Cómo dejar de hablar mal de las personas y qué hacer si hablan a mis espaldas

Compartir en:

Qué hacer si hablan a mis espaldas y como evitar hablar mal de las personas

Puede parecer que hablar mal de las personas no es algo negativo, incluso podríamos pensar es parte de socializar, tener puntos de conversación y le da un toque picante a las pláticas que tenemos. Sin embargo, si eres alguien que acostumbra hablar mal de las personas a sus espaladas o alguien está hablando mal de ti, entonces este artículo es para ti.

Te contare la razones por las cuales no deberías preocuparte por lo que la gente piensa o dice, de hecho veremos que es algo positivo.

Por otro lado, si eres una persona que suele hablar mal de los demás, entonces esto también es para ti.

¿Por qué hablar mal de la gente es contraproducente?

Hablar mal de la gente y a sus espaldas, es más dañino de lo que parece.

Por ejemplo, imaginemos a una persona que está hablando mal de ti, preguntémonos ¿Por qué lo hace?…

Podrías decirme que es porque tal vez no le caes muy bien, o porque algo que hiciste no le gustó, sin embargo, si lo piensas detenidamente, antes de todo eso, la primera razón por la que una persona habla mal de otra y a sus espaldas es porque no tiene otra cosa que hacer. Sé que suena duro pero es que es así y tengo que decirlo.

Usualmente aquellos que hablan de otras personas son aquello que tienen mucho tiempo libre. Son personas que no tienen algo en que concentrar su mente y utilizan su valioso tiempo de vida hablando de otros; de lo que hacen (y no hacen), de lo que dicen, cómo actúan, cómo visten o cómo esta su vida

Cuando no tienes nada que hacer; es decir, no tienes objetivos, retos, ni proyectos que lograr, te concentras en cualquier tema que se te atraviesa por casualidad, es decir eres alguien reactivo.

Si no tienes nada mejor en qué enfocarte, te colocas a la expectativa de lo que sucede, o de lo que dice o hace otra gente, en vez de actuar con intención y conciencia hacia tu bienestar personal.

Cuando tienes ideas, retos y proyectos que lograr, no tienes tiempo para gastarlo en cosas que no te llevan a ninguna parte. Hablar de la gente es una de esas cosas, ya que carece de sentido, porque no te hacen ser mejor, ni mejora tu vida de ninguna forma.

Entonces ¿Para qué gastar tu valioso tiempo y tu mente tan asombrosa en temas tan banales e intrascendentes? ¿No crees que es un desperdicio?

Lo malo que encuentras en la gente es tu reflejo

Cuando hablamos mal de alguien, no estamos manchando la imagen de aquella persona, en realidad estamos manchando nuestra propia imagen. Eso es algo que muy pocas personas logran comprender.

Cada palabra negativa pronunciada es en realidad un reflejo que lo que somos, creemos o pensamos.

Si algo no te gusta de alguien, es porque algo de eso eres o tienes. Es como tu espejo.

Lo que te afecta o te cae mal en alguien, es porque dentro de tu subconsciente tienes algo de eso que no te deja tranquilo. Por eso le das tanta importancia, ya que si no fuese tan importante, no gastarías ni un segundo en el tema, y te enfocarías en aquello que de verdad enriquece tu vida.

¿Cómo evitar o dejar de hablar mal de los demás?

Después de esto, creo que ya tendrás una idea de lo que hay que hacer si tiendes a hablar mal de la gente. Simplemente necesitas dejar en segundo término lo que hacen o dicen los demás.

Todo lo que escuches o te enteres de la vida de la gente, incluidos personajes famosos, no te sirve de nada, porque no hace mejor tu vida de ninguna forma. Considéralo como algo irrelevante, y mantén el foco en tu proyecto de vida.

Piensa que cada persona decide aquello que va hacer a cada instante. Entonces, si alguien decide actuar de cierta forma o decir cualquier cosa que se le ocurra, esa no debe ser una razón para que tú actúes en consecuencia.

Es como si estuvieses esperando a que los demás hagan algo, y hasta ese entonces vas a reaccionar para dar tu punto de vista….

Dime ¿Para qué quieres dar tu comentario acerca de lo que hacen o dicen otros? ¿Eso en qué te beneficia? ¿No crees que es una pérdida completa de tu tiempo?

Mejor conviértete en la persona que toma acción, y si alguien por ahí (que no tiene nada mejor que hacer) está atenta a tus movimientos, entonces permíteselo. Aquella persona te da demasiada importancia y por eso no puede evitar comentar acerca de lo que estás haciendo.

Date cuenta que es muy diferente ser la persona de la que otros hablan porque haces “cosas”, que ser la persona que habla de otros porque no tiene otra cosa en que pensar, o no hace nada de su vida.

Elige ser la persona que tiene ideas, y proyectos en marcha. Sé la Doer de la que todos hablan, en vez de ser aquella que solo gasta su tiempo en hablar acerca de lo que otros hacen mientras los ves progresar.

Elige ser la persona que camina, y no la que ve caminar a otros y habla acerca de sus pasos

Las personas hablan mal de mí a mis espaldas ¿Qué hago?

Como lo he comentado en artículos anteriores, todos somos libres de hacer lo que queramos o necesitemos hacer. Si alguien decide actuar de cierta manera, ese no debe ser motivo para que tú reacciones, ni para que te opongas o comiences a dar tu comentario sobre lo que tú crees correcto o incorrecto.

Es más, si alguien habla de ti, entonces tampoco tienes que preocuparte o defenderte; no tienes que lidiar con ellos, ¡no lo necesitas!

Piensa que para esa persona eres importante en su vida; eres influyente, y significa que algo estás haciendo que le causa ruido, y es por eso está alerta a lo que haces.

No gastes tu tiempo en reaccionar ante los estímulos de los demás. Mantén el enfoque en aquello que más vale en tu vida; en lo que si te genera recompensas espirituales, sentimentales y materiales, y no en personas que solo serán distractores en la consecución de tus metas.

Permite que los que hablan de ti, hagan lo que necesiten hacer. Mientras respeten tu integridad física, olvídate de callar bocas o de tratar de cambiar opiniones para agradarlos. No lo necesitas. Nada de eso hará mejor tu vida.

Simplemente resérvate a continuar tu camino y disfrutar el presente. Minimiza en tu interior las voces de las personas que no tienen nada bueno que aportar. No las consideres, no las escuches. Lo que piensen, o no piensen de ti da igual.

Solo tienes una vida; no la desgastes en cosas que no te llevan a nada. Piensa que tal vez esas personas aún no tienen el crecimiento personal que tú tienes. Ellos aún no conocen lo que tú sabes; entiéndelos y sigue avanzando. Posiblemente en algún momento ellos comprendan porque lo haces.

Canaliza tu energía hacia lo que de verdad importa y tiene sentido

Ahora tienes unas buenas razones para dejar atrás ese mal hábito.

Cuando estés tentado a hablar mal de otras personas, evítalo a toda costa. No pierdas tu tiempo en temas triviales.

Si te preguntan tu opinión sobre alguien, resérvate a dar unos puntos de vista genéricos e imparciales, y cambia de tema. En vez de hablar mal de los demás, mejor habla de todas esas ideas que pondrás en marcha, de proyectos en los que estás trabajando. Muestra tus sentimientos y formas de pensar y no le des demasiada importancia a lo que hace la gente.

Crea una experiencia positiva y enriquecedora cuando conversas con la gente. Algo que te deje con un buen sabor de boca, y no con miedo a que alguien vaya y cuente todo lo malo y negativo que andas diciendo.

En todo caso, si vas a hablar de alguien, entonces asegúrate de que sean cosas positivas y que aportan; habla de sus habilidades, de sus talentos, de su carisma, del soporte y de toda la ayuda que has recibido de su parte…

Habla lo mejor que puedas y se impecable con tu palabras. Si lo haces, pronto verás que todos tienen cosas buenas y rescatables. Y si por alguna razón, te das cuenta que no tienes nada bueno que decir de alguien, será mejor que guardes silencio, ya que una persona que no habla mal de otra, en realidad está hablando bien de sí misma.

Demuestra tu educación, tu calidad como persona, tus valores, tu integridad y tu capacidad para ver lo positivo en la gente.

Si evitas conversaciones que solo pretenden ensuciar la imagen de alguien, estarás creando sin pretenderlo una imagen impecable ante los ojos de los demás.

Del mismo modo, si alguien habla de ti, permite que lo hagan. Son simples palabras acerca de lo que ellos creen sobre ti, y no de lo que eres en realidad. Así que por favor, no te preocupes más de la cuenta.

Si lo piensas detenidamente, sería más preocupante que la gente no hablara de ti, porque significa que no importas, que no haces nada, que pasas inadvertido, o que lo que haces o dices es intrascendente.

Que la gente hable de ti, es un incidió de que te estás moviendo, y eso es mucho mejor que permanecer inmóvil y desperdiciar tu vida haciendo cualquier cosa sin sentido, como hablar de la gente.

Cuando la gente habla de ti y están a la expectativa de tus movimientos, entonces sabrás que estás avanzando. Estás haciendo ruido y por eso te están volteando a ver, porque has robado su atención sin pretenderlo, y eso no es algo negativo.

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Qué te ha parecido? ¿Cuál es tu opinión acerca de hablar mal de las persona y a sus espaldas? ¿Qué opinas de la gente que lo hace y disfruta hacerlo?

Nos leemos en los comentarios. 😉

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *