y corresponde a cada uno de nosotros darle el significado que queramos.

      Puedes elegir creer que la vida te debe algo, u optar por aprovechar al máximo este tiempo que se te ha otorgado.

      Puedes vivir pensando que la vida es injusta contigo, u olvidarte de eso y enfocarte en lo mucho que puedes hacer y entregar a otros. Tal vez a tu madre, a tu comunidad o a tus hijos. De hecho entregar/dar a otros es la base de todos los negocios exitosos.

      Espero puedas leer los artículos que te he recomendado y te haga reflexionar de alguna forma. Estoy seguro que ahora mismo se acerca un gran punto de inflexión en tu vida. 🙂

      Un abrazo.

  2. hola, la verdad a veces siento que toda cosa buena que hago no tiene resultados positivos.

    No logro sentirme bien con lo que produzco.

    1. Hola Sebastián

      No sé bien a que te refieres con “cada cosa buena que haces”. Si hablas de hacer un buen trabajo y hacerlo bien, o a hacer una buena acción, como donaciones y caridad.

      No obstante, te puedo decir que si lo que haces no genera los resultados que deseas, más allá de considerarlo como un error, se trata de aprender de él y hacer el ajuste que creas más conveniente te aproxime más a lo que quieres. Se trata de probar y hacer ajustes de aproximación.

      Ten en cuenta que las cosas no tienen que salir a la primera, de hecho sería muy raro que así fuera. Sin embargo, debes asegurarte de hacer ajustes a tus acciones en cada intento, en base al a análisis y la retroalimentación de los resultados obtenidos de cada intento.

      Por otro lado, hay que diferenciar entre aquello que quieres conseguir y lo que realmente deseas. Si tus resultados no te hacen sentir bien, es posible que estés persiguiendo objetivos que no son tuyos realmente.

      [Artículo recomendado: Tienes un deseo genuino o es un simple “me gustaría”]

      Muchas personas persiguen lo que creen que les hará felices, y cuando lo consiguen, se dan cuenta que en realidad no era como lo imaginaron o lo que esperaban. Es por eso que debes definir aquello que necesitas para sentirte bien y si tus acciones no corresponden con lo que quieres ser, hacer y tener, entonces cambiarlo. Porque puedes estar persiguiendo un “horizonte” que no es el tuyo.

      [Artículo recomendado: 5 claves para obtener buenos resultados]

      Espero te ayude.
      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *