No viniste al mundo solo a ser feliz

Compartir en:

No solo vinimos a ser felices, también a hacer felices a los demás

Vinimos al mundo a ser felices… es algo en lo que están de acuerdo muchas personas hoy en día. Puedes escuchar cosas como: “Tu objetivo y propósito en la vida es ser feliz”, “Estás aquí para ser feliz”, “Vivimos para ser felices así que no te distraigas”… Son varias frases que nos impulsan a buscar la tan ansiada felicidad.

Incluso a veces llega a parecer una utopía; llegar a ese momento tan anhelado, y perseguirlo sin cesar para lograr el propósito de nuestra vida.

Es por eso que en este artículo te voy a contar las razones por las cuales la frase “viniste a ser feliz a este mundo” está incompleta… bueno en realidad puede ser completa siempre y cuando lo mires desde la perspectiva que veremos a continuación.

Una búsqueda insaciable de felicidad

Frases como las que te he mencionado, lo único que hacen es confundir a la gente. La mayoría llega a creer que la felicidad es algo que deben, pueden, o necesitan alcanzar.

Como si fuera un objetivo máximo o un trofeo al pudieran aspirar, y que cuando llegue ese momento “cúspide” por fin podrán ser felices hasta la eternidad.

Muchos siguen ciegamente una escena ideal. Buscan la vida perfecta con la promesa de que cuando esta lleguen a ella vivirán felices para siempre… Hollywood nos ha sabido implantar muy bien esa idea.

La mayoría busca a toda costa ser feliz; sin darse cuenta que la felicidad reside dentro de cada uno de nosotros.

Es como si fuéramos persiguiendo algo que siempre nos está acompañándonos pero preferimos ignorar y en vez de ello buscarlo en cosas externas.

¿Estás aquí solo para ser feliz?

Puedes tratar de satisfacerte todo lo que puedas, consumiendo todo lo que el mundo tiene para ofrecerte pero aún te faltará un componente para la felicidad.

Tarde o temprano tu espíritu necesitará algo más. Querrás hacer con tu vida algo más que solo vivir para ti y para tus intereses, y ese es el componente faltante que muchos no considera cuando quieren ser felices de verdad.

No solo vinimos a este mundo a ser felices, también a hacer a felices a otros

De qué sirve que busques y recibas todo tipo de satisfacciones, consumos, y diversiones, si cuando dejes este mundo solo dejaras un montón de basura y desechos ¿Acaso es lo único a lo que podemos aspirar? ¿Para eso llegamos al mundo?

Por supuesto que no. Somos seres humanos y eso nos da la capacidad de actuar con intención y conciencia. Podemos hacer algo más que solo nacer, consumir, reproducirnos y morir. Podemos ayudar, aportar y contribuir de alguna u otra forma.

Pregúntate ¿Qué puedes hacer con tu vida para ayudar a otros? Cuándo dejes este mundo, ¿De qué manera habrás contribuido al bien y a la felicidad de otros?

En este punto no importa si hablamos de tus hijos, tus sobrinos, tus alumnos, tus padres, los niños de la calle o los animales. Aquí estamos hablando solo de dar algo a los demás.

La vida no solo trata de ser felices sino dar felicidad a otros. Y como te lo dije en este artículo, no importan los medios que elijamos para hacerlo, lo que importa es hacerlo. Podemos dejar un legado a través de nuestras acciones.

De hecho, si entiendes a profundidad la frase: “viniste al mundo a ser feliz”, podrás darte cuenta que esa frase no excluye a las demás personas.

Dar sin esperar a cambio, o hacer algo por alguien desde el corazón, trae consigo recompensas enormes, y una de esas recompensas es la satisfacción interior que vas a recibir al hacer el bien a otro ser. Ese tipo de felicidad no la podrás encontrar al comprar algo en el súper mercado o en alguna tienda departamental. La sonrisa que tendrás en el rostro será muy diferente.

Estamos aquí no solo para ser felices, también para hacer felices a lo demás.

La felicidad es el camino, no el destino

El propósito de la vida es ser feliz, y esa felicidad también la puedes encontrar cuando sientas que eres útil al mundo. Considerando que “mundo” no es solo el planeta, sino también los seres que habitamos en ella.

Son nuestros pensamientos y acciones los que nos pueden dar felicidad a otros, y cuando estos no son los adecuados entonces obtendremos todo lo contrario.

Si la felicidad se encuentra en esos pensamientos y acciones diarias, entonces podemos deducir que la felicidad se encuentra en el momento presente. En todo lo que hacemos y preferimos pensar y sentir diariamente a cada instante.

Es por eso que no hay manera de que alcances o llegues a la felicidad. La felicidad está contigo y es algo que puedes elegir en base a todo ese flujo de pensamientos, acciones y emociones que tienes a diario.

Si quieres comenzar ser feliz debes cuidar lo que eliges pensar, sentir, ser, hacer y tener. Y para lograrlo tambien puedes ayudarte de estos  7 pilares para una vida feliz.

Piensa que ningún producto industrial, ningún viaje exótico, o ninguna persona podrá proporcionarte la energía vital que no has logrado encontrar dentro de ti.

Este pequeño mensaje es lo que te quería compartir en este artículo. A veces creemos que necesitamos buscar la felicidad, y llegamos a pensar que solo hasta que la encontremos podremos por fin disfrutar y amar la vida. Pero no tienes que esperar a tener esa casa, esa cantidad de dinero en el banco, ese cuerpo, o ese auto para por fin ser feliz. Podemos ser felices ahora mismo, porque la felicidad la podemos encontrar en cada pequeño detalle que ocurre ahora mismo.

◊♦◊

Ahora es tu turno  ¿Que piensas respecto a lo que te acabo de contar? ¿Hay algo que te gustaría agregar? Si es así, nos leemos en los comentarios.

También si te ha gustado te invito a que lo compartas con tus amigos. Si lo haces me ayudas a seguir creando más contenido y te estaré profundamente agradecido. 🙂

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *