Cambia tu Vida

¿Y tú a quién admiras?, descubrirlo es tu gran oportunidad

A quién admiras

En el artículo anterior te conté sobre impacto que tiene en nuestra vida, aquellas personas, situaciones y pensamientos líderes que influyen en nosotros y nos hacen tomar decisiones. Hoy complementaremos ese articulo, contándote la razón de por qué aquellos a quién admiras pueden decirte mucho sobre ti mismo.

Te mostrare la diferencia entre seguidos y admirados, y te contaré sobre la estrecha conexión que tienes con aquellos a quienes admiras.

Realmente te sorprenderás de lo mucho que puedes mejorar tu vida observando detenidamente a esas personas dignas de tu admiración.

¿Ya tienes alguna idea?… vamos a ello. 🙂

Una chispa de entusiasmo en tu interior

A lo largo de mi vida he conocido a muchas personas que se han ganado mi admiración.

Son aquellas habilidades, conocimientos y/o comportamientos que no puedes evitar ignorar en alguien. Sientes emociones internas positivas y un entusiasmo que surge desde tu interior.

Cuando admiras, percibes algo que llama tu atención de forma innata;  aquella característica peculiar la consideras valiosa y brilla ante tus ojos.

Te aseguro que lo largo de tu vida has conocido a varias personas que has admirado; tal vez no completamente pero si en ciertas partes.

Ahora aquí viene la pregunta difícil: ¿Cuántas veces te has convertido, o has adoptado aquella característica que admiras?

Una gran diferencia y una gran ironía

Podemos admirar características de varias personas. Estas pueden ser por ejemplo:

  • Su simpatía.
  • La gran habilidad para comunicarse
  • Habilidad de escritura
  • Ser atrevido e intrépido
  • Ser auténtico sin importar lo que digan los demás
  • Excelente profesionista
  • Gran negociante
  • Buen deportista
  • Persona culta y educada
  • Gran madre/padre etc.

Sea cual sea aquello que admiramos ¿Por qué no siempre lo alcanzamos? ¿Por que ni siquiera hacemos el intento de que forme parte de nosotros?

Que gran ironía, en vez de seguir a aquellas personas que nos inspiran, y de las cuales sentimos una profunda admiración y respeto, seguimos a personas que ni siquiera nos motivan. Solemos convertirnos en seguidores por conveniencia. Tal vez porque su puesto de trabajo lo amerita, porque creemos que “no hay de otra“, porque tendremos un aumento el salario si le caemos bien, o simplemente porque estoy cómoda(o) en el lugar y circunstancias en la que me encuentro.

Aun así, tenemos un sentimiento de inconformidad que no nos deja tranquilos. Sabemos que en el fondo algo no hacemos bien.

Quiero que notes la gran diferencia entre seguir y admirar a alguien. No siempre aquellos a los que sigues son personas admirables. Se que suena increíble, pero así es.

Una necesidad de crecimiento personal

¿Por qué crees que admiras a ciertas personas?… Bien, te lo diré sin rodeos:

Porque tienen algo que necesitas, que debiera formar parte de ti para potenciar tu desarrollo y crecimiento.

Tu espíritu tiene la capacidad de ver aquello a lo que deberías aspirar, y esa es la clave.

Por eso admiras a ciertas personas. Tienen algo que brilla ante tus ojos. Es algo valioso para tu ser, que te impulsa a crecer y alcanzar tu máximo potencial.

Aquello que admiras debería forma parte de ti, pero por alguna razón, a lo largo de tu camino, has tomado otro rumbo y no haz alcanzado ese estado de grandeza.

Un ser superior

Debes ser fiel a ti mismo para alcanzar tu todo potencial y convertirte en ese ser superior al que puedes aspirar.

No puedes pretender poner pasión y entrega total en aquello que haces si lo aborreces  y no tienes una visión de futuro clara y motivante.

Tampoco puedes alcanzar tu potencial si sigues a personas que no son de tu admiración. Debes cuidar mucho a quién le sigues los pasos y a quién escuchas.

Aunque no eres consciente de ello, tu espíritu necesita que llegues a tu cima. Quiere que crezcas y te conviertas en la persona que siempre debiste ser.

En tu interior hay una versión “diamante” que sientes que eres, pero no logra salir al mundo. Depende de ti hacerla salir a la luz y expresarla.

¿Cómo lo sé?

Porque tienes personas que admiras, y cuando las encuentras en tu camino sientes una atracción difícil de ignorar. Tu corazón lo sabe aunque prefieras evitarlo y elijas seguir viviendo así; cómodo y conforme con tus circunstancias.

Quiero que pongas mucha atención a esto:

“Te atrae y admiras lo que en esencia es parte de ti”

Una competencia unipersonal

Debes tener claro que no es una competencia contra el mundo, es una competencia contra ti mismo.

Tú eres quién debe subir aquellos peldaños que te hagan mejor y alcanzar tu cima. No mi cima, ni la de tu jefe o tus vecinos, tu cima.

Y no hablo de dinero ni de posesiones, hablo de aquella persona en lo que te puedes convertir, porque tienes todo el potencial para hacerlo. Tu interior lo sabe, y por eso cuando encuentras esas características en alguien más, llama toda tu atención. Brilla porque es como oro para ti. Es una virtud a la cual necesitas aspirar por que la tienes dentro pero no has podido expresarla aún.

Aunque el mundo te diga que debes competir afuera, tu mayor lucha se da en tu interior. Debes competir contra ti misma(o) para sacar a luz y mostrar aquello que admiras en otros. Esa es la verdadera superación personal.

Te corresponde comenzar a moverte hacia tu ser superior. Y no estoy hablando de un concepto ilusorio que está totalmente fuera de la realidad. Hablo de algo que puede ser tangible, y que es la mejor versión posible a la que puedes aspirar mientras estás aquí, en este mundo.

En mi opinión esa es una de las obligaciones que tenemos como seres humanos; no conformarnos con vivir una vida a medias. No desaprovechar la oportunidad de vivir realmente y utilizar nuestra capacidad para convertirnos en lo mejor que podemos ser, haciendo algo por este mundo que nos haga sentir realmente orgullosos; algo así como un legado.

Aquellos a quién admiras, síguelos

Una de las formas en que podemos comenzar, es precisamente sabiendo exactamente qué es lo que encuentras atractivo de aquellos a quienes admiras, y empezar a caminar conscientemente hacia allá. Sin prisa pero sin pausa.

Es posible que a lo largo de tu vida hayas tenido muchas personas a las cuales admiraste, y las olvidaste con el tiempo. Es momento de recordarlas y hacer una lista de todas esas virtudes que son valiosas para ti.

Toma cada una de esas virtudes y trata de adoptarlas hasta que formen parte de lo que eres.

Vencete a ti mismo, vence tus miedos y tus limitaciones mentales.

Si tienes personas que admiras, es porque tu ser te pide en pequeños susurros, que te conviertas en eso que admiras, porque debería formar parte de ti, pero aún no lo expresas.

Apodérate de esas virtudes y empodérate.

Solo tienes esta oportunidad

No hay segunda oportunidad. Se te dio esta vida finita y un día terminará.

Quiero que seas consciente que no ocurrirá nada si no te desarrollas, no te preparas y nunca utilizas el gran potencial que tienes dentro. Nadie va a castigarte ni a juzgarte. La mayoría de personas en el mundo no saben qué hacer con su vida y no saben como vivir, así que no pienses en ello.

Solo imagina que llegas a una edad avanzada llena de arrepentimientos, con ganas de haber vivido más y mejor. Con deseos de haber hecho algo distinto con tu vida y nunca te atreviste. Solo miraste y admiraste a otros como alcanzaban lo que te hubiese gustado ser, hacer o tener.

Y no me malinterpretes, no hablo solo de cosas súper complejas. Habló también de cosas simples.  Como por ejemplo, puede ser en algún momento admiraste a alguien que tenía una gran forma física, pero nunca hiciste ni una sola abdominal. Tal vez te hubiese gustado correr 5 km sin agotarte, tal como lo hace tu atleta favorito y nunca lo intentaste. Puedes ser incluso que hubieras querido cambiar de profesión por otra que te apasionara igual que la que tienes ahora, pero no lo hiciste posible… no lo intentaste.

Afortunadamente aun no llega ese día dónde tienes que dejar tus más grandes sueños a un lado. No esperes a que sea demasiado tarde para comenzar.

Toma decisiones hoy, da un primer paso y cambia tu destino para siempre…

◊♦◊

¿Y tú a quién admiras?

Por favor, cuéntame 3 virtudes que admiras de otras personas y que estás dispuesta(o) y comprometida a trabajar ellas para hacerlas parte de ti en los próximos meses.

Nos leemos en los comentarios. Y si te ha gustado te invito a que lo compartas con tus amigos, al hacerlo, me permites crear más contenido como este y te esté muy agradecido. 🙂

¡Un abrazo!

Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Hola Maurino

    Como siempre un placer leerte, con un tema muy interesante..
    Déjame contarte un poco de las ultimas personas que admire en mi anterior empleo, cuando entre a esa empresa y conocí al jefe de mi jefe me quede impresionada con su forma de ser, buen líder, alta autoestima, inteligencia emocional,conocimiento, sobre todo en temas de Calidad que era el departamento del que yo era responsable, lo empece a admirar mucho y en repetidas ocasiones me dije quiero ser como el. Pasado el tiempo lo fui conociendo mejor y las cualidades que antes mencione siempre estuvieron presentes. Sin embargo empecé a conocer nuevas actitudes como por ejemplo: no respetar tu privacidad, a que me refiero entraba a las oficinas siempre a tu computadora a ver qué estabas haciendo, abría los cajones de tus gavetas, si llegabas tarde no te decía nada pero veía su reloj, de igual manera si salías temprano. En fin me pasaría horas escribiendo y sabes Maurino si bien es cierto que es importante ser puntual y responsable en tus labores no necesitas un espía y menos cuando eras una persona que da buenos resultados. Poco a poco la imagen de la persona que admire cayó. Al leer tu post me doy cuenta que es verdad y te lo comento porque a mí me pasó, yo admiraba al Director porque posee habilidades que en el fondo de mi siempre he querido tener y tú mencionas que hay que empezar a trabajar en ello, sin embargo no sé cómo empezar, tú me podrás dar alguna recomendación por favor. Agradezco mucho tu atención!!
    Saludos!!

    1. Hola Maria,
      Uff vaya pregunta que me haces, esto es como 2 o 3 Post pero tratare de ser breve 😀

      Sabes, me da mucho gusto que te encuentres lista para pasar a la acción. Tal vez ya te hayas dado cuenta que estamos tratando lo puntos de dolor y razones para hacer un cambio. 🙂 que bueno que ya estés lista para ir mas allá. 🙂

      Bien, aquellas personas a quienes admiramos son el resultados de una serie de comportamientos, creencias y hábitos que has desarrollando y que ahora forman parte de ellos. Los hacen obtener ciertos resultados.

      Todos tendemos a hacer cosas de forma automática cuando las hacemos por mucho tiempo, a esto le llamamos habito y las creencias nos ayudan a actuar con bases solidas para saber que estamos haciendo las cosas como “deben” ser. El peligro de esto radica en tener creencias falsas que parecen que nos ayudan a mejorar nuestra vida y cumplir con nuestros objetivos cuando lo único que hacen realmente es mantenernos estancados.

      En base a nuestras creencias actuamos y nos movemos por la vida. Cuando estos actos son repetitivos generan hábitos y cuando se hacen hábitos actuamos ya sin pensar, lo hacemos de forma automática.

      Existen creencias grupales que nos hacen actuar sin pensar, siguiendo lo que el conjunto hace. como por ejemplo llevar a los niños a la escuela. Las personas lo hacen de forma automática sin pensar en el fin y si pensar si realmente la escuela (tal como es ahora) es el mejor camino para lograr ese fin. Solo se hace porque es lo que debe de ser.

      Todas esas situaciones nos hacen actuar y tienen un gran impacto en lo que nos convertimos.

      Conocer las creencias y generar hábitos son dos de los pilares base para transforman nuestra vida y nos permiten obtener aquellas cualidades que admiramos en otros. No profundizare más aquí en el comentario. Por que se va a extender muchísimo. Pero te recomiendo que veas estas charlas TED que me gustan y pueden ayudarte a cambiar tu hábitos https://youtu.be/fE8y9V-XyWw y generar nuevas y buenas creencias https://youtu.be/2XBVZspru2A

      Y un consejo: Si quieres ser buena en algo el único secreto es: comenzar, hacer, equivocarte, re-intentar, equivocarte y volver a intentar, la veces que sean necesarias. Practicar, practicar y practicar… esa es la clave.

      Un Abrazo :).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *