Recibe Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida”.

Cómo cambiar de profesión a los 30, 40, 50 años y más

Compartir en:
Cómo cambiar de profesión o carrera a los 30, 35, 40, 50 años o más.

¿Es demasiado tarde para cambiar de profesión a los 35, 40, 50 años o más? La respuesta es ¡NO! Querer hacer un cambio profesional a mediana edad es algo normal y muy natural hoy en día. Sobre todo para aquellos con múltiples intereses, talentos, pasiones y deseos. Cambiar de profesión es completamente factible y de hecho muy necesario en estos tiempos.

A pesar de ello, muchas personas creen y temen ser demasiado mayores para comenzar, o migrar a una nueva profesión u oficio. Les preocupa sentirse ridículos o ilusos por tener que volver a la escuela a estudiar algo diferente, iniciar un negocio y dejarlo todo por seguir su verdadera pasión y/o su verdadero sueño.

Si llegaste aquí es posible que sientas así, y te preguntas si de verdad tiene sentido y vale la pena alterar la dirección de tu vida y la de las personas que amas a estas alturas cuando crees que es demasiado tarde para comenzar algo nuevo y diferente.

Si has soñado con hacer un cambio de carrera o profesión, y sientes en tu interior que debes y necesitas hacer algo diferente pero crees que la edad es un factor en contra. A continuación te daré 3 claves y algunos datos muy reveladores que te darán el impulso que necesitas para realizar un cambio profesional exitoso a mediana edad.

¡Ya sea que tengas 30, 35, 40, 50, 60 años o más! No importa… no te vas a quedar con las ganas, ni dejarás que pasen más años haciendo lo mismo una y otra vez, siendo infeliz por el resto de tus días ¡Eso no va a pasar!… no vas a desperdiciar tu vida de esa manera.

No tiene caso vivir inconforme e insatisfecho, y llegar a una edad realmente avanzada lleno de arrepentimientos por no haberlo intentado y no hacer lo que tu corazón te decía.

[Artículo recomendado: Escucha tu corazón y sigue tu intuición que no vas a equivocarte]

Dicho esto, ahora vamos por esas claves… 🙂

Clave #1: Deja de pensar que es demasiado tarde o que estás demasiado viejo

Dejemos una cosa en claro: a nadie le importa la edad que tienes más que ti. Es verdad, la edad y la vejez es algo que sucede, pero tienes que tomar el control sobre tus creencias. En especial aquellas que se refieren a envejecer, ya que éstas manejan en gran medida tus acciones y tus resultados.

Pregúntate: ¿Mis creencias y acciones están respaldando o perjudicando mis deseos y aspiraciones? Puede que no te des cuenta, pero cada creencia genera un resultado o una consecuencia en tu vida.

Miras el mundo en base a las creencias que radican en tu mente y generan el autoconcepto y la autoimagen que tienes de ti en este momento. Si te sientes viejo entonces así será, y por lo tanto actuarás acorde con lo que crees que hace (o debería hacer) alguien de tu edad.

Hay personas con 60, 70 u 80 años que están llenas de energía y ganas de disfrutar el mundo. No tienen esos bloqueos mentales que les impidan ir por lo que quieren. Solo van por ello y punto. No le preguntan a nadie si pueden o no hacerlo. Tampoco esperan que alguien los respalde, les dé ánimos o palabras de aliento, mucho menos les importa lo que pueda pensar o decir la gente a sus espaladas.

Aquí lo importante es la mentalidad que tienes. Observa la manera en cómo estás mirando tu situación. Mira la oportunidad que tienes de perseguir tus sueños por más grandes que estos sean, sabiendo que la vida solo es una; finita e irremplazable.

Puedes dirigirte por un camino alineado con tus valores, intereses, deseos y hacia un nuevo propósito de vida.

Datos que cambiarán tu perspectiva sobre la edad laboral

Puedes creer que la vida es corta, pero déjame decirte que hace tan solo 200 años las personas llegaban a la gloriosa edad de 40. Aquellos que alcanzaban esa edad se podían considera realmente afortunados.

En esos tiempos NO había medicinas, servicios de salud, hospitales ni investigación científica y tecnológica, y por lo tanto, muchísimas enfermedades que ahora son tratables con una pastilla que compras en la farmacia de la esquina, eran mortales en aquel entonces.

Ahora dime ¿Crees que en ese tiempo aquellas personas estaban pensando en cambiar de profesión? ¡Claro que no! En ese tiempo la vida era realmente corta y muy austera. En la mayoría de casos ni siquiera alcanzaban a ver crecer a sus hijos, mucho menos les daba tiempo de aburrirse de sus profesiones o actividades laborales.

Las personas que vivieron en siglos pasados no tenían problemas de insatisfacción laboral. No tenían que preocuparse por saber que hacer con su vida y ni siquiera se les ocurría la idea de cambiar de profesión; NO les alcanzaba la vida para aburrirse o para pensar lo que harían en 20 años en el futuro… sinceramente creo que vivimos en la mejor época de la historia humana ¿O tu qué opinas?

Con el incremento de la esperanza de vida, la edad laboral promedio se está elevando cada vez más. Las personas se están retirando más tarde de sus actividades profesionales.

De hecho, un estudio demuestra que la fuerza laboral de las personas con más de 55 años, se está incrementando. Y aunque este es un estudio realizado para los Estados Unidos, nos da un claro indicio de lo que está ocurriendo raíz del incremento de la esperanza y la calidad de vida en todo el mundo.

Si esto no te parece suficiente, permíteme decirte que una investigación realizada por el “Global Entrepreneurship Monitor muestra que durante la última década, las personas con más de 55 años tienen la tasa más alta de actividad global en la creación de empresas a diferencia de años anteriores.

Entonces te pregunto ¿Crees que esas personas con 60 o 70 años que están creando aquel negocio que siempre soñaron, están pensando en retirarse? ¿Acaso crees que para ellas trabajar es un martirio? Claro que no. Tienen sueños y motivos que los impulsan a hacer algo con sus vidas. Algo que los haga sentir orgullosos y satisfechos por haber aprovechado sus mejores años creando y contribuyendo en aquello que querían y necesitaban hacer, ¡Ahí está la clave!

Para ellos, la edad no es un impedimento o una excusa para seguirse moviendo y mantenerse activos. Posiblemente muchos de ellos son conscientes de que vivir es una oportunidad única e irremplazable y la quieren aprovechar al máximo. Tal vez no quieren el retiro; quieren sentirse productivos y mantener sus sueños vivos y renovados.

Además, contrario a lo que muchos piensan, hay muchas investigaciones que demuestran que nuestros cerebros y funciones intelectuales realmente pueden mejorar a medida que envejecemos.

Por ejemplo, con la madures experimentamos:

  • Una mejor y más sabia toma de decisiones.
  • Mejoramos nuestro razonamiento, planificación y comunicación.
  • Tenemos más rápida resolución de problemas.
  • Mejora nuestra comprensión y simplificación de ideas complejas.

Es un mito la idea de que las personas son menos creativas e innovadoras a medida que envejecen. Los humanos son creativos a cualquier edad. De hecho hay muchos hombres y mujeres inspiradores que son prueba de ello. Para ellos no fue demasiado tarde para comenzar un nuevo proyecto o poner en marcha una nueva idea.

Clave #2: Aprende a venderte y promocionarte

Una vez que tienes la mentalidad correcta, debes aprender a promocionarte, venderte y darte a conocer en tu nueva profesión, negocio u oficio.

Recuerda que no estás comenzando desde cero. Tienes mucha experiencia, conocimiento y sabiduría que te han dejado los años y te pueden ayudar a prosperar en una nueva carrera.

[Artículo recomendado: La 5 etapas de la vida profesional ¿En cuál estás tú?]

Si aún no tienes claro a qué tipo de conocimiento y sabiduría me refiero, entonces toma un momento y escribe en una libreta o bloc de notas:

  • Tus habilidades transferibles: Aquellas habilidades y conocimientos que tienes y te pueden ayudar a emprender el nuevo camino que tienes en mente.
  • Lecciones de vida: Aquellas lecciones que has aprendido a base de intentar, probar y cometer errores.
  • Cualidades y características personales: Aquí puedes incluir todas aquellas cosas que te caracterizan. Esas cualidades personales que te hacen único y diferente al resto.

Nada de lo que viviste en el pasado fue un desperdicio. Cada actividad, trabajo, experiencia y cada revés, te proporcionaron una poderosa lección o habilidad que podrás utilizar a tu favor.

No estás perdiendo o desperdiciando tu conocimiento, sabiduría y experiencia, solo estás canalizándola en una nueva dirección y con una objetivo renovado.

Lo que va a marcar la mayor diferencia ahora que quieres abordar una nueva profesión es, qué tan bien te puedes empaquetar, comercializar y venderte a un cliente o empleador.

Puedes ser el mejor estratega deportivo, conductor, escritor o artesano del mundo, pero nadie lo sabrá si no te atreves y no aprendes a comunicar lo que vales y puedes hacer.

Puedes apoyarte de técnicas de marketing para darte a conocer, hacer crecer tu negocio, cubrir tus gastos y aprovechar tus intereses, deseos y pasiones que te permitan tener un impacto positivo en la vida de muchas personas. Además, el mundo digital es una gran puerta de entrada que puedes utilizar a tu favor para que te conozcan en tu nuevo campo de trabajo y conseguir clientes.

Si sientes dentro que existe un camino que le puede dar a tu vida mayor significado, entonces sigue tu intuición, que no vas a equivocarte.

Ya sea que estés comenzando tu propio negocio u obteniendo un trabajo en una nueva industria, el marketing será esencial para que tu cambio profesional a mediana edad tenga éxito, así que invierte en ti mismo y comienza a formarte.

Clave #3: Orienta todo hacia la acción

Cambiar de profesión a los 30, 40 o 50 puede ser aterrador e incluso desalentador, ya que muy pocas personas son las que se atreven a hacerlo. Pero ten en cuenta que aquellas personas no se atreven por miedo y no conocen todo lo que te he contado.

Puedes soñar despierto y seguir imaginando lo que puede ocurrir si te atreves a dar el salto. Pero debes tener muy presente, que lo único que puede generar un cambio que te acerque a lo que quieres, eres tú misma(o) a través de tus acciones.

Es válido pensar, soñar, e imaginar cosas buenas, después de todo es el punto de partida para grandes logros. Sin embargo, debes tener en cuenta que lo que no pasa a la acción no se materializa en mundo real. Es por eso tomar acción debe ser tu enfoque primario.

Resístete al impulso de pensar demasiado. La claridad proviene de un deseo genuino, de la firme decisión, de la acción y del compromiso. No obtendrás claridad solo pensando e imaginando con las manos cruzadas. Saber «algo» no cambia tu vida, hacer «algo» si lo hace.

Concéntrate en dar pequeños pasos cada día hacia tu nueva profesión, negocio u oficio. No es necesario que conozcas todos los pasos de antemano, solo necesitas concentrarte en lo que es requerido en este momento para dar un pequeño primer paso… el más sencillo posible.

No temas comenzar en pequeño. Grandes creaciones han comenzado con simples pequeños pasos dados con fe, constancia, confianza y convicción.

Cada vez que te sientas abrumado, detente y pregúntate: “¿Cuál es el siguiente paso correcto aquí?” La respuesta puede ser tan simple como:

  • Tomar un respiro y salir un momento a caminar.
  • Contactar a 3 prospectos y ofrecer tus servicios a cambio de un testimonio.
  • Crear tu web mínima viable para ofrecer tus servicios profesionales por internet.
  • Incluso el siguiente paso puede ser crear tus primeros 20 deliciosos panecillos con tu receta secreta, e ir a ofrecerlos en forma de pequeñas pruebas gratuitas a cambio de completar una pequeña encuesta acerca de tu producto.

Piensa que siempre habrá un paso pequeño y tangible que puedes dar para avanzar en tu nueva carrera o profesión, y es a base es esos simples pasos que lograrás recorrer kilómetros y tener grandes éxitos a lo largo del tiempo.

◊♦◊

Ahora me encantaría saber de ti. Si atienes en mente hacer un cambio profesional pero no te has atrevido, tienes miedos y barreras mentales que necesitas derribar, te invito a que nos cuentes tu situación y nos digas ¿Cuál es el mayor obstáculo que encuentras en este momento para realizar esa transición profesional?

Deja de pensar por un momento en lo que temes perder y piensa en todo lo que tienes por ganar. No aplaces lo que realmente quieres en la vida, ya que no sabemos hasta cuando estaremos en este mundo. Así que no te contengas y sigue tu corazón por encima de todo.

Si alguna vez realizaste un cambio de profesión, cuéntanos cuál fue la lección más importante que aprendiste en el proceso.

Miles de personas vienen aquí para obtener aliento, información e inspiración para descubrir qué hacer con su vida y encontrar el camino correcto. Tu historia puede ser justo lo que alguien necesita para ver tu situación desde una nueva perspectiva. Te invito a compartir tus pensamientos e ideas directamente en los comentarios.

¡Un brazo! 🙂

PD. Sí ahora mismo estás en una etapa donde necesitas un cambio profesional pero no sabes qué hacer, qué elegir o qué camino tomar en esta etapa. Te invito a descargar mi ebook “Encuentra tu Rumbo”.

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 comentarios

    1. Hola Rous.
      Ahora tienes algo que inspira y te motiva y es un gran paso que has dado. Es posible que llegues a sentir miedo pero eso solo significará que estás en un proceso de exploración, crecimiento y descubrimiento, tanto personal como profesional.
      Te deseo de corazón que todo vaya muy bien y tu diseños tengan mucho éxito. 🙂

  1. Hola Maurino, excelente este articulo ya que me brindó la oportunidad de entender como cambiar de profesión, y no sentir remordimiento por ello. Por muchos años ejercí funciones de gerencia en empresas de IT, actividad que ya me aburre y no me motiva. En cambio, el mundo de la programador web me parece fascinante porque allí puedo expresar mi creatividad sin limitaciones. Amigos y familiares que le he comentado de cambiar de carrera, me han indicado que soy muy viejo(52 años) para asumir retos que si estoy loco. Sin embargo me gusta programar y he realizado pequeñas aplicaciones, pero no la he mostrado a nadie por vergüenza o temor a la crítica.
    A partir de ahora realizaré los cambios de creencias que recomiendas, y afrontaré este nuevo reto para darme a conocer.
    Gracias por esa información

    1. Hola Alexander.

      Si pudiera darte un consejo ahora mismo sería que, a partir de ahora, reservaras tus planes, o lo que tienes pensado hacer, exclusivamente para tí y para las personas realmente cercanas, como tu pareja e hijos.

      Y no me refiero a evitar expresarte aquí en el blog; para eso es este espacio. Hablo más que nada de evitar comentar tus planes a futuro con las personas de tu entorno cercano.

      Es muy habitual que la gente a nuestro alrededor haga comentarios pesimistas que, lejos de impulsarnos, nos roban el ánimo y el entusiasmo.

      Por eso es mejor reservarse los planes y darlos a conocer cuando ya sea inevitable; es decir, cuando hayas dado tus primeros pasos y el proyecto ya esté en marcha.

      [Artículo recomendado: Qué hacer en un mundo de negativos y pesimistas]

      Toma en cuenta que la mayoría de personas hablan tomando como referencia sus creencias. Es por ello que debes tener mucho cuidado con aquellas personas a las que decides escuchar.

      A tu edad es completamente factible hacer un cambio de carrera, pero mucho depende de lo que tu creas. Es por eso que te pido que no escuches a aquellos que tratan de afligirte o reducir tus intenciones.

      [Artículo recomendado: ¿Ya estoy muy viejo para esto?]

      Un día sí podría ser demasiado tarde para comenzar, pero no ahora… no durante los próximos años.

      Si sientes que aún tienes mucho para dar, entonces así es. Que nadie te haga creer lo contrario.

      Piensa cómo quieres pasar los próximos diez años y a dónde quieres llegar cuando terminen. Te aseguro que en una década la vida puede traerte muchas bendiciones, experiencias y recompensas que ahora ni siquiera puedes imaginar.

      No obstante, lo más importante es comenzar a moverte hoy, y no dejar que pase mucho más tiempo.

      [Artículo recomendado: Las personas sobreestiman lo que pueden conseguir en un año y subestiman lo que pueden lograr en una década]

      Muestra tus aplicaciones a quien de verdad las valora. Si las muestras a tus amigos o familia, seguramente ellos no serán tu cliente final; es decir, no son las personas para quien se creó ese producto. Por lo tanto, seguramente no lo encontrarán atractivo y más que apoyarte, te quitarán los ánimos.

      Muestra tus creaciones a quien sabes que las necesita, y seguro que será otra historia. 🙂

      ¡Un abrazo!