Descarga Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo” y descubre las 5 razones por las que no sabes qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida.

Ser, hacer y tener, en ese orden

Compartir en:

Ser hacer y tener; la manera de conseguir lo que deseas

No es extraño que hoy en día la mayoría de personas se enfoquen en tener; no es culpa suya. Es lo que nos han inculcado desde hace alguna generaciones atrás. Queremos cierto automóvil, una pareja con ciertas características, unas prendas de ropa, un teléfono última generación, un cuerpo de tal forma… Nos enfocamos solo en tener, buscando la vida perfecta, sin saber que ese no és el orden en que se dan las cosas. Por lo menos no las cosas que nos traen bienestar real y duradero.

En los dos artículos anteriores, te hable sobre el peligro de seguir las tendencias de moda y sobre de las razones por las cuales las emociones negativas están aumentando en el mundo. Hoy quiero complementar esto, hablando acerca del orden que necesitamos seguir, para obtener cualquier cosa que deseamos o anhelamos realmente.

Tener no es lo primero que debes buscar

A pesar de que la mayoría de gente se enfoca en tener, no quiere decir que esa sea la mejor manera de conseguirlo. Tener no es lo todo, ni es lo primero que debes buscar. Es más, ni siquiera tienes que buscarlo. Si lo haces diferente, las cosas y situaciones adecuadas y a tu medida, van a llegar sin pretenderlo.

Nota que cuando digo “tener”, no me refiero solamente a cosas materiales, me refiero a todo tipo de deseos genuinos y experiencias deseables; una situación, un momento, un contexto, una posesión (un inmueble), o un producto industrial (automóviles, aparatos electrónicos. joyería, ropa etc.).

¿Y si ya tuvieras lo que quieres?

Imagina que tuvieras todo lo que quieres y anhelas en este momento, dime ¿tu vida sería diferente? pues sí, hasta cierto punto. Lo que percibirías sería distinto. Tal vez estarías en una situación y contexto más cómodo y más lujoso. Sin embargo eso no cambiaría tu vida completamente. De hecho no cambiaría lo más importante; lo que eres y sientes dentro de ti.

Puedes tener todo lo que quieras, pero eso no te hará diferente. Tendrás la misma mentalidad, misma educación, mismas manera de comportarte y reaccionar ante ciertas situaciones, misma forma de hablar, de comer, atraerás al mismo tipo de gente una y otra vez. En otras palabras, serás la misma persona que eres ahora y traerás arrastrando consigo todo lo que eso conlleva.

Tendrás los mismos miedos, mismos traumas, mismos hábitos, las mismas creencias, los mismos pensamientos pesimistas. Tu forma de llevar tu vida será igual que ahora, porque lo que eres no es lo que tienes, es lo que piensas, haces y experimentas en el momento presente.

Te puedes colocar unas zapatillas de cristal, pero eso no te convertirá en una princesa. Lo que quieres realmente, engloba algo más que solo vivir de las apariencias. Quieres algo que va más allá que solo gastar tu vida buscando poseer y satisfacerte a ti misma. En realidad quieres SER tú, y mostrarte al mundo en tu máxima expresión.

Primero sé esa persona y después actúa como tal

antes de tener primero tienes que ser y hacer

Antes de tener, busca ser esa persona. Si quieres algo, en vez de buscarlo debes preguntarte ¿Qué tipo de persona debo ser yo para ser acreedor a algo así? Y después comienza actuar como tal. Esa es la clave.

Si quieres una pareja, una casa, una vida con ciertas características, entonces no puedes pretender tenerlo si no corresponde con lo que eres, piensas y haces.

Necesitas ponerte totalmente en sintonía, es decir, que todo tu ser y todas tus acciones tengan correspondencia directa con lo que quieres experimentar.

No puedes pretender tener algo, si tus deseos no son congruentes con tus acciones. Además, lo que quieres en realidad no es tener, lo que quieres es vivir; quieres sentirte de cierta forma. Entonces, ¿porque no comenzar a actuar como si ya fueras esa persona?

Piénsalo, no puedes estar en forma física si no tienes la disciplina para alimentarte como debes, y la perseverancia para hacer las rutinas de ejercicio.

No puedes atraer a una persona que te gustaría, si NO eres el tipo de persona en la que esa persona se fijaría.

No puedes tener los ingresos o el salario que te gustaría, si no estás dispuesto a entregar un valor similar o mayor en beneficios, para la(s) persona(s) o empresas que te contratan. Mucho menos puedes pretenderlo si no te preparas debidamente.

Para tener, primero necesitas convertirte en la personas que quieres ser, y eso incluye actuar de forma coherente o alineada con lo que quieres. Y para actuar así, necesitas tomar el rol;  ser, pensar y hacer como una persona así.

Ya lo dice una icónica frase de una película de superhéroes: “No es lo que eres en el interior, tus actos son los que te definen” y yo agregaría: te finen ahora y en el futuro.

Pequeños pero constantes cambios

Necesitas comenzar a ser ahora mismo esa persona; respirar, caminar, pensar, hablar como ella, consumir el contenido que esa persona consumiría. Y aunque cambiar tus hábitos y tus creencias, no es un proceso sencillo, si es algo metódico; que requiere perseverancia, y un seguimiento a mediano y largo plazo (con seguimiento me refiero a llevar métricas).

No podrás cambiar tu manera de actuar drásticamente, ya que la mayoría de tus actos están arraigados fuertemente en tu subconsciente. Sin embargo, podrás hacer pequeños cambios progresivos, y si caes en viejos comportamientos incoherentes, podrás volverlo a intentar una y otra vez hasta conseguirlo. Cada día es un buen día para intentar y practicar.

Después de ser y hacer, ni siquiera pensarás en tener

Cuando tus acciones estén sustentadas en lo que eres y te entusiasme hacer “cosas”, ni siquiera tendrás mente ni tiempo para pensar en las posesiones que antes anhelabas. Porque tú serás una creadora, una generadora de valor, que produce lo que alguien más quiere o necesita. Dejaras de trabajar para tener, y comenzarás a hacer para dar a otros.

Más adelante sin pretenderlo, llegarán a ti las cosas materiales en consecuencia. Pero no cosas cualquiera; llegarán solo aquellas que estén en sintonía con tu estilo de vida; aquel que se adapta perfectamente a tu ser, generalmente simple y minimalista.

Esta es mi propuesta

Necesitas ser, pensar, hacer, y tener, siguiendo ese orden

Haz una pausa. Descubre aquello que quieres hacer con tu vida.

Define tu gran propósito; algo que te haga ir más allá que solo satisfacerte a ti mismo.

Después, clarifica tus objetivos personales; aquellos en los que siempre piensas al terminar cada año y que la mayoría de veces no cumples.  Esto te dará una pauta para saber qué camino tomar.

Trata desde este momento de pensar y actuar de forma congruente con tus aspiraciones personales y profesionales. Cuando lo hagas, estarás sentado las bases para tener una vida en sintonía contigo misma.

Te convertirás en un doer imparable, alguien que toma acción imperfecta, y no solo piensa en tener cosas. Alguien que actúa desde el corazón y con la intención de hacer algo que le merezca la pena.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿qué piensas?, ¿buscas ser, hacer y tener o simplemente poseer? Nos leemos en los comentarios.

Compartir en:

Publicaciones Similares

2 comentarios

  1. Hola,
    Pienso que tu propuesta es muy acertada, importantisimo, atender al ser como tal quien estoy siendo, quien quiero Ser, de modo que podamos actuar y logremos aquello que deseamos obtener en la vida.
    Gracias,y saludos,
    Cecilia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *