Recibe Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida”.

Lo que crees es – El poder de elevar tus estándares y expectativas personales

Compartir en:
el poder de elevar tus estándares, creencias y expectativas

Es increíble lo mucho pueden influir nuestras creencias y expectativas personales en la manera en que nos desenvolvemos por el mundo y los resultados que obtenemos en la vida. Nuestros estándares personales definen nuestras acciones, aspiraciones, metas y objetivos, e incluso nuestras victorias y derrotas.

Lo que crees acerca de ti es tan poderoso e influyente, que gracias a ello tu vida es tal como es hoy en día. Si crees que eres feliz entonces lo serás. Si crees que eres inteligente, actuaras como una persona inteligente. Si piensas que la vida es un regalo único e irremplazable, entonces vivirás acorde y en armonía con tal creencia.

Pero también funciona al revés: Si crees que eres un(a) pobre diablo(a) a quien le suceden todas las calamidades y penurias del mundo, entonces así será (para ti). Serás una persona víctima de las circunstancias y los actos externos.

En tu mente cargas con una serie de pensamientos, ideas, y creencias que te definen complemente y definieran tu futuro. Tienes un autoconcepto que establece y da forma a la manera en como te devuelves y reaccionas en el mundo.

Y es que la premisa aquí es muy simple:

Lo que crees, es. Si algo piensas que eres, entonces lo eres. Si algo crees que puedes hacer, entonces así es.

Nuestras creencias personales son tan poderosas que influyen en el tipo de persona que somos y en lo que lo que nos convertimos. Influyen en el tipo de trabajo que aceptas, en la cantidad de dinero que ganas, en la calidad de tus relaciones personales, en el tipo de pareja que tienes, en tu salud, en el tipo de familia que construyes… influyen absolutamente en todo. Tus expectativas y creencias moldean la mayor parte de tu entorno y crean tu presente y tu futuro.

Por eso, hoy quiero compartir contigo este pequeño pero poderoso secreto. Mismo que te impulsará a llevar tu vida mas allá de lo que puedes imaginar en este momento, te ayudará construir tu vida a voluntad y dejarás de culpar a los agentes externos por todo lo que te sucede.

Ya sea en el aspecto familiar, financiero, de salud o en cualquier otro ámbito que prefieras y lo necesites aplicar, esta es una de las claves más importantes de la vida.

Dime ¿Estás lista(o)? Bien, pues vamos a ello…

Tienes un mínimo aceptable y un estándar en todo

Para comprender esto, permíteme hacerte algunas preguntas. Solo trata de no pensarlas demasiado ¿De acuerdo? Lo que llegue primero es la más puro y verdadero…

Dime:

  • ¿Cuál es el salario mínimo por el cual estarías dispuesto a trabajar?
  • ¿Qué es un buen salario para ti?
  • ¿Qué tipo de personas permites entrar en tu círculo cercano de amistades?
  • ¿Estarías dispuesto a cambiar de ciudad si te pagaran más?
  • ¿Perdonarías una infidelidad?
  • ¿Cuál es la calidad de los alimentos que consumes a diario?
  • ¿Ejercitas tu cuerpo habitualmente?
  • ¿Cambiarias tu empleo actual por otro donde te pagaran un 50% más, aunque eso significara sumar 2 horas a tu tiempo de transporte diario al trabajo?

Todos tenemos un mínimo aceptable en cualquier ámbito de nuestra vida aunque no lo sepamos de manera consciente. Este mínimo es diferente para cada uno y esta regido en gran medida por nuestras creencias, referencias y valores personales.

Tus costumbres, tu entorno social, tus hábitos, tu familia, tu religión, las experiencias previas, tu educación… Todo eso ha influido a lo largo de tu vida para tomar mínimos aceptables, y tener un estándar de lo que consideras “bueno” para ti.

Un estándar personal es un nivel “bueno” de cualquier cosa que aceptarías. Por ejemplo: un buen salario, un tipo de trabajo, una pareja, el precio adecuado de cierta prenda de vestir, etc. En todo tienes un estándar.

El mínimo aceptable y el estándar están relacionados. Por ejemplo: Ahora mismo tienes un salario mínimo que aceptarías por trabajar, y tienes un estándar de lo que consideras un buen salario.

Cuando elevas tu estándar, elevas consigo el mínimo aceptable

Si en tu primer empleo, por ejemplo, tuviste un mínimo aceptable salarial de 3 monedas, es probable que te hayan pagado eso, o una cantidad cercana a ese valor. Diez años después te pagan 10 monedas y tu mínimo aceptable se eleva a 7 u 8 monedas; es decir, al pasar el tiempo, ya no estás dispuesto a trabajar por menos de 8 monedas.

Pero ¿Por qué ocurre esto? ¿No te parece curioso? Es como si, lo que nos ocurre, se debiera gracias a que lo creemos posible para nosotros. Como si, lo que nos sucede tuviera correspondencia con lo que esperamos que suceda.

Y es que dime: Si en algún momento aceptabas cierto nivel de salario ¿Por qué tiempo después quieres más?

Puedes decirme que es debido a la avaricia humana que es insaciable, o porque tienes más experiencia y te corresponde ganar más. No obstante, la parte importante que quiero que notes aquí es: Que lo que consideras “bueno” o “adecuado”, no es absoluto. Sino que varía de acuerdo a tu criterio y nivel de consciencia del momento.

Tus mínimos y tus estándares son niveles de referencias mentales, que se modifican de acuerdo a tus creencias, experiencia previa, referencias y a tus expectativas personales.

Si jamás has ganado 50 monedas y no conoces a nadie (cercano e intimo) que las gane, entonces no tienes esa experiencia previa en tu memoria y no forma parte de tus referencias. Por lo tanto, difícilmente pondrás esa cantidad de dinero dentro de tus aspiraciones personales y estándares salariales actuales.

Es probable que ahora mismo, para ti, 50 monedas sean una cantidad exorbitante de dinero. Sin embargo, si mañana te subieran el salario (o tu negocio tuviera más ventas), y te pagarán esas 50 monedas, entonces automáticamente tu estándar se elevaría y con ello tus mínimos aceptables. Todo esto causado solo por el simple hecho de experimentarlo ¿No te parece increible?

Como puedes ver, las experiencias y referencias personales son capaces de modificar tus estándares, creencias y expectativas. Cuando esto sucede, ves la vida desde un ángulo distinto y los resultados que consigues son, en la mayoría de casos, mejores.

Entonces, dicho esto ¿Por qué no hacerlo al revés?…

Adopta una creencia que eleve conscientemente tus criterios y estándares personales

Imagina por un momento que, en vez de que la experiencia sea la que define tus estándares y mínimos aceptables, seas tú quien eleve intencionalmente sus estándares, sus criterios y expectativas personales.

Si lo hicieras, podrías modificar tu manera de interpretar la realidad. Ahorrarías muchos años para lograr éxito en cualquier área de tu vida, solo con cambiar tus creencias y elevar tus expectativas ahora mismo; sin tener que esperar tanto tiempo hasta vivirlo.

Si elevases tus estándares y criterios personales, irías por el trabajo que quieres, el salario que necesitas para tus propósitos, te atreverías a hablarle a aquel chico o chica que te gusta, cuidarías tu cuerpo y tu salud, y dejarías de perder el tiempo en actividades que no te llevan a nada bueno en el futuro; es decir, buscarías y esperarías siempre lo mejor que la vida tiene para ofrecerte.

No te conformarías solo con lo que crees que te corresponde ahora mismo. Tendrias la firme y plena convicción de que algo mejor es posible para ti, que es tu deber tomar tu lugar el mundo y convertirte en la persona que quieres ser.

Eleva tus estándares tanto como quieras

Dime ¿Acaso tienes que esperar a vivirlo algo para saber que de verdad es posible para ti? Imagina cuantas bondades, beneficios y grades experiencias no llegarás a vivir jamás, solo porque en tu mente no logras concebirlo. Es que ahí dónde radica el peligro de dejarle a la experiencia todo el peso de nuestras referencias personales.

Si eres de los que dicen «hasta no ver, no creer», entonces lamento informarte que:

A lo largo de tu vida habrá muchas “cosas” que podrían ser posibles (para ti), pero que nunca podrás verlas debido a que no crees en ellas.

Tus estándares y referencias se encuentran en tu mente, y por lo tanto, puedes ajustarlas y establecerlas en el nivel que requieras. De tal manera que puedas convertirte en la personas que quieres ser.

Si crees que vales 20 monedas, entonces tendrás mayores probabilidades que te paguen 20 monedas, porque actuarás como una persona que merece 20 monedas. Pero si 20 monedas se te hacen inalcanzables, y no sientes que tu trabajo lo vale, entonces es muy probable que no llegues a ganarlas, o tardes mucho más en conseguirlas, porque actuaras como una persona que no merece tales beneficios y recompensas.

Asegúrate de que tus creencias y expectativas personales estén alineadas con tus aspiraciones y sueños personales, y no solo con las referencias bridadas por tus experiencias previas.

Si tus estándares y mínimos aceptables son creencias autoimpuestas que puedes elegir conscientemente adoptar, entonces ¿Por qué no elevarlas tanto como quieras y necesites?

Ahora tal vez me entiendas cuando te digo que:

Lo que crees, es.

O como un celebre empresario dijo alguna vez:

Tanto si crees que puedes como si no puedes, de cualquier manera tienes razón.

— Henry Ford

Así como crees que te irá en la vida, es como será más probable que te vaya. Tu mentalidad moldea todo lo que te sucede.

Cada día al despertar, estás en una búsqueda constante para que el mundo exterior encaje con tu mundo interior. Tu manera de interpretar el mundo, define tu mundo.

Por lo tanto, si quieres mejorar tu vida en cualquier aspecto. Ya sea emocional, económico, sentimental, de salud o laboral, deberás elevas tus estándares, criterios y expectativas personales actuales a un nivel superior.

Maurino ¿Qué estándares y expectativas puedo elevar?

1. Eleva tu estándar alimenticio

Por ejemplo: No deberías gastar en un teléfono de última generación si buscas ofertas en alimentos.

Tu cuerpo es tu único vehículo en el mundo. Y si estás dispuesto a gastar en productos industriales de cualquier tipo, entonces también debes estarlo para adquirir alimentos naturales de alta calidad. Y por favor nota que he dicho «naturales».

Los alimentos que compras, los introducirás en tu cuerpo y formarán parte de ti, literalmente.

Si vas a comprar cosas de baja calidad, que sean aquellas que tu organismo no va a consumir y procesar.

Nuestra premisa alimenticia tambien es muy simple:

Eleva el estándar de la calidad de los alimentos que te constituyen, y tu cuerpo pasará a otro nivel.

[Artículo recomendado: El único secreto para tener un alimentación saludable]

Eleva el estándar de tus actividades físicas

El movimiento de tu cuerpo no es una excepción. Si crees que hacer 100 sentadillas, 50 burpees y 50 abdominales diarias, es cosa de atletas de alto rendimiento, entonces creo que debes elevar tu estándar en actividades físicas.

Si crees que el deporte es para frikis, o para raros, entonces necesitas realizar una renovación completa de tus creencias que eleven tus criterios.

Se trata de redefinir lo que crees capaz de hacer y normalizarlo. Si crees que hacer 100 sentadillas diarias es algo normal, y es parte de ti, entonces será más fácil realizarlas. Si crees que comer verduras es normal, entonces así lo harás.

Tu cuerpo es una super maquina que evoluciono a través millones de años parea moverse, agitarse y sacudirse. No lo desperdicies viviendo a medias y de forma pasiva.

Recuerda que no serás el mismo siempre. Una día tal vez no podrás subir las escaleras o escalar hasta la cima de aquella montaña (literal y metafóricamente hablado) por lo tanto, te invito a sacudir tu cuerpo hoy mismo.

Eleva tu estándar salarial

El dinero está siendo impreso en grandes cantidades para que alcance para todos. Así que, no te preocupes si la economía va mal. Lo que si te debe preocupar es tu mentalidad acerca del dinero.

Si no te sientes capaz de ganar bien, entonces no vas a ganar bien. Si crees que el dinero es algo escaso y reservado solo para unos cuantos afortunados, entonces así será. Todo es cuestión de tus creencias, estado de consciencia y la mentalidad que tienes ahora mismo.

Si generas en tu interior la confianza, la convicción, y la certeza de que puedes tener la solvencia financiera que te permita cubrir todos tus gastos y necesidades, entonces actuarás de forma alineada y en consecuencia.

Si no te valoras a ti mismo ni valoras lo que haces, los demás te darán el valor que ellos elijan, así que date valor hoy mismo.

[Artículo recomendado: Necesitas un aumento, pero no de salario, sino de felicidad]

Eleva el estándar de las situaciones que estas dispuesto a aceptar y tolerar

Ya sea en algo referente al trabajo, a tu relación de pareja, a tus hijos, vecinos o familiares, define el mínimo aceptable que serias capaz de soportar o tolerar.

Por ejemplo, si alguien llega con una oferta “atractiva” de empleo, que esconde consigo de manera implícita descuidar tu salud y tu familia, entonces tener un mínimo aceptable con antelación, puede salvarte de tomar decisiones incorrectas y precipitadas.

En este caso, elevar tus mínimos aceptables se trata definir normas basadas en tus valores y objetivos de vida, los cuales te permitan elegir oportuna y acertadamente sin temor a equivocarte.

[Artículo recomendado: Deja de ser tolerante y todo cambiará]

Eleva tu autoconcepto

  • Eleva tu estándar como estudiante, y serás mejor estudiante.
  • Eleva tu estándar como ciudadano y serás mejor ciudadano.
  • Eleva tu estándar como pareja, hijo o nieto y ocurrirá lo mismo.

Existe una relación muy estrecha en cómo te ves y te sientes, y la manera en cómo actúas y te desenvuelves por el mundo. Si cambias la imagen que tienes de ti misma, entonces cambiarás.

Por eso te invito a que descubras tus creencias y cambies aquellas que mantienen tu vida estancada.

Eleva tu estándar personal al máximo, porque entre más elevado sea, mayores serán tus expectativas y resultados en la vida.

Si crees que tienes que aceptar tus circunstancias entonces así será; no harás nada el respecto, te quejarás y te conformarás. Por el contrario, si tienes altas expectativas de ti mismo y de lo mucho que puedes lograr, actuarás de forma alineada para cubrir dichas expectativas.

Normaliza tu nuevo estándar

Elevar nuestros estándares es complicado al inicio. Se requiere de normalizar nuestras nuevas creencias acerca de nosotros mismos, de nuestras capacidades y posibilidades. Debemos estar convencidos totalmente de que nuestro nuevo estándar es algo normal, posible y alcanzable. Y tener la convicción de ello.

Es por que te recomiendo que comiences en pequeño. Eleva el estándar en algún aspecto de tu vida, ya sea en lo laboral, económico, amoroso, social, de salud, etc. y trabaja en él hasta que lo normalices.

Cada día al despertar imagínate siendo ya la persona que quieres ser y comienza a actuar de forma alineada con tal idea.

El cambio no sucederá rápido ni será facil, pero si eres consistente y te mantienes firme y decidido, ya me contarás que tal te fue de aquí a 10 años (Sé que parecer mucho tiempo, pero no es una broma).

[Artículo recomendado: Las personas sobreestiman lo que pueden conseguir un 1 año y subestiman lo que pueden lograr en 10]

◊♦◊

Ahora dime ¿Qué piensas? ¿Qué te ha parecido? Espero hayas disfrutado este artículo tanto como yo al escribirlo. Si te gustaría agregar algo, por favor déjame tu comentario aquí debajo que estaré encantado de leerte. Y si te ha gustado te invito a compartirlo con tus amigos. Al hacerlo me impulsas y me ayudas a seguir creando más contenido como este y te estaré muy agradecido.

¡Un abrazo!

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 comentarios

  1. Debo reconocer que este artículo es muy importante, al leerlo me ha dado una perspectiva diferente a mis estándares personales.
    Muy bueno

  2. Excelente articulo, pienso que el elevar nuestros estandares es una labor que soporta nuestros pensamientos para el actuar diario, de manera que si mejoramos la manera de pensar mejoraremos la manera de vivir.
    Realmente he quedado encantada con cada uno de los articulos que he leido y a penas llevo 2 semanas conociendo el blog, es una maravilla como las palabras adecuadas en el momento oportuno pueden hacer la diferencia!
    Mil gracias por brindarnos tan valiosa informacion!!
    Saludos Maurino!