La vida es una elección entre el amor y el miedo, ¿de qué lado vives tú?

Compartir en:

cómo vivir con amor y dejar de vivir desde el miedo

Solo hay dos maneras de vivir, con amor o con miedo, cualquier otra emoción que puedas tener pertenece a una subcategoría de estas estas dos. ¿De qué lado diriges tu vida?

Pregúntate: ¿Qué es lo que te mueve? ¿Qué te impulsa a levantarte cada día por la mañana? ¿Por qué te levantas cada día a trabajar? ¿Desde dónde surge ese deseo por tener un mejor salario? ¿Por qué deseas estar en buena mejor forma física?

Se consiente que cualquier decisión o deseo que tienes, por muy pequeño o simple que parezca, siempre parte del amor o del miedo.

Por eso dime: ¿qué es lo que dirige tu vida? ¿de qué parte de tu ser, surgen esos sueños y anhelos?

Saberlo, puede cambiar completamente tu manera de pensar y de vivir. Por favor, no lo tomes a la ligera.

Vivir con amor no es algo romántico

Muchas personas tienen un concepto erróneo del amor. Relacionan el amor con la pareja, hijos, amigos y familia. Sin embargo, amor es un concepto que va más allá, es una forma de vivir y expresarte.

No te confundas, el amor no son corazones, arcoíris y chocolates, esa es mercadotecnia. El amor es algo más grande, es lo que mueve al mundo.

El amor se encuentra (o se debería encontrar), en tus actividades cotidianas, en tu trabajo/oficio, en tu alimentación, en tus relaciones, en la forma en que cuidas tu cuerpo. Se encuentra en tus proyectos, logros, metas y en tus anhelos más profundos.

El amor debería formar parte de ti. Se debería encontrar en cada acción, en cada idea, pensamiento y deseo que tienes. No es algo que le das solo a las personas, es algo que expresas en cada acto para ti mismo y para todo lo que te rodea.

¿Vives desde el amor o desde el miedo?

Hay una gran diferencia entre, trabajar por amor a tu profesión, por satisfacción personal y por querer aprovechar tu vida, que trabajar por miedo a la quiebra financiera, por miedo a no encontrar otro empleo o por tratar de cubrir las expectativas de la gente.

Algo parecido sucede cuando quieres tener la figura perfecta. No es lo mismo desear estar fuerte y saludable, verte bien para ti misma y tener una mejor confianza al desenvolverte en el mundo social, que tener miedo a que te critiquen, a que no te quieran, a enfermar o verte fea frente al espejo.

¿Qué es lo que dirige tus acciones?

En cada decisión o deseo pregúntate, ¿Estoy actuando desde el amor o desde el miedo?

Debes asegurarte de que tu vida este regida en mayor proporción por el amor.

¿Por qué vivir con amor?

Tomar acción desde el amor, significa actuar con entusiasmo y motivación. Proyectas una energía alta y positiva, te empoderas y actúas desde el corazón.

Al vivir desde al amor es difícil que alguien te detenga. Es como tener un dios dentro, te conviertes en un ser de creación y transformación del mundo.

No es lo mismo ir a trabajar por amor que trabajar por miedo a no tener dinero. La energía que proyectas es muy diferente, y por lo tanto, tu capacidad para lograr lo que deseas también lo es.

Actuando desde el amor puedes lograr cosas que jamás pudieras imaginar que si actuases desde el miedo.

Te será más fácil conseguir lo que deseas desde el amor, porque hacerlo jamás será un martirio. Al contrario, al hacer las cosas con amor, lo disfrutas y sientes que el tiempo vuela.

Puedes conseguir lo que te propones desde el miedo, pero te costara mucho más. Al actuar desde el miedo es más fácil que trabajes por compromiso y te sientas obligado.

Con el tiempo perderás el entusiasmo y la sensación del disfrutar el momento. Te convertirás en muerto en vida.

Vivir desde el miedo es el camino más fácil a la mediocridad, porque no hay manera de dar lo mejor de ti.

Donde hay amor no hay miedo

Cualquier emoción que sientas se puede reducir al amor o al miedo. Dicho esto, podemos decir que el amor y el miedo son incompatibles.

Donde hay amor no puede haber miedo, y donde hay miedo, no puede haber amor. No pueden coexistir ambos en un mismo espacio-tiempo. Cuando el miedo desaparece, el amor ocupa ese lugar.

Contrario a lo que se cree, lo opuesto al amor no es el odio, sino el temor.

Donde hay amor, hay paz, alegría, satisfacción, serenidad y perdón. Por otro lado, donde hay odio, existe ansiedad, culpa, tristeza, depresión, fatiga y juicio.

Si quieres vivir con amor entonces necesitas afrontar tus miedos. Cuando lo haces actúas con un amor más grande que supera el miedo.

El amor produce energía de frecuencia alta, la cual se contagia y produce beneficios a nivel físico y emocional.

Somos fabricadores del miedo

Te suenan estas frases:

¿Y si no le gusto? ¿Si se enoja? ¿Y si me despiden? ¿Si renuncio y no encuentro otro empleo?  ¿Y si me deja de querer?

Generamos suposiciones de aquellos acontecimientos que no queremos que ocurran. Son suposiciones basadas en miedos, pero la mayoría nos son reales, y en muchos tenemos control.

Cuando dejas de crearlos, estarás en paz y en ese momento podrás vivir desde el amor.

Deja de fabricar suposiciones acerca de lo que temes que ocurra. En vez de eso, crea una visión del futuro que deseas,  de la persona que quieres ser y comienza a moverte.

Tus pensamientos son pronósticos de tu futuro.

Tu mejor versión se encuentra en el amor.

Cuando vives en el amor, creces y expresas tu verdadera esencia.

No hay forma de que muestres tu mejor versión, si no actúas con amor.

Con amor, luces, brillas y avanzas más rápido y firme, que si actúas desde el miedo.

Asegúrate de que cada acción, deseo y decisiones que tomes este sustentadas en el amor.

Cómo vivir desde el amor

Puedes preguntarte, ¿Cómo puedo vivir desde el amor?, si mi jefe me presiona cada dia para terminar mi trabajo, si llego a casa después de jornadas laborales de 12 horas y todavía tengo que preparar la cena y hacer los deberes.

Entiendo que sientas frustración por ciertas situaciones. Sin embargo, vivir en el amor se encuentra en tus elecciones, en la forma en como decides encarar la vida.

Es tu actitud hacia lo que te ocurre, lo que hace la diferencia.

En vez de preocuparte por lo que te falta, lo que te agobia o lo que no quieres que suceda, enfoca tu mente y tu energía en aquello que quieres lograr, conseguir y alcanzar.

Cambia tu actitud, no vivas temeroso a que situaciones negativas se presenten. Vive agradecido y entusiasta por tener la oportunidad de vivir.

Ten en cuenta que un dias vas a morir, y frente a eso, no hay razón para pasar tus dias temeroso a que algo te suceda.

Vivir desde el miedo es desperdiciar tu vida.

8 ideas para vivir desde el amor

  1. Da sin esperar algo a cambio. No puedes proyectar amor, si estás pensando en lo que vas a recibir.
  2. Piensa en positivo. los pensamientos positivos te ayudan a tomar acción desde el amor y dejar el pesimismo atrás. Ser neurótico, sentirse amargado y frustrado es algo que vemos comúnmente. Es poco habitual ver caminar por la calle gente con una cara serena y alegre, pero podemos ser esa personas que contagien con energía positiva a todos a su alrededor.
  3. Expresa tus sentimientos. Y no me refiero a que le digas a todo el mundo que lo amas. Creo y soy partidario de que la mejor forma de expresar nuestro amor, no es con palabras, sino con actos.
  4. No guardes rencores, deja el pasado atrás. Recoge los buenos momentos, y las lecciones que la vida te ha dado, y sigue avanzando.
  5. Agradece cada día por tener la oportunidad de respirar, de ver a tus seres queridos y estar aquí. Cada día es un regalo que pudiste no haber recibido.
  6. Mira la vida como una aventura, es la mejor forma de afrontar los problemas y situaciones poco fortuitas.
  7. Elige en coherencia contigo mismo. El temor te puede hacer elegir cosas que no quieres. Por ejemplo: un trabajo que no te gusta, una pareja que te maltrata, o hacer ejercicio por miedo a ponerte obeso. Fundamenta tus acciones en lo quieres y se fiel siempre a ti mismo.

 Hay dos fuerzas motivadoras básicas: miedo y amor. Cuando tenemos miedo, nos alejamos de la vida. Cuando estamos enamorados, nos abrimos a todo lo que la vida tiene para ofrecer con pasión, entusiasmo y aceptación. Necesitamos aprender a amarnos a nosotros mismos primero, en toda nuestra gloria y nuestras imperfecciones. Si no podemos amarnos a nosotros mismos, no podemos abrirnos por completo a nuestra capacidad de amar a los demás o nuestro potencial para crear. La evolución, y todas las esperanzas de un mundo mejor, descansan en la valentía y la visión abierta de las personas que abrazan la vida. ~ John Lennon

Comienza en pequeño

Toma conciencia de cada elección que tomas y pregúntate. ¿Esta acción proviene del amor o del temor?

Pequeñas elecciones como: lo que vas a comer, lo que vas a vestir, lo que vas a leer, pueden producir grandes cambios si las haces desde el amor.

Ve por lo que quieres y no huyas de lo que temes, ni siquiera pienses en ello. De esa forma, tus acciones estarán sustentadas en el amor y no en el miedo.

◊♦◊

Ahora cuéntanos, ¿de que lado vives más?

Comparte tus ideas en los comentarios. 🙂

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *