Recibe Gratis mi e-Book “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida».

Compartir en:
soy afortunado, vivir no es un derecho

A veces, solemos estar tan inmersos dentro de nuestras actividades diarias, asuntos, problemas, situaciones de todo tipo. Buscando un futuro mejor, o más prometedor, sin darnos cuenta de lo afortunados que realmente somos.

Nublamos nuestra vista manteniéndonos ocupados y con objetivos y metas que cumplir, que olvidamos vivir el presente y difrutar el ahora. O dime, ¿Acaso no es una fortuna poder estar aquí?…

Creo que deberíamos agradecer cada día solo por el hecho de, simplemente, ser y estar. Nada más. Por la oportunidad de poder despertar cada mañana, y tener la bendición de ver y convivir con todos y cada unos de los miembros de tu familia; aquellas personas que le dan sentido a tu vida.

Eres afortunado si puedes despertar sin frío, bajo un techo y tener algo que comer y beber. Eres afortundado por tener salud o tener la oportunida de recuperarla a través de tu acciones, y buenos pensamientos y hábitos.

Eres afortunado si tienes la oportunidad de salir cada mañana, ver el amanecer y tomar un gran respiro de aire fresco. Sentir la brisa acariciar tu rostro y escuchar las aves cantar. Cada día debes recordar la belleza simple pero extraordinaria de la vida.

Afortunado por tener un trabajo que te permita contribuir de alguna manera a que nuestra sociedad y las futuras generaciones (incluidos, tal vez tus hijos, sobrinos o alumnos) prosperen.

También eres afortunada/o porque has recibido muchas bendiciones que tal vez no mereces. Que te fueron entregadas sin dar nada a cambio, y te fueron otorgadas por añadidura al momento de nacer. [Artículo recomendado: Lo que más vale en la vida ¿Es gratis?]

Si puedes sonreír el día hoy, por algún detalle o un simplesa, por muy pequeño que sea, entonces eres tremandamente afortunado.

Deja que la vida te sorprenda

No dejes jamás de sorprenderte y maravillarte con las cosas simples de la vida; tal como lo hacías cuando fuiste niño. Explora, sonríe, entusiásmate y sigue aprendiendo cosas nuevas.

Ser adulto no significa ser aburrido o apagado. Haz lo que tu corazón te indica, y no te contengas de nada. Un día será demasiado tarde.

Estas aquí y estas vivo, y antes eso no hay nada más que decir. Un día vas a partir, no sabemos cuándo ni a dónde, pero mientras estés aquí, asegúrate de hacer todo cuanto quieras, puedas y necesites. No tienes más que pensar.

No dejemos que nuestra vida pase utilizando nuestro tiempo y energía en temas y problemas vacíos, que no aportan nada positivo.

Démosle un contenido a todo esto; algo que nos haga sentir orgullosos, satisfechos y felices.

La vida puede ser dura, pero las complicaciones le dan un toque especial y un sentido a todo lo que hacemos.

No olvides jamás lo maravilloso que es el solo hecho de estar vivos. Porque ese es el mejor regalo que pudimos haber tenido.

◊♦◊

Este artículo es bastante ameno. Mi intensión fue hacerte reflexionar y recordar que vivir no es un derecho, sino una oportunidad que pudimos no haber recibido, y por eso, somos tremendamente afortunados ¿O tú qué opinas? Nos leemos en los comentarios. 🙂

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *