Un punto de inflexión en tu vida

Compartir en:

Un punto de inflexión en la vida para bien

Todos pasamos por varios puntos de inflexión a lo largo de la vida. Son momentos que definen o cambian completamente nuestro rumbo, a veces para bien, y otras veces para mal.

A pesar de que tenemos el control en mayor proporción de lo que nos sucede (y es preferible pensarlo así) hay cosas que no podemos evitar. Y es que los momentos de inflexión, son sucesos que literalmente cambia nuestro rumbo; de un momento a otro todo es diferente. Lo que fue hace tan solo unas horas atrás, ahora se torna completamente distinto.

Sí, es verdad; como lo he dicho antes, el cambio en inevitable y necesario para el desarrollo. Sin embargo, hay algunos aspectos de valor que tienen los puntos de inflexión, que me gustaría contarte.

Si últimamente las cosas no han funcionado como te gustaria, entonces esto va a interesarte. El simple hecho de tener en cuenta lo que viene a continuación, podría sacarte de una situación indeseada, y generar un cambio drástico en tu futuro.

Los puntos inflexión existentes

Hay varios momentos de inflexión que pueden cambiar nuestra vida. Estoy seguro que conoces varios. Por ejemplo:

  • Aquel momento que alguien te pide matrimonio, o decides irte a vivir con tu pareja.
  • Cuando decides, o no, tener hijos.
  • Cuando un conductor ebrio se atraviesa en tu camino a altas velocidades.
  • Aquel momento en que decides dejar o regresar con aquella pareja toxica.
  • Cuando tu estrés laboral ha llegado un nivel que no puedes controlar. Ha deteriorado tu salud y es hasta ese entonces que decides dejar tu trabajo.
  • Cuando las placas tectónicas del lugar donde vives se mueven, y ocurre un terremoto de niveles catastróficos.
  • Cuando decides alimentarte con comida basura todos los días, hasta que contraes una grave enfermedad y decides comenzar una vida más sana.
  • Cuando alguien que amas o aprecias se va de este mundo y cambia tu manera de ver la vida.

Podemos citar muchos momentos inflexión como esos. Son momentos que cambian radicalmente nuestra vida. Sin embargo, existen dos tipos que es importante que diferencies.

Por un lado, tienes aquellos momentos que cambian tu destino, pero no los puedes evitar y no son provocados por ti. Simplemente suceden porque así tienen que ser. Es la suerte o el azar. Son sucesos fuera de nuestro control donde interviene la naturaleza o las malas decisiones de otra persona.

Al final todo está conectado y lo que hacen otros nos influye de alguna manera.

Los fenómenos naturales, las decisiones de otras personas, la perdida de tus seres queridos, y accidentes imposibles de prever, son ejemplos de puntos de inflexión que cambian o definen tu futuro y no hay manera de que los puedas evitar.

Si en tu trabajo se hace un recorte de personal por la crisis económica y eres despedido, o si ocurre un devastador terremoto en tu localidad… esa son cosas que no están bajo tu control, pero tienen un potencial enorme para cambiar tu vida de un momento a otro.

El otro tipo de puntos de inflexión son los autogenerados. Es decir, son aquellos que tú provocas a voluntad porque tú deseas hacer un cambio, o porque has hecho una serie de acciones que te han llevado hasta esa situación.

Por ejemplo, si tu pareja te deja porque se siente poco valorada, o si te despiden de tu empleo porque haces tu trabajo con desgana y pesar, entonces esos puntos de inflexión fueron generados por ti. Ocurrieron a partir de una serie de pequeñas acciones que generaron un resultado a la larga.

El beneficio de los puntos de inflexión autogenerados

Tal vez no lo has notado, pero todos tenemos un enorme tesoro dentro de los puntos de inflexión autogenerados, porque tenemos control total sobre ellos.

Por ejemplo, puedes decidir hacer una renuncia voluntaria, si tu trabajo te está costando la salud y la felicidad. Puedes comenzar un nuevo camino, uno que este en sintonía con tu propósito de vida y te haga sentir verdadero orgullo.

Puedes elegir dejar esa relación toxica que has mantenido por años, pero que sabes no te beneficia en nada. Y no importa si trata de alguien de tu familia o de tu pareja actual. No puedes controlar lo que otras personas hacen, pero puedes elegir con quien gastas tus días en el mundo. La vida es corta para gastarla con gente que solo te causa emociones negativas.

Todo cambia cuando dices «basta»

Los puntos de inflexión a menudo surgen cuando las cosas se ponen de verdad complicadas. Cuando ya no puedes mantener una situación por más tiempo, y decides escuchar tu interior y cambiar.

Como te lo dije antes, a veces ser tolerante no es bueno, de hecho es lo mejor que podemos hacer ante ciertas acontecimientos y actos propios y ajenos.

No podrás evitar algunos puntos de inflexión; ocurrirán quieras o no. Pero la buena noticia es que puedes generar los puntos inflexión que tú quieras sin esperar demasiado a que las cosas se pongan más difíciles. Solo necesitas decir «¡basta!, no voy a soportar más esta situación y a partir de ahora voy a hacer que cambien las cosas»

Hazlo a voluntad y no esperes demasiado. Si sabes que algo parece inevitable, entonces permite que la vida fluya.

Recuerda que no estarás aquí eternamente, y si en este momento necesitas experimentar nuevos aires, entonces permítelo. Genera ese momento de inflexión en el área que lo necesitas.

Cambia tu futuro laboral, sentimental, tu salud física y psicológica… Pregúntate ¿Qué es aquello que anda mal y no me deja tranquila?

Piensa que cada decisión que tomes desde el corazón, te llevará a aventuras que no puedes siquiera imaginar ahora mismo. Y lo que hoy vives, en algún momento será parte del pasado. Por eso vive el ahora y presiona el interruptor llamado decisión que cambie tu destino para siempre.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Cuál es ese punto de inflexión que le dio un cambio radical a tu vida? ¿Cuál es el punto de inflexión que necesitas en este momento?

Nos leemos en los comentarios. 😉

Compartir en:

Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Hola, me parece muy interesante este post. he vivido 18 años con una persona (2 de novios y 16 de pareja), siento que me he perdido los mejores años de mi vida. Lo conocí antes de cumplir 22 años, ya tengo 40. Pienso que si me alejo no podré comenzar de nuevo por mi edad, pero la relación es toxica. Él constantemente está molestando a mis hijos y a mi persona por cualquier cosa. Todo le molesta. No deja que salga para ningun lado y si lo hago tengo que decirle para donde voy y realmente eso no me agrada para nada. Siento que quiere controlar mi vida y ya me harte de la situacion. Todos los dias se discute en casa, porque no callo ante los comentarios que él hace. Mis hijos son temerosos y tímidos, él constantemente dice cosas negativas hacia ellos, les ha perturbado su personalidad (mi hija de 14 y mi hijo de 16). Siento que podré lograrlo sola pero a veces temo lo que viene. Ya he pensado tambien en dejar mi trabajo para romper cualquier contacto con él. Por favor, no te pido que me digas qué hacer pero sí que por favor me orientes a tomar mi decisión. Gracias. Tania.

    1. Hola Tania.

      De acuerdo con lo que me comentas hay dos cosas que me gustaría sugerirte.

      Primero que nada debes hablar con tus hijos. Elige un día adecuado, y cuando tengas oportunidad de hablar solo con ellos a solas, platícales cómo te sientes y lo que te gustaría hacer.

      Afortunadamente ellos están grandes y podrán entender muy bien tu situación. Además por lo que me cuentas, no creo que ellos están en desacuerdo con mejorar las cosas. Te querrán ver bien, y si ellos tampoco la pasan muy bien dudo mucho que quieran seguir igual.

      La conversación con tus hijos es importante porque es necesario que los escuches, tomes en cuenta su opinión y lleguen a un acuerdo sobre lo que vas a hacer.

      Con esto no te estoy diciendo que ya debas separarte de tu pareja, pero sí que le tendrás que hacer saber que próximamente habrá cambios que serán para bien.

      Despues de hablar con tus hijos, en algún momento, cuando lo consideres más adecuado, por ejemplo un día en la mañana, dile a tu pareja que quieres platicar con él hoy por la tarde. Dile que es algo muy importante y necesitas tener ese tiempo para hablar ciertos temas y con bastante seriedad.

      Cuando llegue el momento, de forma serena y sin reclamos, platícale cómo te sientes, qué esperarías de su relación y qué es lo que les lastima (a ti y a tus hijos) de su manera de actuar.

      Si eres consciente de que tú también has tenido fallas o errores, díselos con toda la apertura y transparencia. De esta forma, él verá que no es un ataque, sino que es una conversación cuyo objetivo es llegar a un acuerdo para vivir mejor.

      Muestra interés en él y pregúntale qué siente, por qué se comporta de esa manera, y háblale sobre el daño que han recibido tú y tus hijos a lo largo del tiempo.

      Lleguen a un acuerdo. Establezcan reglas en casa que no se puede quebrantar por ningun miembro de la familia. Incluso háganlas por escrito y en grande, y péguenlas en una parte visible de la sala de estar.

      Por ejemplo, dos reglas pueden ser:
      • Está prohibido en esta casa agredir fisica o psicológicamente.
      • Está prohibido levantar la voz a gritar a los miembros de la familia.
      • Cualquier situacion se soluciona conversando y llegando a acuerdos.

      Dile que necesitas hacer un cambio en la forma en que estan lleva su vida, y que le pides por favor que traten de vivir mejor a partir de ahora en base a las nuevas reglas establecidas.

      Coméntale que estás dispuesta a poner todo de tu parte para que funcionen como familia y que si no lo logran, con mucho dolor tendrán que separarse.

      Háblale de manera decidida y segura de lo que dices, pero sin perder la tranquilidad y la serenidad.

      En caso de que él no quiera cooperar y no esté dispuesto a dar lo mejor de sí para vivir mejor, en paz y armonía, entonces creo que ya sabes lo que habrá que hacer…

      En caso de que acceda, entonces ahora será momento de hablar todos juntos (incluidos tus hijos) y dejar claras las nuevas reglas y los acuerdos para que nadie las rompa.

      Para esto, ya debes haber hablado con tus hijos sobre la posibilidad de separarse, ya que en dado caso que no pueda llegar a ningun acuerdo no tendrás otra opción..
      .
      Tania, espero te ayude de algo lo que te he comentado y deseo que todo fluya por el bien de todos. No es sano vivir de esa manera.

      Si quisieras platicar en algún momento sobre tu situación más en profundidad, no dudes en escribirme. Será un gusto conocerte y poder decirte algo más específico.

      Un abrazo.

      PD. Por cierto, no te preocupes por el tiempo que ha pasado. Lo mejor aún está por venir…

      [Artículo recomendado: Tus mejores años son ahora ¿Qué estás haciendo con ellos?]

  2. Sr. Celso Ucedo Aguayo, muy interesante los puntos de inflexión….no pensé que éste termino “INFLEXIÓN” contuviera tanta verdad, que está directamente relacionado con mi vida presente y mi futuro….tal vez
    QUIERO VIVIR UNA VIDA CON SENTIDO y no llorar internamente todos los días.

    1. Hola Celso.
      Me llena de alegría saber que te ha gustado, y sobre todo te ha hecho reflexionar de alguna manera.

      Si esto propicia un punto de inflexión en tu vida y te da pauta para un cambio para bien, entonces este post habrá cumplido su trabajo. 🙂

      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *