Descarga Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo” y descubre las 5 razones por las que no sabes qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida.

Para ser realmente feliz necesitas algo más que solo placer y comodidades

Compartir en:

Qué necesito para ser feliz

Todos queremos ser felices ¿no es así? Dudo mucho que alguien quiera lo contrario. Sin embargo, a veces ni siquiera sabemos que es ser feliz. Simplemente perseguimos esa idea, y casi nunca nos detenemos por un momento a preguntarnos ¿Qué necesito realmente para ser feliz?

Cuando tratas de responder a esa pregunta y haces una lista con todo aquello que crees que te hará feliz, pueden llegar a tu mente una cantidad muy variada de “cosas”. Y sí, literalmente serán “cosas”; serán productos o elementos materiales que consideras necesarios para lograr la tan ansiada felicidad…

Ser feliz suele ser un término que puede ser muy ambiguo, e incluso puede llegar a ser confundido con tener cosas o estar cómodo.

¿Qué necesito para ser feliz?

Puedes crear toda una larga lista de cosas que crees que te darán felicidad, y si en este momento tienes el pensamiento que tiene la mayoría de personas, al analizar la lista podrás darte cuenta que contiene muchas cosas que solo buscan darte mayor placer y comodidad.

Son cosas que tratan de satisfacerte y hacerte sentir un nivel más alto de confort, en referencia al que tienes en este momento.

Al pensar en felicidad inmediatamente la mayoría busca comodidad. Literalmente buscan superficies cómodas, brillosas y bonitas al ojo humano.

Esa es la razón por la que pensamos en una casa con ciertas características… tal vez una sala con pisos lustrados, un brilloso auto, una linda habitación con una acogedora cama, una pareja con ciertas cualidades o un trabajo que cumpla ciertas características.

Cuando pensamos en todo eso y en la manera en cómo obtenerlo, no podemos evitar pensar en el dinero ¿Por qué? pues porque el dinero es lo que utilizaremos para adquirir todas esas cosas que nos van a traer más comodidad, lujo y belleza a nuestra vida. Cuando tengamos todo eso por fin seremos felices para siempre… o por lo menos eso es lo que nos han vendido en los medios de comunicación y la propaganda.

Entonces aquí viene la pregunta clave: ¿podemos decir que ser feliz es sinónimo de estar cómodo?

¿Qué tan incómodo estás en este momento?

Si crees que al tener todas esas anheladas comodidades estarás lo suficientemente cómodo para ser feliz, entonces podríamos asegurar ahora mismo que estás incómodo y por eso eres infeliz ¿no es así?

Necesitas un mayor nivel de comodidad para satisfacerte y deleitarte, y si no tienes todas esas cosas que te traerán placer y comodidad entonces sientes que estás incompleto y eres infeliz… Ahora dime ¿realmente lo eres?

Veámoslo desde otra perspectiva…

Imagina a una persona que vive en la calle… No tiene una cómoda cama donde dormir, ni un techo que lo pueda cubrir de la fría intemperie al anochecer. Carece de todas esas bendiciones que tú sí puedes disfrutar en este momento (Sí, lo sé, la vida es injusta).

Entonces dime ¿Crees que esa persona sería feliz si tuviera el mismo nivel de comodidad que tienes tú en este momento?…

Haber, espera… ¿por qué pensamos que es alguien infeliz? ¿Acaso le hemos preguntado? O es acaso que tenemos grabado en lo más profundo de nuestra mente la creencia de que comodidad y posesiones está directamente relacionado con el nivel de felicidad que podemos experimentar.

Si fuera así entonces no habría tantas personas que han alcanzado el éxito financiero, pero aún así se sienten tan vacíos e incompletos que sufren de adicción al alcohol y las drogas, incluso muchos presentan una gran tendencia a suicidarse.

Piénsalo, si el lujo y las posesiones fueran sinónimo de felicidad entonces no habría gente con acceso a todas las comodidades, pero con dependencia a todo tipo de adicciones.

Las personas encuentran en las drogas un nuevo mundo, dónde pueden sentir un mayor nivel de satisfacción y experiencias que el mundo real no es capaz de proporcionarles. Ni siquiera teniendo la posibilidad de comprarse todas las cosas que puedas imaginar.

Maurino ¿A dónde vas con todo esto?

Para ser feliz necesitas algo más que satisfacciones y comodidades

Aunque a simple vista, y sin analizarlo demasiado, puede parecer que para ser feliz lo esencial es tener todo tipo de confort y lujos visibles para presumir a los demás y guardar las apariencias. La verdadera y duradera felicidad radica en nuestras acciones diarias; en aquellas satisfacciones que sientes en el día a día a través de tus acciones.

La felicidad no está en la satisfacción que sientes por tener una bonita sala aparcada en tu casa o un auto nuevo de agencia que compras a pagos mensuales. Ese tipo de satisfacciones solo te durarán un pequeño instante. Sin embargo, la satisfacción más grande que puedes tener es saber que cada día estás trabajando en algo que tiene un propósito claro y una misión de vida que haces con pasión.

Cuando estás en ese estado, sientes dentro de ti la certeza de que para eso viniste a este mundo. No lo haces solo para ganar dinero y comprar todas las cosas que hay en los supermercados, lo haces por un sueño más grande que involucra algo más que solo satisfacerte a ti misma. Es algo tan imprescindible y necesario para tu vida que si no lo haces serás infeliz por el resto de tus días.

Hace algunas semanas te hablé de los 7 pilares para tener una vida feliz, plena y satisfactoria, y coloque el propósito de vida como una de las principales, ya que son esos propósitos los que te servirán como combustible para moverte a lo largo del camino.

No son las cosas que puedes comprar y almacenar lo que te hace feliz, esas son solo satisfacciones pasajeras. Es el valor entregado que estás dando al mundo a través de tu trabajo y tus acciones, el que te brinda una satisfacción, propósito y felicidad verdadera.

Aunque no tengas (aún) todas las posesiones que puedas desear, si haces tus actividades diarias con amor y pasión jamás sentirás un vacío interno, porque la felicidad y prosperidad duradera no te la traerán las cosas, sino todas las experiencias y emociones que vives hoy; aquí y ahora. Además, si tienes algo porque agradecer, entonces tienes grandes razones para sentirte feliz ahora mismo.

¿O tú qué opinas? 😉

◊♦◊

Si te ha gustado te invito a que lo compartas con tus amigos, Si lo haces no solo me ayudas a seguir generando más contenido, también te estaré muy agradecido.

Si quieres agregar algo nos leemos en los comentarios. 😉

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *