Recibe Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida”.

¿Cómo encontrar mi propósito de vida?

Compartir en:
Cómo encontrar mi propósito de vida

¿Cómo encontrar mi propósito en la vida? ¿Qué quiero y hacia dónde me dirijo? ¿Cómo definir metas y objetivos alineados con la persona que soy hoy en día, que me brinden un significado profundo a lo que hago?

Antes que nada debo felicitarte. El solo hecho de cuestionar tu vida de esa manera, significa que no eres diferente. Aunque parezca increible, la mayoría de personas no se preocupan ni se interesan por descubrir ese llamado interno que los impulsa a ser mejores y darle un verdadero sentido su vida.

Buscar una vida con propósito es el primer paso hacia tu realización, satisfacción y éxito personal. Significa que estás dispuesto a hacer algo diferente a la gran mayoría. Quieres consagrar tu vida a algo que te haga sentir realmente vivo, te brinde dirección, claridad y te permita encontrar tu camino en la vida.

¿Qué significa una vida con proposito?

Por definición, tener un propósito significa que tienes la determinación firme de hacer algo. Es un objetivo (o varios) que pretendes lograr a lo largo de tu vida.

Seguramente alguna vez hiciste una lista de propósitos de año nuevo. Dicha lista contiene objetivos y metas que te gustaría lograr o conseguir a lo largo del año; puede ser algo que te entusiasma, que deseas o te gustaría hacer.

De la misma forma en que defines tus propósitos para un año, puedes definir también tu(s) propósito(s) para toda una vida. De hecho; te lo recomendaría ampliamente.

Tener un propósito significa que quieres y necesitas consagrar tu vida a un ideal y/o un objetivo que tiene sentido para ti y que vale la pena buscar. Es algo que puedes ver posible en tu mente y del cual tienes total certeza que puede ser realidad.

Tu propósito de vida puede ser muy amplio

Tener un propósito te hace ir más allá de cumplir tu rol natural. Para ti la vida es más que simplemente crecer, reproducirte y morir. Quieres conseguir algo que te haga sentir orgulloso y te de la certeza de estás aprovechando cada día que se ha otorgado en el mundo.

Sabes dentro de ti que tienes la capacidad para lograr muchas cosas. Tienes un potencial que no debes desperdiciar, y si no lo haces, vivirás inconforme, preguntándote por qué no lo hiciste cuando aún podías y gozabas de gran energía y vitalidad.

Desearía haber tenido el coraje de vivir la vida que sabía que estaba destinado a vivir.

— Persona anónima en su lecho de muerte

Ese es uno los cinco arrepentimientos más comunes que tienen las personas antes de morir. Y es que buscar un propósito te hace humano. Es algo a lo que necesitas aspirar para estar bien. De alguna forma es como buscar «tu elemento» para sentirte en armonía con lo quien eres, lo que quieres y necesitas para ser feliz.

Tener un propósito de vida es una elección

Si no tienes un propósito en la vida y no quieres tenerlo, no pasa nada. De hecho, la mayoría de personas en el mundo viven sin uno. No hay castigo divino, ni te va a caer un rayo del cielo por no tener un propósito o por no tener claro qué quieres hacer con tu vida.

La gente típicamente se enfoca en lo que les trae la casualidad o la suerte de cada día. Jamás miran más allá ni van en busca de lo que quieren y necesitan para estar bien consigo mismos. Bueno, de hecho ni siquiera se preguntan qué es lo que necesitan; carecen de propósitos y la mayoría va por el mundo como muertos deambulando en vida sin nada significativo que hacer.

Si estás leyéndome en este momento significa tú no formas parte de ese grupo. Necesita algo más que te llene y te motive. Buscas un objetivo que encienda esa llama que sientes dentro de ti, y te permita darle un sentido y un significado más profundo a tu existencia.

El único secreto para tener una vida con propósito

como vivir con propósito y significado

Quisiera decirte que existe un secreto o una formula infalible para encontrar tu propósito de vida, pero no es así. Como te he dicho antes, podrías vivir sin un propósito y el mundo seguiría girando, el sol seguiría ardiendo y las personas seguirían con sus vidas.

Aunque suene duro, debes tener claro que a la naturaleza no le importa si vives con un propósito de manera consciente o no. Simplemente estás aquí, recibiste este regalo llamado vida y te corresponde hacer algo con ella. Debes descubrir lo que vas a hacer con tu vida a partir de ahora.

La verdadera importancia de tener un propósito radica en tus intenciones por encontrarlo; en esos deseos genuinos por hacer algo que te haga sentir que estás aprovechando tus días en el mundo. Algo que te de la fortaleza para levantarte cada mañana con energía, y levantarte de la misma forma en cada caída.

Tu propósito estará íntimamente vinculado al significado que les das a la vida y a tus motivos personales para hacer las cosas. Es aquello que te hace moverte con entusiasmo, determinación y fe, y dirige gran parte de tus acciones diarias.

Ahora pregúntate:

  • ¿Cuál es ese gran objetivo que te gustaría alcanzar? ¿Qué es lo que quisieras lograr en la vida?
  • Si tu vida es solo una, ¿Qué puedes y te gustaría hacer con ella?
  • Si sientes que naciste para algo ¿Qué puede ser ese algo?
  • Y muy importante: ¿Cuáles son los motivos que tienes para ir en busca de un propósito de tal índole o tal magnitud?

El propósito es algo que tú defines, y debes tener mucha honestidad contigo al definir tus motivos ya que son clave para que puedas conseguirlo.

El propósito no es designado por mandato divino ni por obligación. Es algo que sientes dentro de ti que debes y necesitas hacer, y te dará una de las mayores satisfacciones que podrás tener en la vida.

Puede ser algo muy grande o incluso parecer imposible, pero lo importante es que lo creas y tengas los motivos adecuados para moverte con disciplina, consistencia y convicción a lo largo del tiempo.

[Artículo recomendado: Cómo tener motivación aún cuando las circunstancias no estén a tu favor]

Ejercicio de proyección para descubrir tu propósito en la vida

A continuación vamos a hacer una pequeño ejercicio, muy útil, que te ayudará a tener claridad y definir tu propósito en la vida.

Antes asegúrate de estar en un lugar tranquilo, cómodo, a solas y libre de distracciones.

Cuando estés listo, por favor cierra los ojos, respira profundamente e imagina que has tenido la fortuna de llegar a la vejez (observa que he dicho “fortuna”, ya no todos tienen esa gran oportunidad).

Eres mayor y ya no eres el mismo que solías ser hace algunas décadas atrás. Tienes un sin número de experiencias guardadas en tu mente y en tu corazón… ¡Imagínalo!

Cuando tengas esa imagen en tu mente, pregúntate:

  • ¿Cómo te sientes cuando percibes sabiendo que la mayor parte de tu vida ha pasado?
  • ¿Qué has logrado? ¿En que utilizaste todo ese tiempo que se te obsequio desde el momento en que naciste?
  • De esos recuerdos ¿Qué es lo que te hace sentir más orgullosa(o) y te deja una sonrisa en el rostro?

Sé muy bien que este ejercicio puede no ser facil para muchos, ya que vernos en tal situación es algo que podríamos preferir evitar. Sin embargo, te animo a hacerlo aunque sea complicado. Será muy enriquecedor y si lo aplicas con el enfoque adecuado, tendrás un impulso muy grande para hacer con tu vida cosas que antes ni siquiera considerabas.

Imaginarnos en esa situación, nos hace reflexionar sobre el valor del tiempo y sobre lo que queremos hacer con nuestra vida. Nos da un indicio del camino que necesitamos elegir para ir en busca de ese propósito que estamos buscando; de ese fin último para el cual hemos venido a este mundo.

Si la vida es solo una y sabemos que un día vamos a morir, entonces dime: ¿Qué es lo que te gustaría hacer con ella? ¿Cuál es esa “propuesta” que te vas a hacer a ti misma(o) y por la cual vas a tomar acción a partir de ahora, y aún con miedo? 

Un vasto número de potenciales propósitos de vida

Debes darte cuenta que ante ti tienes un campo de posibilidades inmenso. Los propósitos que podrías definir para tu vida pueden ser muchos, y de una amplia variedad. Sin embargo, yo los clasificaría en dos tipos:

  • Propósitos de beneficio personal.
  • Propósitos para el mundo.

Los propósitos de beneficio personal son aquellos que solo son para ti, y no benefician a nadie más de forma directa. Pueden ser cosas como: conseguir un auto, estar en buena forma física, comprar una casa con ciertas características, tener ciertas prendas de ropa y joyería, viajar por el mundo, etc. Es una lista propósitos como >>ésta<<.

En cambio, los propósitos para el mundo son aquellas cosas que no solo te benefician a ti; además ayudan a tu entorno y la recompensa que obtienes suele ser más que monetaria. Benefician a tus hijos, a la naturaleza, a tus padres, a tu comunidad, a tu país o al mundo entero.

Para mí los propósitos para el mundo son los más importantes y los que tienen mayor valor, porque van más allá de solo pensar en nosotros mismos. Van más allá del consumo, el confort y la simple vanidad.

[Artículo recomendado: Si quieres ser realmente feliz necesitas algo más que solo placer y comodidades]

Mediante tus propósitos para el mundo es como dejas un legado y ayudas a los que vienen en camino a tener un mundo mejor. Literalmente te haces inmortal al dejar algo de ti para el beneficio de futuras generaciones.

Por ejemplo, puedes tener el propósito y la firme convicción de:

  • Ayudar a los animales en peligro de extinción y detener la caza furtiva.
  • Puedes ayudar a reducir el uso de plástico y desechos tóxicos que afectan el planeta.
  • Puedes tener el propósito de ayudar a las mujeres que sufren de violencia en el hogar.
  • Puede que lo tuyo sea crear un negocio que brinde excelentes servicios y/o productos de gran calidad que cautiven y satisfagan sus clientes con creces.
  • Puede que tu propósito sea buscar un mundo más justo y con menos desigualdad económica a través de la creación de un organismo de beneficencia sin fines de lucro.

Tus propósitos de vida pueden ser muchos y muy variados, pero debes elegir cuáles de ellos te harán sentir orgulloso y realizado ahora y a largo plazo. Piensa por cuales vale la pena luchar y elige con el corazón.

Define tu propósito en la vida

mujer-sentada-en-la ventana-pensando-en-su-propósito-de-vida

Te animo a que hagas el ejercicio de proyección que te he propuesto. Haz una lista detallada de todas aquellas cosas que te gustaría hacer/conseguir, a lo largo de la vida. Incluso puede ser una sola cosa; es valido.

Presta especial atención a tus motivos. Sé sincero contigo misma(o) al definirlos. Trata de que tus motivos estén alineados y “a la altura” de tales aspiraciones.

Céntrate en aquello que te causa emociones positivas intensas. Escucha esa voz interna que no sabes de dónde viene, pero que te dice lo que debes y quieres hacer en este momento de tu vida. No mañana ni el próximo año, sino ahora. Son pequeños susurros casi imperceptibles acerca de lo que necesitas emprender en este momento y en esta etapa de tu vida.

Pueden ser cosas “locas”, o imposibles para muchas personas, pero debes confiar en tu intuición y no escuchar a gente pesimista. Debes vencer tu miedo y tener la certeza de que eso es lo que necesitas hacer si quieres convertirte en la persona que sabes que puedes llegar a ser.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Ya haz hecho el ejercicio que te he propuesto? Si por alguna razón tienes problemas para saber cuál es tu propósito de vida, déjame tu comentario aquí debajo y cuéntame tu situación. Para mi será un gusto leerte y saber de ti. 🙂

Tambien, si te ha gustado, te invito a compartirlo con tus amigos. Al hacerlo me ayudas y me impulsas a seguirte entregando más contenidos como este y te estaré muy agradecido.

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 comentarios

  1. Buen día.
    Mi nombre es Alicia y tengo 29 años apunto de cumplir 30.Soy bachiller de una universidad que es algo cara en mi país el cual mis padres pagaron aún no teniendo buena economía porque creyeron que eso me daría mejores oportunidades. Pero actualmente no tengo trabajo. Cuando postulo algún trabajo veo que no cumplo los requisitos, y me frustro. Y en Administración las ramas son varia y no sé a cual ir tampoco. En resumen siento haber defraudado totalmente a mis padres, mi familia habla mal de mí, porque les dice que mucha inversión para nada y no me siento para nada bien la verdad y no sé por dónde empezar.

  2. Tengo 26 años.
    Siempre me base en lo que querían para mi y no en lo que yo quería, por ende termine estudiando una carrera que no estaba seguro y una maestría por complacer a mis padres. No ejerzo mi profesión, estoy en el negocio familiar. Hasta la fecha no se que quiero hacer de mi vida, no tengo propósitos ni metas y eso me afecta demasiado emocionalmente porque siento que ya he perdido bastante tiempo.

    1. Hola Rogelio.

      Te entiendo perfectamente. Tengo una maestría en ciencias, y aunque no la hice precisamente para dar gusto a mi padres, si lo hice por hacer y continuar con lo que se esperaba de mí, en vez de seguir mi propia intuición y mi propio camino.

      Han pasado varios años desde aquel entonces y te puedo decir que el tiempo no es perdido cuando lo utilizas para descubrir qué quieres para tu vida y saber en qué utilizarás tu tiempo a partir de ahora.

      Para quien no sabe a donde va, todos los caminos son buenos, por eso es mucho mejor comenzar, teniendo la certeza de hacia dónde te diriges, que ir a la deriva haciendo cualquier cosa, sin una meta u objetivo claro.

      Puedes tardar 3 meses o incluso 1 año en definir lo que quieres y encontrar un propósito, pero vale más hacerlo que desperdiciar 10 o 20 años haciendo lo que la suerte o la casualidad te traiga.

      [Artículo recomendado: No sé qué hacer con mi vida ¿Qué puedo hacer?]

      Además cuando lo que haces está alineado con lo que eres y necesitas en esta etapa de tu vida, tu avance es mucho más rápido, dejas de trabajar por simple obligación, y comienzas a disfrutar más tus días.

      Te invito a que leas el post que te he recomendado y te descargues mi ebook si aún no lo has hecho. Cuando lo leas, si gustas podemos platicar en algún momento sobre tu situación con más detalle. Sería un gusto conocerte y poder ayudarte. Escríbeme.

      Un abrazo.

  3. Hola, soy Luna y tengo 15 años, leí este artículo solo por hacer una tarea pero me he dado cuenta que me siento vacía y sin propósito. Antes quería estudiar administración para lograr hacer cosas grandes en el futuro y ahora no sé cómo hacerlo. Tengo dudas sobre el camino que quiero seguir, si lo puedo lograr o no.

    1. Hola Luna.

      Antes que nada te felicito. Por qué desde ahora te interesas por tu futuro y por saber qué será de él. Este es un punto de partida para cosas buenas en la dirección que tomará tu vida. 🙂

      Con la información que nos compartes, te diría que es importante que definas lo que significa para ti “hacer grandes cosas”.

      Entiendo que quieras estudiar administración, pero ¿Por qué lo quieres? ¿Qué te mueve realmente?

      Mencionas que para “lograr grandes cosas” pero… ¿Qué es exactamente a lo que te refieres? Tenerlo claro te permitirá definir qué acciones o qué camino es el que necesitas tomar.

      [Artículo recomendado: Cuidado con lo que deseas – El problema de no ser detallista con lo que quieres]

      Una gran mayoría de personas al pensar en lo que quieren, inmediatamente les llega a la mente y de manera casi automática, la idea de hacer una carrera universitaria.

      Miran a las personas a su alrededor y también lo dan por hecho para sus vidas. Sin embargo, si quieres ir más allá y descubrir lo que realmente quieres hacer con tu vida, tendrás que ampliar tu mente y cambiar algunas creencias.

      [Artículo recomendado: Tal vez no necesitas un título universitario]

      También, te invito a descargar mi ebook “encuentra tu rumbo” si aún no lo haces”. Seguro que te ayudará.

      Por otro lado, si te gustaría que charlemos en algún momento sobre tu situación con más detalle, escríbeme. Será un gusto poder ayudarte ¿De acuerdo? 🙂

      ¡Un abrazo!

  4. Hola, tengo 17 años y no sé qué hacer con mi vida, no se cual es mi propósito, ni lo que me gusta. No sé qué me hace feliz. Fui admitida en una universidad a estudiar veterinaria pero sentí que no me gustaba y el temor de irme y no ser capaz me freno. Ya va a ser un año de eso y no he hecho nada. Mi familia me dice que lo mejor sería estudiar, pero no se qué me gusta o cual es mi vocación, tengo que tomar una decisión pero sigo con el temor de volver a fracasar y no me siento capaz de lograr nada. Mi único sueño es viajar, conocer, pero no se como empezar, no tengo metas ni sueños.
    ¿Qué debería hacer?

    1. Hola Luna.
      Gracias por contarnos un poco de ti y tu situación.

      Te entiendo perfectamente e hiciste muy bien al escucharte a ti misma y no ingresar a pesar de haber sido admitida.

      La mayoría de personas hacen precisamente lo contrario; estudian algo que no les importa, o que más o menos “les gusta”. Se aventuran durante años en una carrera que tarde o temprano se dan cuenta que no es para ellos.

      Muchos desertan a los pocos meses para encontrar su camino, lo cual está bien. Otros, se esperan hasta terminar creyendo que es lo mejor que pueden hacer, sin darse cuenta que terminar la universidad apenas es el comienzo.

      Y es que no se trata simplemente de conseguir el tan preciado documento que te acredite. Después de graduarse hay que aplicar en el mundo laboral tal profesión, y si es algo que no te motiva, no te inspira, ni llena, entonces habrás desperdiciado tantos años de estudio y dedicación para hacer algo que te deprime, te reduce y te hace infeliz.

      [Artículo recomendado: Tal vez no necesitas un título universitario]

      Estuvo bien que tomaras esa decisión. Sin embargo, debes tener en cuenta que ese tiempo debe ser dedicado a descubrir qué hacer. Debes darle prioridad a dicha tarea ya que seguramente esa es la razón por la que has comenzado a sentir la presión de tu familia.

      Si ya pasó un año y aún ven que estas titubeando o no tienes claro lo que quieres, entonces se comenzarán a preocupar y a darte consejos que (según ellos) pueden ayudarte.

      Al verte indecisa y que no tomes una decisión, es normal (pero no correcto) que prefieran que estudies cualquier carrera con la cual puedas conseguir un “buen empleo”.

      Ellos quieren tu bien, y ese es el mejor consejo que te pueden dar tal vez, en base a lo que creen y lo que conocen. Sin embargo, no debes caer en la presión y elegir de manera precipitada.

      Lo mejor que puedes hacer en este momento es hablar con ellos. Toma un momento donde puedan conversar y diles que aún no encuentras que hacer o a qué dedicarte, pero que estás en ello.

      Diles que te den 6 meses para tomar una decisión, y usa ese tiempo para investigar, explorar, conocerte a profundidad. En base a ello podrás tomar una decisión, pero debes comprometerte de verdad a conseguirlo.

      Medio año es un tiempo muy razonable para que puedas descubrir un camino con fundamentos sólidos.¨

      [Artículo recomendado: Descubre qué carrera estudiar con bases sólidas]

      Te invito a revisar los post recomendados y a descargar mi ebook “Encuentra tu rumbo” si aún no lo haces.

      También, si lo necesitas, podemos platicar en algún momento sobre tu situación para darte algo más concreto. Por favor hazme saber si te gustaría para ponernos de acuerdo. Para mi sería un gusto conocerte y poder ayudarte.

      Sonríe, porque cosas buenas están por venir. 😉
      ¡Un abrazo!

  5. Buen dia. Me llamo Ariel y tengo 53 años. Despues de criar a mis hijos que fue mi primer objetivo y gracias a dios pude lograrlo, me encontré sin planes para el futuro. El primer problema era el económico asi que tomamos la decisión de vender la casa para poder volver a empezar de cero. Una vez logrado eso, haber salido de todas las deudas y tener la tranquilidad económica para lo que pueda suceder, hoy me encuentro como vacío sin nuevos proyectos que me llenen. Pensé en hacer cosas que no pude en el tiempo de criar a mis hijos (muchas veces por el dinero y otras por no tener las ganas, pero la mayoría por las dos) como pescar, jugar al futbol con amigos etc4. Hoy si bien no puedo hacerlo por la pandemia, siento que eso tampoco me va a llenar. Estoy en ese momento donde todo lo que hago no me gusta. El trabajo me aburre, si me quedo en casa me aburro, haga lo que haga me aburro y lo peor es sentir al comenzar la noche que desperdicie otro dia mas.

    1. Hola Ariel.

      Sabes, es muy normal que te sientas de esa manera. Te sorprendería ver cuántas personas se sienten así al llegar a la etapa de la vida en la que te encuentras.

      Quiero que notes que he dicho «etapa», lo cual quiere decir que la vida no es algo fijo, sino un proceso que evoluciona conforme el tiempo pasa.

      Cuando no somos conscientes de esto, y nos enfocamos en lograr un solo objetivo a corto o mediano plazo, sin pensar en el mañana, somos propensos a caer en la situación como en la que te encuentras en este momento.

      La mayoría a una edad temprana nos definimos metas y objetivos de manera inconsciente, impuestos de alguna una manera por la necesidad por comenzar a “ser productivos”, ganar dinero y ocuparnos de los deberes que nos corresponden como adulto.

      Nos levantamos cada día a hacer lo necesario para cumplir con nuestras responsabilidades. Puede ser pagar la hipoteca, criar a los hijos, cubrir los gatos, darnos algunos “gustos” de vez en cuando.

      La mayoría se mueve al comenzar la edad adulta por la necesidad y la responsabilidad más que por el deseo, sin considerar que en algún momento tendrán que tomar las riendas de su vida nuevamente, y moverse por convicción y ganas de hacerlo algo con significado.

      Y esque cuando cumples con los objetivos y logras el propósito que te habías marcado para tu vida adulta, te encuentras con la necesidad de saber qué hacer con tu vida a partir de ese momento.

      Es entonces cuando debes tomar consciencia de que «La vida se compone por etapas» Cuando conquistes una montaña, tendrás una infinidad de otras montañas que conquistar. Serán de otro tipo, con otras características y en otras circunstancias. Ya no serás el mismo y tendrás que definirte nuevas metas y objetivos.

      Deberás generar un deseo genuino por hacer con tu vida algo nuevo. Algo que tenga sentido (para ti) y te permita dar algo de lo cual te puedas sentir orgulloso ahora y en el futuro.

      Puedes decir que ya lo hiciste con tus hijos y que ellos son tu orgullo, pero por lo que leo en tu mensaje, aún no llegas a tu cima. Aún tienes mucho que entregar al mundo.

      Es momento de explorar nuevos horizontes porque, como dice Rocky: “Esto no se acaba hasta que se acaba”, y mientras tengas vida, tienes oportunidad.

      Solo por favor no esperar demasiado ya que, el tiempo no perdona. Es un flujo incesante que nos empuja hacia el futuro aunque decidas quedarte quieto.

      Por otro lado, comentas que lo que haces no te gusta. Y debo decirte que a veces la pasión o el interés no es lo que llega primero. A veces debes dar un primer paso con fe, explorar y dejar que la inercia de ese movimiento inicial te ayude a continuar en el camino.

      [Artículo recomendado: No sé qué me gusta ¿Qué hago?]

      Espero que estas palabras te sirvan de algo. Te invito a revisar los contenidos que te he compartido, y descargar mi ebook “Encuentra tu rumbo”, si aún no lo haces. De esta forma podremos estar en contacto y podré invitar a mi taller gratuito que estaré impartiendo próximamente, titulado: “5 pilares para saber qué hacer quieres y qué hacer en esta etapa de tu vida”.

      También si te apetece y lo necesitas, podríamos platicar en algún momento sobre tu situación. »Escríbeme«. Para mi será un gusto conocerte y darte algo más concreto.

      ¡Un abrazo!

  6. Buenas Tardes, he trabajo desde muy Joven en distintas àreas, la mayor parte en el área de la salud, me he realizado como persona, he sido muy independiente de mi familia, vivo sola, he tenido bajas y altas, pero me siento satisfecha con lo que logrado, pero con el tiempo he empezado a cuestionarme cual es mi propósito en esta vida y se me ha dificultado mucho. Con este artículo he descifrado muchas cosas y me ha ayudado a clarificarlo.

    Muchas Gracias

    1. Hola Janneth,

      Me llena de alegría saber que te ha ayudado :).
      Es normal que a lo largo del tiempo puedan cambiar nuestro(s) propósito(s). Por eso es necesario hacer una revisión frecuente para saber si aún están vigentes o necesitan ser actualizados.

      Gracias por compartir.
      ¡Un abrazo!

  7. tendrás un post sobre conocernos más a nosotros mismos? Entendí todo el mensaje de este post, pero aún estoy indeciso en lo que yo quiero hacer. Por obvias razones se debe, que aun no me conozco lo suficiente, lo que necesito ahora es mirar más a mi yo interior y qué es lo que quiere.

    1. Hola… Anonimo?? 😀
      No he hecho un contenido específico que trate el tema, pero te agradezco el consejo,

      Por supuesto que necesitamos conocernos primero, es decir mirar nuestro interior en vez de buscar propósitos desde el exterior. Este es todo un proceso en conjunto, donde se necesita cuestionar tus creencias acerca de la vida, conocer tus valores, entre otros aspectos. Tendré en cuenta esto para futuros artículos.

      ¡Un abrazo! 🙂

  8. Excelente tu artículo lo abordas con sencillez y claridad que se hace más interesante a medida que uno va leyendo. Además de todo lo que has comentado particularmente creo en mi caso que antes de encontrar mi propósito de vida debo continuar practicando los hábitos necesarios para quitarme el ego de toda naturaleza que tenemos todos los seres humanos y poder llegar a mi interior y mi alma. Gracias por estos envíos semanales con estos temas que me ayudan con este objetivo.