7 lecciones de un barco acerca de la vida; analogía

Compartir en:

Analogía, lecciones y metáfora de un barco acerca la vida

Te puede parecer algo extraño el título de este artículo, pero te sorprenderás de las similitudes que hay entre el viaje de un barco y tu viaje por la vida.

En este artículo hablaremos acerca de esas similitudes vistas como una metáfora o analogía.

Son 7 simples pero grandes enseñanzas, que podemos aprender para hacer nuestro viaje por el mundo un poco mejor.

Lección 1: Puedes ir a la deriva

Cualquier embarcación emprende su viaje por el mar con un destino definido, claro y especifico. Lo mismo ocurre cuando viajas en auto, en avión o en autobús. Si lo vemos como una analogía, se podría decir que cada uno de nosotros salimos a mar abierto al momento de nacer. Es en ese instante cuando inicia nuestro viaje por la vida.

De pequeños no tenemos mucho control, nuestros padres dirigen gran parte nuestras acciones. Nos llevan a donde quieren y tienen influencia directa en todo lo que percibimos a cada instante.

Conforme crecemos nos hacemos independientes. Cada día nos alejamos un poco más del “puerto de salida”, hasta que somos capaces física y mentalmente de tomar decisiones que afectan nuestro presente y futuro.

Es en este punto cuando surgen la mayoría de problemas. Muchos no adoptamos la mentalidad ni las creencias adecuadas para tomar el mejor camino.

Comenzamos a viajar a la deriva tal como un barco, sin capitán y sin rumbo. Andamos en círculos repitiendo las mismas acciones a diario sin cuestionarlas.

Si te sientes a la deriva por la vida, te aconsejo que definas lo que quieres hacer con tu vida  y apliques ingeniería inversa. Después toma acción y avanza.

Lección 2: Al empujar habrá oposición

Un barco tiene resistencia a su paso. Entre más resistencia hay se le dificulta más avanzar. Por eso son diseñados para minimizar la fricción y el esfuerzo.

Algo parecido nos ocurre a nosotros. Cuando tenemos muchos pensamientos que roban nuestra atención, es difícil tener claro cuál de ellas son prioridad. Entonces perdemos el enfoque.

Cuando no sabes qué es lo que genera resultados, realizas muchas acciones sin sentido. Mismas que te consumen tiempo y energía pero no te benefician a corto ni a largo plazo. Por eso es necesario optimizar interna y externamente.

Por un lado está tu mente y por el otro tú entorno. Estos pueden ser obstáculos que obstruyen o ralentizan tu paso.  O por el contrario pueden, ayudarte a avanzar eficientemente ante la adversidad.

Por ejemplo:

  • Un armario lleno de ropa se traduce en “¿Qué voy a vestir hoy?” [ruido externo].
  • ¿Qué hay de nuevo en Facebook por la mañana? Se traduce en productividad mínima [ruido externo].
  • ¡Ella me cae mal! [ruido interno].
  • Personas negativas [ruido externo].
  • ¿Y si me despiden?…  [ruido interno].
  • ¡Creo que me está poniendo el cuerno! [ruido interno].
  • Una habitación desordenada [ruido externo].

Todas esas perturbaciones internas y externas afectan tu tranquilidad y te restan felicidad. Además te pueden llevar a tomar decisiones que te frenan hacia la consecución de tus metas.

Por lo tanto, elimina esos distractores, desINFOxicate y adopta el minimalismo. Al hacerlo tendrás menos cosas en que pensar, más claridad y podrás utilizar toda tu energía hacia las creación y transformación, y no hacia el desgaste y el derroche de tiempo.

Convierte en un barco optimizado para navegar contra corriente.

Lección 3: El cambio de dirección no es inmediato

Cuando una embarcación necesita hacer un cambio de dirección, requiere tiempo. A diferencia de los automóviles, los cambios no se realizan instantáneamente al momento de girar el timón. Hay un desfase de tiempo entre el giro y la reacción del barco.

Algo parecido sucede con la vida. Los cambios no se perciben de manera inmediata. Tardan tiempo en tener reacción y ser perceptibles.

Por ejemplo, si en este momento comienzas a tomar 2 latas de refresco diario. Durante la primera semana posiblemente no notes algún cambio. Sin embargo tendrás que seguir tomándolas para que los efectos sean perceptibles. Si lo haces a la larga te convertirás en una persona con algunos problemas de salud.

Lo mismo ocurre si en este momento dejas de estar atento al desarrollo de tus hijos o dejas de alimentar positivamente tu relación de pareja. Tal vez los primero meses no se note un cambio. Pero con el tiempo te seguro que tus hijos o tu pareja se comenzaran a distanciar, surgirán problemas y pronto será como si no los conocieras.

Esos fueron 2 ejemplos de cambio de dirección negativa, pero también puedes hacer cambios de dirección positiva adoptando buenos hábitos.

Si en este momento comienzas a hacer una rutina de ejercicios diaria de tan solo 30 min, los resultados los verás hasta unas pocas semanas después.  Progresivamente comenzaras a tener más energía, estarás de mejor humor y mejorarás tu salud y tu apariencia física.

Lo mismo ocurre si cada día tomas un momento para estar con los que te importan. Aunque no se note un cambio de inmediato, a la larga generarás relaciones para fuertes y sólidas. Les darás buenos momentos, mejorarás la comunicación, serán más unidos y fraternales, se amaran y respetaran.

Recuerda esto: Los cambios en la vida no ocurren de inmediato, tienen un desfase de tiempo entre la acción y el resultado. Pero cada acción (o no acción) consecutiva tiene un efecto a la larga, el cual puede ser negativo o positivo. Esto nos lleva a la siguiente lección.

Lección 4: Pequeños cambios te llevan a un lugar completamente diferente

Los cambios no solamente son lentos, además son acumulables en el tiempo.

Mínimos cambios de dirección al viajar en avión o en barco te llevan a un lugar completamente distinto. Si cambias de dirección solo 1 grado llegarás a un lugar muy alejado del lugar de rumbo inicial. Entre más lejano sea el viaje, más diferente será tu destino.

Lo mismo ocurre con la vida. Pequeños cambios en tus acciones te llevan a una situación muy distinta a largo plazo.

Si comes comida chatarras a diario por varios años, es predecible que tendrás graves problemas de salud. Entre más tiempo pase más grave será el problema.

Lo mismo pasa si dejas de alimentar tus relaciones. Cuanto más tiempo pases distante, llegará el momento donde la ruptura será casi inevitable.

Pequeños acciones, producen enormes cambios en el tiempo.

Lección 5: Si no lo cuidas el viaje termina

Un barco se puede oxidar y averiar, por eso hay que darle mantenimiento.

Es increíble, pero aunque sabemos que nuestro cuerpo también se atrofia por la falta de movimiento o por darle combustible de baja calidad, preferimos descuidarlo.

A veces valoramos más lo material externo que lo material que forma parte de nosotros. Olvidamos que nuestro cuerpo es nuestro vehículo de viaje. Y como cualquier herramienta se desgasta y requiere cuidados.

Tal vez tu viaje no termine mañana, por descuidar tu cuerpo, pero no será lo mismo vivir enfermo, deteriorado y lleno de medicamentos, que si estas saludable, cargado entusiasmo y de energía.

No hay cosa más importante que tu cuerpo. Porque gracias a él tienes vida. Gracias a él puedes tener hijos y verlos crecer. Puedes hacer el amor con tu pareja. Puedes correr, besar a tus padres y abrazara tus amigos…

¡Valoremos nuestro cuerpo como un tesoro y cuidemoslo como tal!

Lección 6: A veces el mar y el viento serán aliados y otras veces adversos

El viento puede no ser favorable y la marea un tanto agresiva, pero ambos forman parte del viaje.

Aunque los problemas y las dificultades van a aparecer a lo largo de los años, todo en conjunto formará parte de nuestra historia.

Es por eso que debemos aprender a valorar y apreciar la vida con todos sus matices, tal como lo haces, cuando admiras una rosa con todas sus espinas.

No puedes tener alimento sin esforzarte para conseguirlo. No puedes tomar agua sin caminar para encontrarla, esa es la naturaleza de la vida.

Las dificultades nos hacen crecer, y nuestra capacidad para adaptarnos es la mejor arma que tenemos ante ellas.

Un mar liso nunca hizo a un marinero experto – Proverbio

A veces la vida puede parecer injusta, pero no lo es, simplemente es un regalo que se te dio con fecha de caducidad. ¡Aprovéchalo!

Lección 7: Deja una estela tu paso

Un barco o una estrella fugaz, dejan una estela a su paso que muestra su trayectoria. Además y es una prueba visible de que estuvieron ahí en algún punto de la historia.

Como ellos, tú también asegúrate de que tu paso por el mundo no sea en vano, y deja un legado.

Haz la diferencia en el mundo con pequeños actos y siéntete orgulloso por elegir vivir de la manera en que sueñas hacerlo.

Si al mirar atrás no encuentras tus huellas en el camino, sabrás entonces que es momento de pisar más firmeza.

◊♦◊

Esa fue una analogía entre un barco y la vida. Ahora te invito a que nos platiques que te ha parecido.

Si te gustaría agregar algo, déjanos tu comentario. 🙂

Compartir en:

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. Teniendo en cuenta la metáfora de que la vida es una travesía de mar , aunque exige esfuerzo todos nosotros podemos adquirir dirección distra y aprender a navegar con éxito en el mar de la vida, “tenemos que combinar sabiduría, entendimiento y perspicacia “ un escritor de la Biblia lo escribió hace 2 mil años

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *