La salud es la riqueza más grande que puedes tener

Compartir en:

La salud es la mayor riqueza que puedes tener

Sabemos que la salud es importante, pero el saberlo no es suficiente… no solemos darle el valor que realmente tiene en nuestra vida. Cuando estamos sanos nos ocupamos en otros asuntos que consideramos “importantes”, dejando la salud como algo que viene por defecto. Sintiendo que estará con nosotros siempre, como si fuera un derecho.

Dice un dicho que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, y es verdad. De hecho somos testigos de ello cada que estamos enfermos. Es en ese momento cuando nos sentimos terriblemente mal, que quisiéramos estar sanos y que todo vuelva a la normalidad. Es cuando somos más conscientes del verdadero valor que tiene la salud en nuestra vida.

Hoy tienes salud mañana no lo sabemos

Esta última semana tuve algunos problemas de salud. Una infección en las vías respiratorias me causo mucho malestar… Ya sabes, gripa, interminables noches de fiebre, cuerpo cortado, una tos imparable. Sinceramente no recuerdo haber tenido una enfermedad tan intensa por tanto días consecutivos. De hecho se me hizo tan eterno que por un momento creía que tendría que quedarme así para siempre…

Cuando estás en el problema y te sientes muy mal físicamente, es cuando recuerdas el valor tan inmenso que tiene la salud en nuestra vida. Sin salud no somos nada. Funcionamos a un nivel muy por debajo de nuestro potencial y no tenemos deseos siquiera de pensar en las cosas “importantes” que estábamos haciendo antes de enfermar.

Cuando estás enfermo descubres el gran valor que tiene la salud, y es en ese momento cuando más añoras los tantos días que has pasado completamente saludable, pero que hasta ese entonces, no habías valorado la salud tanto como merece ni te habías percatado de lo tremendamente afortunado que eres.

Estar sano es la mejor de las bendiciones

Cuando estamos sanos olvidamos lo bendecidos que somos al tener tan maravillosa riqueza a nuestra disposición. Y es que sin salud nada más importa. De nada sirve que tengas grandes metas si ni siquiera puedes ir tras ellas. Es más, ni siquiera te dan ganas de pensar en ellas.

Si tu cuerpo no funciona bien, no puedes ayudarte a ti mismo y por lo tanto tampoco puedes ayudar a otros.

La salud es una gran riqueza que no debemos dejar como algo secundario. Debemos darle el lugar que merece cada día, tomando un momento para agradecer tan enorme bendición que se nos ha otorgado. Porque ni siquiera las posesiones y las riqueza monetaria pueden compensar el valor que tiene la salud en nuestra vida.

Al carecer de salud, no puedes hacer prácticamente nada. No puedes trabajar, no puedes disfrutar a tus seres queridos ni apoyarlos, no puedes perseguir tus sueños, ni el dinero sirve de mucho cuando no lo puedes utilizar para sentirte mejor en un instante.

La salud es la mayor riqueza que podemos tener, y debe ser la prioridad máxima que nos debemos obligar a cumplir por encima de todo. Porque si amas la vida entonces debes cuidar tu cuerpo. Si amas a tu familia, también debes cuidar tu cuerpo, para procurar apoyarlos y permanecer en el mundo el mayor tiempo que te sea posible.

Si ahora mismo tienes salud, te sientes fuerte, sano y lleno de energía, entonces toma conciencia de la gran riqueza que tienes a tu disposición. No la desperdicies ni la descuides por perseguir lo secundario.

No hay nada más valioso que aquello que ahora tienes contigo. Valora tu salud como tu más grande tesoro, y utilízalo para hacer con tu vida algo que valga la pena y te haga sentir verdaderamente orgulloso.

La salud es y será nuestra más grande riqueza. No la des por hecho, ni creas que es un derecho. Aprovéchala, venérala y cuídala dentro de tus posibilidades.

◊♦◊

Esta es una pequeña reflexión que no quería dejar pasar y quise compartir contigo. Que este pequeño post sirva para recordarnos el valor inmenso de la salud y agradecer por ella cada día, porque sin ella todo lo demás deja de tener sentido, incluso aquello que creemos muy importante… ¿O tu qué opinas?

Compartir en:

Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Fantástico, me encanta tu blog y lo más increíble es que parece que me estuvieses escribiendo directamente. También me pasó algo de salud hace unos años y estoy trabajando para recuperarla. ¡Adelante!

    1. Gracias Juan Ramón, aún no consigo un poco de agua de mar, pero en su momento lo probaré. Aunque tengo entendido que la concentración de sal que tiene es alta, así que imagino que solo hay que beber un poco 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *