Cambia tu Vida

Lo que vale más en la vida es… ¿gratis?

lo que vale más en tu vida es aquello que ya tienes ahora mismo

Para ti, ¿que es lo que vale más en la vida? Solemos darle valor a las cosas en una proporción monetaria. El sistema capitalista nos ha enseñado desde décadas atrás que las cosas valen cierta cantidad de dinero. Hoy en día incluso la salud o un órgano del cuerpo tiene un valor monetario.

Este comportamiento está íntimamente ligado a nuestra mente aún primitiva, la cual quiere poseer cosas para la satisfacción y el auto beneficio, pero primordialmente, lo que quiere la mente es sentir seguridad…

En el artículo anterior te hable acerca del poder de seguir tu corazón y tu intuición por encima de cualquier cosa. Es algo que está con nosotros desde hace mucho tiempo, que nos ha hecho sobrevivir como especie por generaciones. Aun así, nuestra mente tiene “grietas” o partes aún poco sofisticadas. Y es que el mundo está cambiando muy rápido, como nunca antes en la historia.

Estamos hechos para un entorno más austero y rudimentario. Es por eso que aunque tengamos la capacidad de sentir dentro de nosotros lo que necesitamos hacer bajo cualquier situación, en nuestra mente aún tenemos esa parte primitiva que nos hace huir de lo que tememos aunque no estemos ante una amenaza real.

Además tendemos a poseer lo que hay como si jamás fuéramos morir, y valoramos las cosas en una escala monetaria auto impuesta por nosotros mismos. Es decir, hemos hecho un trato como sociedad, para el intercambio de bienes y servicios mediante el dinero.

Aun teniendo esto presente, si yo te preguntara ahora mismo ¿Qué es lo que más tiene valor en el mundo para ti?, ¿qué me responderías? ¿Lo tienes bien claro?

Seguramente me dirías algo como: «mi familia, mis hijos, mi padres, mi salud, mi automóvil…»  las respuesta serían muy variadas de persona a persona. Sin embargo, déjame decirte que hay algo en lo que todos coincidimos tarde o temprano…

Lo que vale más en la vida es aquello que recibiste gratis

Piénsalo, aquellas bendiciones que recibiste de forma gratuita, algunas de ellas al momento de nacer, son las que más tiene valor y no te costaron absolutamente nada; fueron gratis.

Debido a que no te costaron, son las cosas que menos cuidas y consideras… bueno, a veces sí; tal vez en el día de las madres, en el cumpleaños de tu hijo, o cuando tu cuerpo enferma por no cuidarlo. Solo en días contados, los demás días la pasamos buscando otras cosas; aquellas que creemos valiosas, sin ser conscientes que lo realmente valioso… lo esencial… y lo irremplazable, es lo que ya tenemos con nosotros.

La conciencia es joven, pero nos permite vivir con plenitud

En el párrafo anterior he destacado las palabra “ser conscientes” porque ahí está clave. Contrario a lo que te dije en el artículo anterior, donde te comente que la conciencia humana aún es joven, nuestra intuición e instinto van muy por delante ya que lleva mucho más tiempo con nosotros, y nos ha ayudado a sobrevivir.

La conciencia y la razón es lo que nos permite vivir con plenitud. Es una ventaja evolutiva, y aunque aún es joven, podemos apalancarnos de ella para cuidar, disfrutar y apreciar cada uno de los tesoros que ya tenemos con nosotros y que son invaluables.

Si quieres valorar lo que realmente importa deberás hacerlo tomando conciencia diaria. Cuando despiertas cada mañana, no olvides agradecer la oportunidad de seguir respirando, de poder ir a trabajar, poder abrazar a las personas que amas, o un acto tan simple como tomar una taza de té… Piensa que todos esos pequeños detalles que hacen de tu vida UNA GRAN VIDA.

La mente consciente se despista si no la controlas

Antes, al despertar, solía tomar el teléfono por la mañana. Era la primera acción que hacía de manera automática. Veía lo que había de nuevo en las redes sociales, o por si tenía algún mensaje en la bandeja de entrada.

Ahora lo primero hago es volver a cerrar los ojos y tomar conciencia de la gran oportunidad que se me da por volver a vivir un nuevo día.

En vez de ensuciar mi mente fresca con información cualquiera, tengo un momento de introspección. Hago afirmaciones positivas y recuerdo mis objetivos para largo y corto término. Es como una reflexión interna conmigo mismo que me proporciona mucha tranquilidad y enfoque. Además se siente muy bien.

Hoy te invito a que cada mañana o en algún momento del día, tomes conciencia de las cosas que más valen para ti en el mundo, esas que ya tienes en este momento pero que a veces dejas en segundo término.

Tenemos un sin número de actividades y pensamientos a diario, y por eso es necesario que traigas a tu mente, día con día, lo que más vale en tu vida. No hay manera de que lo tengas presente si no lo decides de forma consciente.

¿Tienes un cuerpo sano? ¿Tienes a alguien que te puede dar un abrazo sincero y desearte todo el bien que puedas tener? ¿Acaso tienes la posibilidad de alimentarte y disfrutar de los sabores en tu paladar? ¿Tienes un propósito de vida que te hace levantarte cada mañana, cargada de energía y buena vibra? Entonces, quería amiga o amigo, alégrate y sonríe, por qué eres tremendamente afortunada y lo que más valorarás al final de tus días, ya lo tienes contigo ahora mismo ¿O tú que opinas?

◊♦◊

¿Qué te ha parecido lo que te he contado? ¿Agregarías algo?

Nos leemos en los comentarios 😉

Publicaciones Similares

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *