Recibe Gratis mi e-Book “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida».

Compartir en:
El año aún no termina, no lo des por perdido y ciérralo con buen pie

Estamos a pocas semanas de cerrar el año y pronto será momento de hacer un recuento de él, un breve resumen de todo lo que nos fue bien y aquello que no tanto. 

Dime ¿Cómo lo llevas hasta ahora? ¿Has culminado, concretado o tenido éxito alguno o varios de tus propósitos definidos en enero?

Hoy te escribo porque no quiero que des el año aún por terminado, menos por perdido. Esto aún no termina. Todavía tienes tiempo para hacer algo al respecto y sentirte orgulloso el próximo 31 de diciembre. ????

[Artículo recomendado: No tengo metas ni objetivos ¿Qué puedo hacer?]

Por nada comiences a decir cosas como: “El siguiente año ahora sí…”, o “el próximo será mi año”. Ya lo has dicho antes, el tiempo ha pasado y sabes muy bien que no ha funcionado. Solo es falsa «motivación» que no sirve para nada.

Una atenta y especial invitación

Por eso quiero invitarte a «moverte desde ¡Ya!» A que no esperes al 1º de enero del siguiente año para comenzar cualquier cosa que quisiste hacer o lograr y que, por algún motivo, no pudiste concretar. Eso es lo que hace la mayoría; esperar a que comience el año para comenzar, y por eso no funciona.

Si funcionara, todos estarían contentos y satisfechos al terminar cada año, pero no es así. No cualquiera logra mantenerse comprometido con sus metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Y es que, es muy diferente pensar que “el siguiente año, va a ser mi año”, a hacer lo necesario para que así suceda. Cuando estamos entusiasmados, brindando en el año nuevo con buena compañía y una buena cena, es fácil decir que haremos algo, aunque no estemos realmente «comprometidos» con las actividades, tareas y proyectos que implica lograrlo.

Por eso, en vez de pensarlo de esa forma, mejor te propongo a ponerte desde mañana mismo a ello. Comenzar desde «Ya», y colocarte el reto de trabajar en una pequeña meta alcanzable, factible y meritoria, te brindará el impulso de entusiasmo que necesitas para avanzar a paso firme cuando comience el siguiente año.

Vence la resistencia al cambio

Para la gran mayoría de personas, el paso más difícil de dar es el primer paso. Parece el más enorme y complicado. Hay una resistencia interna que nos empuja sutilmente a mantenernos igual y evitar el cambio. Sin embargo, si realmente quieres el resultado que dices querer, entonces debes hacerlo.

Una vez que des el primer paso, tu siguiente reto es generar una «rutina inquebrantable» de trabajo. Forjar en ti la disciplina, mantener el sueño y la ilusión vivos, ser perseverante y mirar siempre a largo plazo.

Se que esto es algo a lo que la mayoría de personas huyen, y no están dispuestas a afrontar. Se sienten mejor las recompensas y placeres inmediatos, cortoplacistas, en vez de hacer un esfuerzo meritorio durante un considerable periodo de tiempo.

Consistencia y un recuento periódico

Mantener una consistencia inquebrantable (esfuerzos enfocados y consistentes en el tiempo), canalizando tus energías y enfoque hacia un objetivo que valga la pena, suele ser complicado cuando el camino parece lejano y desolador.

Por eso, deberás hacer un “recuento de los hechos” cada cierto tiempo para mirar atrás y tomar conciencia de los avances que has tenido hasta el momento, festejar las pequeñas victorias, y no solo ver el largo camino que tienes por delante. 

Te invito a que comiences desde mañana. Defínete una pequeña meta que sepas de antemano que puedes conseguir de aquí al 31 de diciembre. Aplícate realmente y comienza a trabajar en ella en breve.

La voz de la apatía, la flojera, o el miedo, pueden tocar a tu puerta, pero no permitas que eso te detenga. Crea una rutina de acciones diarias que te acerquen, paso a paso, a una situación que quisieras vivir al cerrar el año. Si lo haces, cuando llegue el año nuevo, tendrás una sensación de empoderamiento, gran motivación y un impulso para mantenerte en esa “línea” de movimiento que difícilmente querrás abandonar. 

Lo más importante (y que suele ser más difícil) es vencer la resistencia inicial al cambio; a dejar la comodidad y permanecer en tu situación y circunstancias actuales. 

No esperes más

Define esa meta que quieres y sabes que puedes conseguir, y comienza a moverte desde ya. Porque si el deseo de tu propósito es genuino y ardiente, entonces la primera batalla, que es contra ti mismo, ya la tienes ganada.

¡Empieza! Toma acción y no lo postergues. Y cuando el 31 de diciembre llegue, voltea y mira en retrospectiva. Si lo haces, descubrirás una de las claves primarias para lograr muchas cosas en tu vida.

[Artículo recomendado: 5 Pasos para definir y lograr tus propósitos de año nuevo]

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Cuál será esa meta alcanzable y factible que vas a definirte de aquí al 31 de diciembre y en la que te comprometes a trabajar? Nos leemos en los comentarios. Y si te ha gustado, te invito a compartirlo con tus amigos. Al hacerlo, me ayudas y me impulsas a seguir entregándote más contenido como este y te estaré muy agradecido. 🙂

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *