Expande tu mente

Si quieres ser realmente feliz, necesitas saber esto

quiero ser feliz y no puedo

La mayoría de personas comenten un gran error cuando buscan ser felices y tratan de conseguir lo más valioso en sus vidas. Y peor aún, se hacen creer asi mismas que la felicidad es algo que solo unos cuantos pueden disfrutar: Posiblemente es algo reservado para cuando tengan mucho dinero, para cuando vivan viajando o cuando estén casados con la pareja de sus sueños…

Como te lo dije antes, cometer un error no es malo. Sin embargo, cuando se trata del tiempo y del hecho de que tenemos una vida finita, perseguir ciegamente una escena perfecta puede llegar a ser lo peor que podemos hacer en la vida.

La mayoría cree que necesitan esperar hasta lograr sus objetivos y conseguir lo que quieren para ser felices.

Están convencidos de que por fin podrán disfrutar de la vida cuando…

  • Logren obtener el anhelado título universitario.
  • Cuando se casen con la pareja perfecta.
  • Al encontrar el trabajo de sus sueños.
  • Cuando tengan el automóvil que vieron en televisión.

La mayoría cree que cuando llegue ese día, por fin comenzarán a disfrutar de la vida y dejarán de trabajar duro. Mientras ese momento llega, estarán insatisfechos y vivirán infelices. Creen que simplemente no merecen la felicidad hasta que ese ansiado día llegue.

Vivirán siempre mirando el futuro. Nunca mirando a su alrededor ni disfrutando el viaje.  Perdiéndose de todas las maravillas que los rodean a cada instante y que los han acompañado siempre.

[Artículo recomendado: Vive hoy, en el momento presente]

Tú puedes ser feliz ahora

Hace varios años yo formaba parte de esa mayoría de la que te hablo. Estaba tan concentrado en llegar a donde quería (o a donde “debería”), que simplemente perdí de vista lo que ya tenía.

De alguna forma y en algún momento, me convencí a mí mismo de que tenía que dejar todo en espera hasta que logrará lo que quería.

Creía ilusamente que mi vida estaría completa una vez que llegará a la “cima” y obtuviera esto o aquello. En otras palabras, creía que la felicidad estaría al final del camino.

[Artículo recomendado: Para ser realmente feliz necesitas algo más que solo placer y comodidades]

Un fuerte vacío interior

Seguí retrasando mi felicidad. Nunca me sentí realmente satisfecho. Todo lo que sentí fue este vacío interior que trataba de ignorar concentrándome en las cosas “importantes”.

Mi vida estaba pasando y no estaba disfrutando de ella. Era como tener los ojos vendado. Tratando de ser el mejor, concentrado en obtener reconocimiento. Pasando horas tratando de hacer lo que se esperaba de mí, olvidándome por completo de escuchar a mi mismo y ser quien realmente era en el interior. 

Siempre buscando algo más para sentirme completo y sentir que estoy haciendo lo “correcto” ante los ojos de los que me rodean.

Comencé a perderme todas las cosas buenas que ya tenía mi vida y a demeritar lo que ya había logrado.

Mis ojos estaban tan enfocados en ver el futuro, que no alcanzaba a apreciar las cosas bellas que mi vida ya tenía y había tenido desde siempre.

[Artículo recomendado: El mundo es como lo eliges ver, aquello en lo que te enfocas persiste]

Aun así, tuve la suerte de despertar. Darme cuenta de que estaba en un camino que no era para mí y haciendo las cosas mal.

Fue entonces cuando finalmente entendí que la felicidad está en los pequeños detalles que hay cada día. Hasta en aquellos más ordinarios.

Me di cuenta que la felicidad debe provenir de nuestro interior, y no de lograr algo en específico.

Maurino ¿Dices que tener metas no es importante?

Por su puesto que lo es. Las metas le dan parte del sentido a nuestros días. De hecho, es uno de los 7 pilares para una vida plena, feliz y satisfactoria. Sin embargo, es más importante saber disfrutar el viaje mientras te mueves hacia tus metas. Pero no cualquier metas, se trata de tener unos objetivos congruentes y alineados con quien realmente eres y con lo que necesitas para estar bien.

Las metas nos permiten darle sentido y satisfacción a nuestros dias, y forman parte vital en nuestra vida. Sin embargo, nuestra felicidad no es algo que deba depender depender exclusivamente de ellas.

Debes aprender a disfrutar y agradecer por las cosas que ya tienes: Agradecer por tu familia, por tus alimentos, por tener salud, e incluso por haber podido respirar aire fresco este día.

[Artículo recomendado: Agradece la oportunidad de estar aquí y ahora]

Quiero ser feliz y YO puedo

Debemos comprender que no tenemos que retrasar nuestra felicidad hasta conseguir lo que queremos, ya que lo que amamos ya lo tenemos con nosotros.

Continua tu trayecto por el camino que es correcto para ti, pero mientras lo haces, mira a tu alrededor cada día, ya que ahí es donde reside la verdadera felicidad.

Hace algunos años, cuando llegué a esta simple pero poderosa conclusión, fue cuando realmente comencé a disfrutar de la vida.

Empecé a apreciar lo que ya tenía. Esas pequeñas cosas que disfrutaba cuando era pequeño, y que en algún momento perdí de vista. Fue entonces cuando me sentí completo y aprendí a encontrar la felicidad hoy.

[Artículo recomendado: Te vas a morir, tu vida es ahora]

Me gustará que tú también lo hagas. Si quieres ser feliz y sientes que no puedes o que algo te falta, me gustaría ayudarte.

Si has conectado con lo que te contado y te gustaría charlar en algún momento, entonces escríbeme. Cuéntame un poco tu situación y me pondré en contacto contigo en breve. 🙂

Por otro lado, si te ha gustado el artículo, te invito a que lo compartas con tus amigos, o con aquella persona que crees que le puede servir. De esta forma me impulsas para seguir creando más contenidos como este, y te estaré muy agradecido.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Por qué crees que no puedes ser feliz? Te leo en los comentarios. 🙂

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *