Recibe Gratis mi e-Book “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida».

Compartir en:
como cambiar de trabajo con éxito

Imagínate tener un trabajo que se ajusta a ti como tu prenda de vestir favorita. Esa que puedes usar todo el día sin sentirte incómodo, “apretado” o presionado y te sientes orgulloso de lucir. Justamente eso es lo que se siente al encontrar el trabajo adecuado, es el ajuste perfecto que encaja con tu personalidad, intereses y esta lineado con tus objetivos de vida.

Pero a veces, incluso cuando creemos que hemos encontrado nuestro trabajo soñado, algo no encaja del todo. Tal vez el trabajo no es tan satisfactorio como esperábamos o tal vez es hora de algo nuevo.

Sea cual sea el caso, cambiar de trabajo es una decisión importante y requiere una planificación y preparación cuidadosas. En este artículo, aprenderás cómo hacer la transición de un trabajo a otro sin problemas, evaluando tu situación actual y desarrollando un plan que funcione mejor para ti.

¿Estás listo? Bien entonces vamos a ello…

1. Evalúa tu satisfacción laboral actual

Deberías tomarte un momento para pensar en qué medida estás satisfecho con tu trabajo actual y en qué aspectos se podría mejorar. Evaluar tu nivel de satisfacción puede ayudarte a determinar si vale la pena seguir por este camino o si es hora de hacer un cambio.

Piensa de manera objetiva en los pros y los contras de tu puesto, incluyendo el salario, las horas de trabajo, las responsabilidades laborales, los beneficios y las oportunidades de desarrollo profesional. Considera si el trabajo está aprovechando tus habilidades y permitiéndote crecer profesionalmente.

Asegúrate de tener en cuenta también factores personales como el tiempo de desplazamiento, el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y la adaptación a la cultura y manera de laborar de la empresa.

Una vez que hayas reflexionado críticamente sobre la situación actual, podrás evaluar dónde se pueden hacer mejoras. ¿Hay aspectos específicos que se podrían corregir para que te sientas más realizado? ¿Qué es lo que más te hace “ruido” o te disgusta de tu trabajo actual? ¿Podrían corregirse sin necesidad de irte? Es importante recordar que ningún trabajo es perfecto y no debes descartar la posibilidad de hacer ajustes para que las cosas se sientan mejor.

2. Haz una lista de tus metas y prioridades

Antes de empezar a buscar empleo, es importante que tengas claro qué quieres, necesitas y esperas de un trabajo; aquello que quieres lograr con el cambio. ¿Estás buscando un mejor salario? ¿Quisieras tener un trabajo de mayor prestigio o responsabilidades? ¿Estás buscando un trabajo que se alinea mejor con tus valores personales? Tener una idea clara de tus metas y objetivos te ayudará a enfocar tu búsqueda y a encontrar un trabajo que cumpla con tus expectativas.

Haz una lista de tus objetivos a corto y largo plazo, así como tus prioridades en cuanto a horario, ubicación, salario, relación con compañeros, etc. Define con claridad y por escrito qué es lo que realmente buscas de un trabajo. Esto te ayudará a enfocarte en las oportunidades que realmente te interesen y a tomar decisiones más informadas.

3. Evalúa tus fortalezas, habilidades e intereses

Llegando a este punto será, momento de poner manos a la obra. Comienza identificando tus talentos, habilidades e intereses. Tomarte un momento para evaluarlos es un paso importante para encontrar un trabajo o hacer un cambio de carrera que te haga feliz.

Comienza escribiendo cada habilidad, fortaleza o interés que se te ocurra. Puede ser cualquier cosa, desde programación de computadoras hasta jardinería, tocar la guitarra, pintar, ¡todo vale!

Una vez que hayas compilado tu lista, tómate un tiempo para reflexionar sobre qué elementos de la lista te inspiran, te interesan y te motivan más cuando se trata de trabajo o pasatiempos. Piensa qué tipo de trabajo requeriría de esas habilidades y que a la vez estén alineados con tus metas y prioridades.

Una vez que hayas identificado qué elementos te emocionan más y qué oportunidades laborales pueden estar disponibles y ser viables según esos intereses, habilidades, metas y prioridades, es hora de comenzar a investigar posibles caminos.

4. Visualiza tu trabajo ideal

Visualizar tu carrera soñada puede ser inspirador, pero sobre todo te puede dar un indicio de lo que más te importa y lo que buscas de un trabajo.

Tómate un tiempo para pensar en lo que te haría sentir feliz y realizado. Escribe los detalles de tu empleo ideal, considerando elementos como responsabilidades (tareas a hacer en el día a día), relaciones con colegas y clientes, ubicación y horarios, potencial de crecimiento a lo largo de esa trayectoria, el salario y los beneficios.

Una vez que tengas una idea de lo que conforma un trabajo satisfactorio para ti, utiliza técnicas de visualización para imaginarte en ese rol. Esto te dará una idea de cómo se sentiría perseguir ese camino profesional y tu mente comenzará a idear planes para llegar a ese destino.

5. Crear una lista de roles, posiciones y empresas potenciales

Cuando tengas claro que tipo de trabajo necesitas y estás buscando, será momento de crear una lista de roles, puestos y empresas potenciales que se alineen con tu visión profesional. Hacer esto te hará aterrizar la idea que tiene de tal manera que encaje con el mundo real. Además, tendrás un indicio del rubro o área en dónde te gustaría desenvolverte.

Dedica tiempo a investigar organizaciones y puestos de trabajo que se ajusten a tus habilidades y deseos. ¡Asegúrate también de que la cultura, la misión y los valores de las empresas coincidan con los tuyos! 

Por ejemplo, si uno de tus valores primordiales es cuidar de la salud, tal vez debas descartar aquellas empresas cuyos productos y servicios están desalineados con dicho valor. Esto es importante para garantizar tu satisfacción, compromiso y sentido de pertenencia a mediano y largo plazo.

6. Amplia tus habilidades

Una vez que hayas identificado las posiciones, empresas y roles, es momento de definir aquellas habilidades y competencias necesarias para desarrollar tu futuro puesto con éxito. Si te falta alguna de ellas, considera cursos, mentorías o programas de capacitación que te ayuden a adquirir dichas habilidades. Esto puede ser tan simple como leer blogs y libros sobre el tema, o tan complejo como inscribirte en una nueva carrera en la universidad o asistir a seminarios en persona.

Por ejemplo, si estás interesado en un puesto de liderazgo, es importante desarrollar habilidades de comunicación efectiva, toma de decisiones estratégicas y capacidad para motivar y guiar a equipos de trabajo. Puedes considerar tomar cursos de liderazgo, participar en talleres de comunicación o buscar programas de desarrollo de habilidades gerenciales. 

Además, no olvides la importancia de la experiencia práctica. Busca oportunidades para aplicar y fortalecer tus habilidades en proyectos reales, ya sea a través de prácticas profesionales, voluntariados o proyectos personales. Recuerda que el aprendizaje continuo y la mejora constante son clave si quieres tener éxito en tu futuro puesto.

7. Busca oportunidades de empleo

Ahora es el momento de comenzar a escanear las vacantes de trabajo y comunicarte con tus contactos para encontrar oportunidades. En otras palabras, debes comenzar a tocar puertas si quieres que se te abran.

En este punto ya debes tener identificados posibles roles, posiciones y empresas adecuadas para ti. Ese es un buen punto de partida. Ingresa a los sitios de web de las empresas en las que te gustaría trabajar en busca de puestos de trabajo que mejor se adapten a lo que estás buscando.

En caso de que no haya ninguna vacante para tu perfil, aun así, manda tu información. Nunca sabes lo que puedes pasar si te atreves y das el primer paso.

También, puedes utilizar sitios web populares de búsqueda de empleo para encontrar vacantes. El personal de recursos humanos de las empresas suele subir ahí sus puestos disponibles.

Mantén el enfoque y la organización durante tu búsqueda haciendo listas de posibles empleadores y siguiendo las fechas límite para las solicitudes. Para esto puedes utilizar una tabla Excel o Google Sheets.

8. Aplica a trabajos que se ajusten a tus metas y prioridades

No envíes tu currículum a cualquier trabajo que esté disponible y ofrece un «buen» salario. En lugar de eso, enfócate en aplicar a aquellos trabajos que se ajusten a tus metas y prioridades (definidas en el punto número 1) que creas que te harán feliz, que están alineados con tus objetivos y mentas personales y te permitirán crecer profesionalmente.

9. Actualiza tu currículum y tu perfil en LinkedIn

Asegúrate de que tu currículum refleje tus logros y experiencias más recientes, y tus habilidades más relevantes para el tipo de trabajo que quieres. También es importante que actualices y completes tu perfil en la red social profesional LinkedIn, ya que muchas empresas lo usan como herramienta de selección y adquisición de candidatos.

10. Amplía tu red de contactos

No subestimes el poder de tus contactos en la búsqueda de empleo. Habla con tus amigos, familiares, excompañeros de trabajo y conocidos, para ver si saben de alguna oportunidad que pueda ser adecuada para ti de acuerdo a lo que estás buscando. También puedes unirte a grupos en LinkedIn o asistir a eventos de presenciales de networking para conocer a gente de tu industria o tu campo y explorar nuevas oportunidades.

Recientemente me contacto una persona que logró cambiar de carrera de ingeniería a marketing, gracias a una sesión de consultoría en la cual le recomendé algunos contactos. Se comunico con ellos y logró conseguir un nuevo trabajo. Tuvo desafíos y retos al hacer la transición, pero lo consiguió. Ese es el gran poder de hacer “ruido” y tocar puertas para ser escuchado.

Pero tú no eres la excepción. Establece conexiones que te ayuden a avanzar en tus nuevos objetivos profesionales.

11. Reúne tus documentos

Asegúrate de tener a mano todos los documentos que puedan ser relevantes para las entrevistas, como tu currículum, tu carta de presentación, cartas de recomendación, tu(s) certificado(s) de estudios y cualquier otro documento que hable acerca de tus habilidades, experiencia, formación o cursos relacionados con el puesto para el que estás postulando.

12. Realiza entrevistas con profesionales

Entrevistar a profesionales que ya trabajen en esa área, puede brindarte información invaluable sobre cómo alcanzar tus objetivos profesionales. Además, puede darte una mejor visión sobre el tipo de trabajo que estás buscando, de tal manera que no lo idealices. 

Comunícate con ellos, invítalos a comer o desayunar y pregúntales sobre su experiencia y conocimiento en el campo. Ten preparadas algunas preguntas y asegúrate de escuchar atentamente. Toma nota si es necesario.

Es posible que descubras que escuchar a personas que han estado en la misma situación que tú puede brindarte motivación e incluso una nueva perspectiva sobre cómo cambiar tu situación laboral actual.

13. Diseña un plan y crea una checklist

Desarrollar un plan con metas claras y tareas a ejecutar es esencial para alcanzar tus objetivos.

Puedes comenzar definiendo los pasos que hemos visto.  Algo como:

  1. Identificar mis habilidades e intereses.
  2. Identificar un nuevo puesto de trabajo que se ajuste mejor a tus habilidades e intereses.
  3. Definir qué tipo de trabajo quiero (mi trabajo ideal).
  4. Crear lista de roles, posiciones y puestos de trabajo.
  5. Desarrollar las habilidades necesarias para este nuevo trabajo.
  6. Ampliar redes profesionales para descubrir nuevas oportunidades.

Con un checklist puedes crear un cronograma alcanzable y establecer hitos medibles para asegurarte de que estás en el camino correcto con tu progreso.

14. Prepárate para la entrevista de trabajo

Una vez que hayas sido seleccionado para una entrevista laboral y te contacten, no te olvides antes de hacer un repaso de todo lo referente a la empresa que estás aplicando; que entiendas su cultura y su misión, sus productos o servicios, sus competidores y cualquier otra información relevante. Si hiciste bien tu trabajo inicial, esto no será mayor problema. Con esto podrás demostrar tu interés en la empresa y a formular preguntas inteligentes durante la entrevista.

También es útil saber qué es lo que se espera de ti como empleado en ese puesto de trabajo en particular y pensar en cómo puedes demostrar que tienes las habilidades necesarias para tener éxito en ese puesto o esa área.

Recuerda que solo tendrán esa única oportunidad para demostrar que eres el, o la, adecuada. Prepara tu ropa. elige tu atuendo con cuidado. Aunque no deberíamos juzgar a un libro por su portada, la ropa que uses para la entrevista puede dar una primera impresión sobre ti. Es importante que te vistas de manera adecuada y profesional, pero también es importante que te sientas cómodo y que refleje tu personalidad.

15. Practica la entrevista

Una de las mejores maneras de prepararte para la entrevista es practicar con anticipación. Asegúrate de leer cuidadosamente la descripción del puesto de trabajo y piensa en ejemplos específicos de cómo tus habilidades y experiencias se ajustan al trabajo en cuestión.

Pide a un amigo o familiar que te haga preguntas frecuentes en una entrevista y ensaya dando respuestas coherentes y concisas. También puedes buscar una lista de preguntas comunes en una entrevista y practicar con ellas, definiendo las respuestas con antelación.

16. Prepara preguntas para hacer durante la entrevista

Haz un repaso de todo lo que investigaste previamente sobre aquella empresa y puesto de trabajo para que puedas formular buenas preguntas y aclarar tus dudas al momento de ser entrevistado.

Recuerda: Vas a prestar tus servicios y a destinar tiempo y energía a tal actividad, por lo tanto, ellos y tú, deben estar seguros totalmente de que son lo que están buscando ambas partes. Además, hacer preguntas demostrará aún más tu interés en la empresa y en el puesto, y las respuestas te ayudarán a estar más seguro de que realmente es el trabajo que buscas.

17. Paciencia y persistencia

Una vez que hayas diseñado y comenzado a ejecutar tu plan, deberás ser paciente y persistente. Mantén el enfoque en lo que quieres, en tu visión de futuro y cuando parezca que quieres abandonar el plan, recuerda la razones que te llevaron a tomar esa decisión

Dedicación y esfuerzo son clave para lograr el éxito en cualquier cosa. Demuéstrate a ti mismo que puedes hacerlo al mantener el enfoque, dando un paso a la vez y no permitiendo que los obstáculos te detengan.

Esfuérzate y ten disciplina para obtener el mejor resultado posible en el menor tiempo.

18. Toma precauciones

Cuando busques nuevas oportunidades laborales mientras estás empleado, es importante tomar precauciones para proteger tu puesto actual. Ser discreto es crucial, ya que discutir posibles oportunidades laborales con compañeros de trabajo podría poner en riesgo tu empleo actual. Tus empleadores actuales, pueden comprobar referencias o preguntar a los compañeros sobre tus actividades, por lo que es esencial mantener tu búsqueda confidencial.

Aquí tienes algunos consejos clave para tener en cuenta:

  • No discutas posibles oportunidades laborales con compañeros de trabajo.
  • Asegúrate de que tus perfiles en línea personales sean privados o profesionales.
  • Utiliza una dirección de correo electrónico personal para las solicitudes de empleo.
  • Programa las entrevistas fuera del horario de trabajo.

Siguiendo estas precauciones, puedes minimizar el riesgo de poner en peligro tu empleo actual mientras buscas activamente nuevas oportunidades laborales.

19. Comunica tu cambio de empleo

Una vez que consigas tu nuevo trabajo, es importante comunicar el cambio de empleo de manera profesional en el último día. Expresa tu gratitud por el puesto anterior y sus experiencias, y asegúrate de agradecer a tus colegas y supervisores.

Sé honesto sobre por qué te vas, pero ten cuidado con posibles problemas legales que puedan surgir. Tu comunicación debe ser educada, respetuosa y enfocada en lograr una transición lo más fluida posible.

Una vez que tu(s) jefe(s) directo(s) estén al tanto. Puedes optar por hacer email de despedida al resto de los compañeros de tu equipo. Algo como lo siguiente:

“Hoy me dirijo a ustedes para expresar mi más sincero agradecimiento por todo el apoyo, colaboración y amistad que hemos compartido durante mi tiempo en esta empresa. Ha sido un honor y un privilegio trabajar junto a personas tan talentosas y dedicadas como ustedes.

A medida que me despido, quiero hacerles saber lo mucho que valoro la experiencia y los momentos que hemos compartido. Aprendí mucho de cada uno de ustedes y me llevo conmigo lecciones y recuerdos que atesoraré para siempre.

Quiero agradecer a cada uno de ustedes por su profesionalismo, por su trabajo en equipo y por su compromiso con la excelencia. Han hecho de este lugar un ambiente de trabajo envidiable y estoy seguro de que seguirán teniendo éxito en sus proyectos futuros.

Por último, quisiera pedirles que mantengamos contacto. Me encantaría seguir siendo parte de su red profesional y mantenernos al tanto de nuestras vidas y logros. Pueden encontrarme en (correo electrónico o número de teléfono).

Les deseo a todos un futuro lleno de éxitos y felicidad. Que encuentren satisfacción en cada paso que den y que alcancen todas sus metas y aspiraciones.

Gracias nuevamente por todo. Los extrañaré mucho.

Con cariño,

[Tu nombre]”

Dependiendo de tu situación particular deberás hacer una u otra cosa antes, durante y después de conseguir de conseguir tu nuevo trabajo. Por eso, te comparto este artículo completo que trata el tema fondo y en detalle para cada situación personal: [Artículo recomendado: Cómo dejar el trabajo de manera exitosa, elegante y libre de riesgos]

20. Evita criticar tu trabajo anterior

Al hablar de tu trabajo anterior, ten en cuenta las posibles repercusiones de cualquier crítica que puedas hacer. Aunque puede ser tentador desahogarse y quejarse de lo mucho mejor que podrían haber sido las cosas en tu antiguo lugar de trabajo, hacerlo puede volver en tu contra en el futuro. Los círculos profesionales suelen ser pequeños e interconectados; un comentario negativo aquí o allá puede circular rápidamente y meterte en problemas.

En lugar de criticar, concéntrate en lo que has aprendido de la experiencia y resalta los aspectos positivos de tu tiempo allí. Habla sobre las habilidades que te hicieron exitoso durante tu tiempo en el cargo: ¿desarrollaste un “ojo” para el detalle? ¿Aprendiste a gestionar múltiples proyectos de manera efectiva? ¿Hay alguna otra habilidad técnica o habilidades blandas que te permitieron prosperar en el puesto?

Además, presentarte como alguien lo suficientemente abierto de mente como para aprender de experiencias pasadas demostrará madurez y profesionalismo, cualidades que todos los empleadores buscan al contratar nuevos miembros del personal.

Al mantener el respeto durante las entrevistas o conversaciones sobre tu trabajo anterior, proyectarás una actitud de confianza que seguramente dejará una impresión duradera en los posibles empleadores.

21. Investiga tu nueva empresa

Antes de comenzar tu nuevo trabajo, puedes tómate el tiempo para investigar acerca de la empresa donde vas a laborar para que puedas presentarte preparado y con conocimientos.

  • Familiarízate con la declaración de misión de la empresa, su estructura organizativa y cultura.
  • Lee las últimas noticias publicadas para estar al tanto de cualquier cambio o novedad.
  • Realiza una investigación en línea para aprender más sobre los productos y servicios de la empresa.

Esto te ayudará a causar una gran primera impresión y entender mejor cómo encajas en la organización.

22. Define a tu mentor

A medida que avanzas en tu nuevo trabajo, es importante recordar que contar con un mentor puede ayudarte a aprender, crecer y construir relaciones duraderas. Acércate a colegas o supervisores que tengan el conocimiento y la experiencia que quieres tener. La mayoría estarán dispuestos a brindarte guía y orientación.

Hazles preguntas, mantén la mente abierta y escucha atentamente. Todas estas cualidades te ayudarán a establecer una relación de mentoría exitosa.

23. Establece nuevos objetivos

Ahora que has investigado tu nueva empresa, es hora de establecer metas que te ayuden a tomar el control y adaptarte rápidamente.

Comienza por examinar la descripción del trabajo e identificar cómo se ve el éxito en tu puesto. Luego, crea metas a corto plazo para ti mismo en las próximas semanas que te ayudarán a alcanzar esos objetivos a largo plazo.

Asegúrate de que sean realistas, medibles y alcanzables dentro del plazo establecido.

Por último, no olvides evaluar regularmente cuánto has avanzado, celebrar cada pequeño éxito y hacer ajuste en tus metas si lo encuentras necesario.

24. Disfruta de tu nueva posición

Al llegar a este punto pueden haber pasado meses o incluso años desde que comenzaste con la idea de cambiar de trabajo. Por lo tanto, tómate el tiempo para dar un respiro, disfrutar de tu nuevo rol y aprovechar al máximo todas las oportunidades de crecimiento profesional que se te presenten. Puede ser fácil sentirse abrumado con todos los cambios al comenzar un nuevo trabajo, así que ¡no olvides disfrutar del proceso!

Conclusión

¡Puedes hacerlo! Cambiar de trabajo no tiene por qué ser abrumador. Tómate el tiempo para evaluar tu situación actual, investiga lo que estás buscando y crea un plan que te ayude a alcanzar tus metas de acuerdo a lo pasos que hemos visto.

Con la actitud y la preparación adecuadas, podrás encontrar un trabajo que sea perfecto para ti.

Espero que estos consejos te sean útiles y pronto encuentres ese nuevo trabajo que te llene, te apasione, este alineado con tus metas y prioridades de hoy en día.

El paso más importante el primero: Comenzar, y es el que muchas personas dejan de lado. La mayoría de personas que quieren cambiar de trabajo se enfocan en huir de lo que no quieren y se olvidan de pensar en lo que buscan y necesitan ¡Que no te suceda!

Define qué quieres hacer con tu vida, hacia dónde vas, cuál sería el tipo trabajo ideal, como quieres vivir en 5 o 10 años. Preguntas y respuestas como estás son clave crear una vida a tu manera.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Por qué quieres cambiar de trabajo? ¿Hay algo que te preocupa o te hace dudar para tomar la decisión? Te leo en los comentarios. Y si te ha gustado, te invito a compartirlo. Al hacerlo, me ayudas y me impulsas a seguir entregándote más contenido cómo este y te estaré muy agradecido.

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *