Recibe Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida”.

¿Qué semillas estás plantando en la tierra fértil de tu mente?

Compartir en:

cultiva y cuida las semillas que estás plantando en el jardín de tu mente

No sé si a ti te suceda, pero a veces antes de dormir y apenas al despertar, mi mente vuela. Suelo tener pensamientos aleatorios de todo tipo y de cualquier tema. Pienso en el trabajo, en algún familiar o amigo, en algún recuerdo de hace años, en planes a futuro o en mis próximas tareas del día.

Cuando me doy cuenta, mi mente esta extraviada en algún pensamiento, idea, experiencias del pasado, información y planes a futuro.

A ocasiones, aunque el día todavía ni siquiera ha comenzado, ya estoy en otro lado, pensando asuntos que ni siquiera conciernen en el momento actual y no me sirven para nada.

Afortunadamente he aprendido a relajarme. A sentir el momento presente y disfrutar algo tan simple y maravillo como el acto de respirar.

Creo que la magnificencia de la vida la podemos encontrar a cada instante en las cosas más simples en nuestros días más ordinarios e incluso más complicados.

Sin embargo, eso no es el tema de hoy. No siempre resulta fácil alejar a la mente de ese ruido que nos abruma en ocasiones y no nos deja tranquilos.

Hoy quiero contarte sobre un problema vinculado a esto, que afecta nuestra vida más de lo que puedes imaginar.

Lo que siembras en tu mente hoy, florecerá mañana

Todos esos pensamientos están con nosotros, aunque nos siempre de manera consciente. Y aunque no tienen un peso físico, generan una gran carga intelectual y emocional que propicia un derroche de energía tremendo a lo largo del día.

Cuéntame ¿Te ha sucedido? ¿Has pensado todo lo que cargas en tu mente a diario que no te sirve para nada? ¿Eres consciente que aquello que piensas hoy son las semillas que florecerán mañana y se expresarán en tu mundo físico?

Nuestra mente es como una gran tierra fértil. La más fértil que puedas imaginar. Es un lugar donde florece todo aquello que plantas. Y cuando digo todo, es TODO.

Todo lo que pienses y ocupe tu mente hoy, florecerá y se multiplicará dentro de tu realidad en los próximos minutos, días, meses o años.

Llámalo ley de la atracción, sistema de activación reticular, poder de la mente infinita, o simplemente poderes sobrenaturales. No importa el nombre, el caso es que así sucede. Y por eso debemos tener mucho cuidado con lo que pensamos y las semillas que plantamos en el campo fértil de nuestra mente.

[Artículo recomendado: El mundo es como lo quieres ver, aquello en lo que te enfocas persiste]

Moldeas tu realidad a través de las semillas que cultivas en tu mente

Cada pensamiento que elijas tener hoy, provocará un cambio en tu vida y en la de muchos más en consecuencia a corto, mediano o largo plazo. Entre más pienses ello, más rápido se manifestara.

La manera en que interpretamos lo que pensamos, aquello a lo que prestamos atención, y la calidad de información que recibimos del exterior, Nos determina.

Cuando piensas en algo una y otra vez, lo grabas en tu subconsciente al tal grado que actúas acorde con lo que en ahí está escrito, sin cuestionarlo. Muchas veces ni siquiera te das cuenta de ello, ya que así lo crees y actúas acorde con esas creencias.

[Artículo recomendado: ¿Por qué haces lo que haces? La respuesta a una vida condicionada]

Si piensas en enfermedad, vas a estar enfermo próximamente. Si piensas convertirte en cierto tipo de persona, con el tiempo vas a actuar como alguien así. Cuando te enfocas de manera monomaniaca en tener cierto nivel de ingresos o cierto nivel e salud, en algún momento así va a ser. No hay escapatoria, porque lo que crees en lo más profundo de tu ser, es lo que va a ser próximamente y en lo que te vas a convertir.

[Artículo recomendado: Lo que crees es, el poder de elevar tus estándares y expectativas personales]

La mente es capaz de perturbar la realidad y modificarla a voluntad mediante el poder del subconsciente, y aunque en este momento para ti esto suene a magia o ficción, te aseguro que esto algo en lo que coinciden muchas de las personas más sobresalientes de nuestra historia y de la época actual.

Es como uno de los secretos más conocidos y propagados en el mundo de hoy, pero que la mayoría de personas prefieren ignorar por parecer algo increíble y no obtener resultados inmediatos. No obstante, no hay que olvidar que aquello que piensa o cree la mayoría, puede ser lo válido y aceptado, pero no precisamente es real o verdadero.

¿Cuáles son las semillas que estás plantando en tu mente?

Si lo que plantamos en nuestra mente florece sin cesar, entonces debemos ser muy selectos con las semillas que elegimos colocar en esa tierra fértil.

Las semillas pueden ser muy variadas, pero más allá de pensar en tipos de semilla, debemos considerar las fuentes de donde provienen dichos pensamientos.

Para mí existen 3 maneras de plantar semillas en nuestra mente:

  1. Mediante los contenidos y la información que consumes habitualmente, ya sea a través de libros, audios, películas, noticias, redes sociales, “chismes”,
  2. A través de eventos que experimentas cada día, que surgen de forma espontánea y te provocan pensamientos que afectan tu estado emocional. Puede ser por ejemplo: cuando tu hijo derrama su plato de cereal en el piso y generas pensamientos y emociones negativas. También puede ser cuando despiertas por la mañana y permites que tu mente se llene con pensamientos aleatorios que no sirven para nada, o cuando recibes una noticia inesperada buena o mala que altera tu estado anímico y tus pensamientos.
  3. Cuando tienes metas y objetivos claros, y tu mente genera pensamientos y sentimientos que están en armonía con lo que quieres en la vida. En ese punto enfocas tu mente y tus recursos en un propósito claro y bien definido.

Para mí esas son las 3 formas en que solemos plantar semillas en nuestra mente.

Desafortunadamente la mayoría de gente solo planta semillas del punto 1 y 2. Llenan su mente solo con contenidos irrelevantes e información “basura”, o a través de las emociones provocadas por sucesos imprevistos y espontáneos.

No obstante, todos podemos elegir que pensar. Podemos elegir que leer, que ver, que oír y que creer a cada momento. Y aunque no sea una tarea fácil, nada nos impide practicar para lograr el dominio mental.

Algunos lo llaman «domar la mente de mono». No importa cómo lo prefieras llamar, solo debes dejar a un lado el pensamiento cortoplacista y pensar, ser y hacer todo con voluntad, intensión y plena consciencia.

Cultiva hoy el jardín de tu mente

Debo hacer una aclaración. No estoy hablando de evitar pensamientos negativos. Eso sería como huir de lo que no quieres. Si lo haces así, te darás cuenta que es más difícil e incluso imposible de lograr, ya que cuando quieres dejar de pensar en algo, más piensas en ello.

Lo que debes hacer es un reemplazo. Debes acercarte a los pensamientos que están alineados con tu bienestar y tus objetivos de vida. Cuando lo hagas, automáticamente lo demás se alejará y comenzarás a aproximarte a lo que sí quieres. .

[Artículo recomendado: Deja de pensar en lo que no quieres y enfócate sí deseas y necesitas]

Hoy te propongo que hagas un ejercicio. Al terminar el día analiza tus acciones. Haz un recuento de todo lo que hiciste desde que despertaste hasta antes de dormir. Piensa acerca de la información que llego a ti, los pensamientos que tuviste y las emociones que se generaron a partir de ellos.

Analiza que acciones o situaciones tuviste a lo largo de día que te perturbaron y no te sirvieron para nada. Si algo no te hacen sentir bien, no te ayuda disfrutar el ahora y no te lleva a ningún lado (deseado) en el futuro, entonces búscales un reemplazo.

Estas acciones pueden ser las noticias que acostumbras ver por la noche, una plática con un compañero del trabajo, una foto que encontraste en redes sociales y no te gusto… piensa en todo aquello que perturbo tu mente sin un fin positivo y anótalo en esa lista.

Cuando lo tengas por escrito, sabrás cuales son las acciones, personas, noticias, eventos, o situaciones que debes sustituir por algo que:

  1. Te permita vivir el momento presente de manera positiva.
  2. Te ayude a ser una mejor persona.
  3. Te acerque a tus objetivos y propósitos personales.

Si lo que sueles pensar a menudo no cae en alguno de estos 3 aspectos, entonces reemplaza la acción que se genera cuando ese pensamiento llega, ya que son semillas que seguirás plantando y cosechando en tu vida, si no haces algo al respecto.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Qué es lo que piensas a menudo? ¿De que manera cultivas tu mente?… si me dices lo que piensas hoy posiblemente pueda adivinar tu futuro… 🙂

Nos leemos en los comentarios. Y si te ha gustado, te invito a que lo compartas con tus amigos. Al hacerlo me permites seguir entregándote más contenido como este y te estaré muy agradecido. 😉

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *