Recibe Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida”.

Me siento bloqueado, estacado y no sé qué hacer – 4 consejos para salir ese estado

Compartir en:
como salir del bloqueo mental y emocional y dejar de sentirme estancado

Maurino, quisiera darle un nuevo rumbo a mi vida y tomar un nuevo reto personal, pero me siento incapaz de dar un paso adelante. Cuando hago planes y defino mis tareas, me siento bloqueada y me paralizo, y al final termino sin hacer nada. Encuentro mil obstáculos para no comenzar, me desánimo, me entra ansiedad y me deprimo. Algo dentro me frena y no sé qué hacer.

Cuéntame ¿Alguna vez te has sentido así; paralizada, bloqueada o estancada? Este es un problema que se repite entre muchos de los lectores que llegan a Vida Épica. Sufren de una incapacidad para tomar acción a pesar de saber perfectamente lo que quieren y deben hacer para conseguirlo.

Puedo notar la preocupación en las palabras Luisa, y me puedo dar cuenta claramente del estado mental en que se encuentra. Y esque el bloqueo mental es simplemente eso: un estado mental. Es una manera de interpretar la realidad, que nos produce unas emociones y pensamientos que nos paralizan, nos impiden tomar decisiones y actuar para conseguir lo que queremos.

Cuándo tratamos de enfrentar situaciones de bloqueo mental o emocional, a menudo buscamos maneras de salir de ese estado, sin darnos cuenta, que la solución comienza con un simple y sencillo paso…

¿Cómo salir del bloqueo mental y emocional?

Vamos directo al grano. Cuando te sientas bloqueada(o) a partir de ahora me gustaría que te olvides de esa idea; evita mencionarlo… no lo pronuncies, no te lo digas a ti mismo ni a otras personas. Está bien ser consciente de ello, pero no te lo digas.

A veces creemos que las palabras se las lleva el viento, pero no es así. Las palabras se quedan adentro de nosotros. Cuando tú mencionas algo, cuando pronuncias algo acerca de ti; de lo que eres y lo que sientes, esas palabras son como un hechizo para ti mismo que, sin que te des cuenta, manipulan e influyen en tu manera de pensar, tu manera de sentir y con ello tu manera de actuar.

Si te sientes estancada; si sientes que no avanzas para conseguir algo que deseas, está bien que seas consciente de ello (despues de todo es el primer paso para cualquier cambio intencionado). Sin embargo, no te lo menciones, no te lo repitas habitualmente, porque lo que repetimos habitualmente se convierte en verdad. Se convierte en verdad para nosotros. Y cuando algo se convierte en verdad, incluso cuando forma parte de una convicción, ¿Qué crees que sucede?… Pues que se hace parte de nosotros; lo adoptamos, actuamos acorde con lo que creemos.

Si te sientes bloqueado o paralizado para actuar, cambia esa frase o esa “queja”, y en vez de decir: «me siento bloqueado, me siento estancado o me siento paralizado» Pregúntate: «¿De qué manera me puedo dejar de sentir así? ¿Qué es lo que provoca mi falta de decisión, mi compromiso o mis dudas respecto al camino que quiero tomar

Clave 1: Piensa en forma de pregunta

Cuando hablamos a manera de pregunta, buscamos respuestas. Esa la mejor manera en como tú puedes abordar cualquier situación que estés teniendo, cualquier sensación o sentimiento, cualquier problema o dificultad abórdalo a manera de preguntas.

Hablar a manera de preguntas es la mejor forma de forzar a tu mente a buscar respuestas.

Cuando te sientas bloqueado, una vez que sabes que eres consciente de ello, pregúntate: ¿Por qué me siento bloqueado? ¿Cuál es el detonante que me hace sentir detenerme?  ¿Qué es lo que me impide actuar y hacer lo que quiero? ¿Acaso tengo miedo, preocupación, dudas? ¿Qué necesito saber/investigar/aprender para minimizar o dejar de sentir esto?

Las palabras NO se le lleva el viento

Las palabras no son frases pronunciadas al aire que se las lleva el viento. Las palabras las absorbe tu mente. Y cuando hablas algo; cuando te dices algo a ti mismo(a) o incluso a otras personas, esa idea es algo que se “impregna” en tu mente.

Si por ejemplo, yo me digo a mí mismo: «esque me siento incapaz de hacer aquello… me siento vulnerable» Todo eso lo absorbe mi mente. La alimento con tales afirmaciones que me generan una incapacidad inducida para no hacer las cosas.

[Artículo recomendado: Cuida las semillas que plantas en la tierra fértil de tu mente]

Si para hacer cierta actividad, para lograr cierto objetivo, te sientes incapaz y no te basta con creerlo, sino que te lo dices a mí mismo, esa creencia se reafirma y cada vez se hace más fuerte en tu interior. Y entre más lo reafirmes, entre más te lo creas, será cada vez más difícil que salgas de ese estado y encuentres soluciones.

A partir de ahora vamos a dejar la queja y las frases que nos debilitan a hacer las cosas y vamos a manejar nuestros problemas en forma de preguntas.

Clave 2: No subestimes el poder de la acción

Ya lo dice un buen dicho:

Mucho análisis genera parálisis.

Esto significa que gran parte de los bloqueos mentales que nos suceden a menudo se deben a la inacción; a pensártelo demasiado y no actuar cuando es el momento.

Cuando sabes que tienes que hacer algo y no actúas inmediatamente, tu mente comienza a buscar excusas disfrazadas de razones “válidas” para no actuar.

Si buscas motivos para no hacer algo, los vas a encontrar, te lo aseguro. Es por eso que cuando tomes una decisión, debes comprometerte a seguirla sin titubeo y con la cara en alto. Debes estar dispuesto a explorar el camino aún con dudas y miedos.

Toma en cuenta que las dudas son las precursoras del miedo, y el miedo a su vez, es una causa habitual de parálisis y bloqueo mental. Por eso que debes ampliar tu mente para reducir tus niveles de miedo y afrontarlo cuando el momento llegue.

[Artículo recomendado: Como reducir y afrontar el miedo en 5 sencillos pasos]

Clave 3: No necesitas ver el camino completo

Imagina que vas manejando en una carretera sin iluminación en la espesa oscuridad. No puedes ver el camino completo, pero si unos cuantos metros delante de ti, gracias a luz de los faros delanteros del automóvil. Entonces dime: ¿Te detendrías o dejarías de avanzar solo porque no puedes ver el camino completo en aquella obscuridad?

¡Por supuesto que no! Tienes la certeza de que más adelante encontrarás más carretera para seguir avanzando. No necesitas ver todo el camino sino solo unos cuantos metros delante de ti, porque sabes de ante mano que entre más avances podrás ver hacia dónde ir ¿O acaso me equivoco?

Pues eso es precisamente lo que tienes que hacer si te sientes bloqueado. Puedes sentir miedo, puedes tener dudas por no conocer el camino completo o por no tener a certeza de lo que va a ocurrir despues, pero al final si realmente quieres y necesitas hacerlo, debes dar el primer con fe, y el camino se comenzará a iluminar ante ti conforme avanzas.

No podemos tener certeza absoluta de lo que va a ocurrir ni siquiera unos segundos en el futuro. Por lo tanto, si te lo piensas demasiado, al final terminarás con muchas razones para no moverte.

Clave 4: Solo da un primer paso

Lo único que te frena esta en tu mente. Cambia tu actitud y encara la vida de otra manera. En vez de pensar en lo que tienes por perder, o en aquello que te puede salir mal, piensa que todo lo que puede ser posible si comienzas desde ya.

[Artículo recomendado: Deja de pensar en lo que no quieres y enfócate en lo que si deseas y necesitas]

Entre más lo pienses y más tiempo pase, te sentirás cada vez más paralizado. Es por eso que necesitas dar el primer paso, y a partir de ese punto, comenzar a moverte de manera consistente.

No tienes que comenzar en grande. Piensa cuál es el primer paso; el más lógico y el más simple. Define una fecha para concretar y cuando llegue el momento ejecuta ¡No hay más que pensar!

◊♦◊

Ahora cuéntame ¿Cuál es tu situación? ¿Te sientes estancado y bloqueado en este momento? No leemos en los comentarios. Y si te ha gustado, te invito a compartirlo con tus amigos. Al hacerlo me ayudas y me impulsas a seguirte entregando más contenidos como este y te estaré muy agradecido.

Compartir en:

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. Hola Maurino:
    La verdad es que me sirve mucho leer este post. Yo así me siento cada día pero no sabía cómo evitar decirlo al viento y a mi mismo. Efectivamente las palabras tienen poder y eso es algo que olvidamos cada día.
    Gracias por recordarme esto y haré mi mejor esfuerzo para aplicarlo todos los días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *