Descarga Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo” y descubre las 5 razones por las que no sabes qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida.

Vivo con mis padres todavía y tengo más de 30 años ¿Qué puedo hacer?

Compartir en:
Todavía vivo con mis padres y tengo más de 30 años ¿Qué hago?

Hace un par de semanas recibí un mensaje de una chica, a la que llamaremos Laura, que está preocupada por su futuro laboral y por el hecho de que aún vive con su madre. Estás fueron sus palabras:

“…me siento un parásito. Vivo con mi madre. Ella es quien me ayuda con mi hijo ya que soy madre soltera…

Me pareció sumamente interesante tratar este tema, ya que es algo que preocupa a muchas chicas y chicos hoy día, sobre todo cuando a llegan a los 30 años.

Si te sientes identificada(o) de alguna manera con Laura, entonces te invito leer este artículo que he preparado con mucho cariño. Permíteme mostrarte las cosas desde una perspectiva muy diferente a la convencional. Te aseguro que no todo lo que se cree comúnmente es totalmente cierto.

¿Estás lista(o)?, bien, acompáñame. 🙂

¿Quién dijo que vivir con tus padres siempre es algo malo?

Se nos ha inculcado la idea de que vivir con nuestros padres cuando somos mayores es algo negativo. Es como si fuera lo que todas las personas deberían evitar cuando llegan a cierta edad.

Se tiene la creencia de que todos, sin excepción, debemos abandonar aquel lugar que por muchos años fue nuestro hogar cuando tenemos la mayoría de edad. Se dice comúnmente: «Tienes que hacer tu propia vida»… es como si se creyera de manera muy generalizada que si vives con tus padres cuando llegas a las 25, 30 o 35 años, entonces eres un parásito, un fracasado y un perdedor que no sirve para nada…

Cuando te hablan de que un joven vive con sus padres, te imaginas a un chico de 30 o 40 años que no se dedica absolutamente a nada; no tiene metas ni objetivos y pierde su tiempo en cualquier actividad nada productiva; tal vez viendo televisión, sentado un sofá comiendo botanas y bebiendo cerveza un buen lunes al medio día. Te viene a la mente un auténtico charlatán que solo piensa en su comodidad y auto-beneficio. Sin embargo, generalizar de esta manera a todas las personas que viven esta situación, es un gran error desde mi perspectiva.

No se puede generalizar cuando la vida de cada uno es diferente

Hemos perdido la empatía hacia otras personas. Tendemos a generalizar la vida de todos. Creemos que debemos vivir todos de la misma manera y hacer lo mismo a ciertas edades. Perseguimos los estándares establecidos autoimpuestos por la sociedad, sin considerar la situación particular de cada uno.

De niño juegas, te diviertes y estudias mientras tus padres te cuidan y te educan. De joven te preparas para para el mundo laboral, comienzas a trabajar y a los pocos meses o años se dice que debes dejar el “nido” y comenzar a hacer tu propia vida. Suena bastante típico; es lo que todos “deberían” hacer en teoría. Si no lo hacen entonces se convierten en fracasados que no tienen nada bueno en que perder su tiempo.

Creemos injustamente que la vida de todos debe ser igual; que todos tienen la misma educación y dirección por parte de los padres. Además pensamos (injustamente) que todos gozamos de las mismas opciones, costumbres, creencias y oportunidades desde que nacemos hasta que crecemos. Sin embargo esto no tiene fundamento alguno.

Siempre menciono en Vida Épica que todos tenemos una infinidad de oportunidades, muchas de ellas con potencial para deleitarnos y mejorar nuestra vida. Sin embargo, eso no quiere decir que todos tengamos las mismas oportunidades.

Dime ¿Cómo podemos juzgar a alguien que es mayor de 30 que aún vive con sus padres, cuando no conocemos su historia?, cuando no conocemos lo que ha ocurrido en su familia, lo que ha vivido, ni la manera en como fue criado o educado.

No todos crecemos de la misma forma, ni nacemos bajo las mismas circunstancias. No fuimos educados bajos los mismos principios, valores y creencias, y por lo tanto NO tenemos el mismo nivel de apertura mental para visualizar todas nuestras posibilidades por igual.

Vivir con tus padres no es tan malo como parece

¿Qué le puedes decir a un niño que perdió a su padre desde pequeño, cuya madre tuvo que trabajar para criar sus hijos y esto la obligó a mudarse con sus padres para tener un apoyo? ¿Qué le puedes decir a ese mismo niño al crecer, cuando decide vivir con su madre para no dejarla sola en su vejez?

Y ese es solo un ejemplo de muchos más. Muchas personas que desean emprender, regresan a vivir con sus padres para ahorrar gastos y costos en lo que su negocio funciona. Dime, si tus padres quieren y tienen la oportunidad de apoyarte de esa forma para salir adelante ¿Tiene algo de malo eso?

Hay quienes se van de casa al momento de casarse y tener hijos (en especial las mujeres). Tiempo después cuando la relación no funciona y se separan de su pareja, muy frecuentemente la madre se ve en la necesidad de volver a vivir con sus padres. Sobre todo para tener un apoyo, un cuidado y un soporte económico y/o emocional. ¿Qué le puedes decir a una chica que recurre al apoyo de sus padres debido a que su pareja irresponsable abandono a sus hijos?

Otro ejemplo: Hay hijos que optan por vivir con sus padres porque uno de ellos lamentablemente ha fallecido y no quieren dejar a su mamá o papá viviendo sola ¿Hay algo de malo en eso?

Algunos otros que se ven en la necesidad de recibir el apoyo de sus padres, aceptando vivir con ellos solo por un tiempo, en lo que se recuperan de sus problemas económicos, emocionales o de salud ¿Cuál es el problema en esto?

No tienes que seguir la receta de la familia perfecta

Dime ¿Por qué generalizar la vida de todos y pretender seguir la misma receta de la vida perfecta? ¿Por qué hemos olvidado la empatía hacia nuestros semejantes? Y ¿Por qué esta idea absurda de que vivir con tus padres es algo que te debe dar vergüenza?

Si tuvieras hijos mayores y ellos te pidieran apoyo debido a que están en problemas, y estuvieras en la posibilidad de dárselo ¿Acaso te negarias solo porque tienen más de 30? Si ellos no pueden contar contigo ¿entonces con quién?…

No me malinterpretes

No estoy hablando de aquellos chicos y chicas que, consciente y ventajosamente no hacen nada con su vida ni pretenden hacerlo. No hablo de quienes solo quieren vivir a expensas de sus padres sin poner de su parte ni un poco. Miran como ellos, a sus años, salen a trabajar a diario sin importarles en lo absoluto verlos cansados. Se aprovechan del amor verdadero que sienten hacia ellos y no pretenden ayudarlos en nada.

Este tipo de personas tienen unas creencias de vida que no funcionan. No se dan cuenta (aún) de que vivir es una oportunidad, y que si no la aprovechan hoy, un día será tarde para comenzar.

Lo que trato de decirte en este artículo es que no debemos criticar a nadie cuando no conocemos bien su historia. Tampoco deben sentirse mal aquellos que por planes a futuro, por situaciones no previstas, o por necesidad, se ven obligadas a vivir con sus padres perpetuamente o por un lapso de tiempo indefinido. No todos vivimos de la misma forma, ni nos sucede lo mismo en todas las edades.

Tengo un hijo y vivo con mis padres ¿Qué hago?

Para terminar, quiero compartirte una parte del consejo que con mucho gusto le envíe a Laura sobre su situación. Aquí el extracto:

…Vivir con tu madre o con tu padre no es malo… esa es solo una idea que se propaga en la sociedad, pero que no aplica para todos de la misma forma. Tal vez para ellos seas una gran compañía y les guste estar con ustedes (con ella y sus hijos).

Deja a un lado la idea “hollywoodense” de la familia perfecta conformada por un papá, una mamá, unos hermosos hijos pequeños y un perro. Si eres mamá soltera, de alguna forma necesitas apoyo. Sobre todo por el cuidado, desarrollo y educación de tus hijos. Así que, si tu mamá, tu papá, o ambos te pueden y quieren dar ese apoyo, no tiene nada de malo recibirlo. Acéptalo como una gran bendición que tienes.

…Al final las personas con las que pasamos la mayor parte de nuestros días, son las que importan y conforman nuestro círculo cercano. Y no importa si se trata de tu mamá, tu prima o tu antigua amiga del colegio, si pasas tus días con ellos, entonces esa es tu familia.

…muchas de tus opciones laborales actuales no serían viables si no tuvieras a tu mamá contigo, así que no te reproches por vivir con ella y agradécelo, porque tenerla cerca no te hace un parásito como comentas. Estar juntos les hace más fuertes y les brinda más oportunidades

¿Qué hacer si aún vivo con mis padres?

Lo que tienes que hacer primero que nada es dejar de pensar en lo que dirán de ti. Debes dejar de enfocarte en ellos y pensar en tu presente y tu futuro.

Sea cual sea tu situación, toma una libreta de notas y responde con total sinceridad a las siguientes preguntas:

Al final, al mundo le da igual de qué manera gastas tu vida. Si vives con tus padres, vives solo o con tus amigos, lo único que necesitas, es estar bien contigo mismo ahora, y saber que no tendrás ningún remordimiento cuando seas más grande… todo es cuestión de elegir y saber de qué manera quieres aprovechar el valioso tiempo que se te ha otorgado en este mundo.

Mira tu vida como una historia que estás escribiendo ahora mismo; cada día y a cada segundo. Una historia con un principio y un final.

Piensa que un día vas a morir y si por alguna razón no te estás dirigiendo a ninguna parte, de cualquier forma a alguna parte llegarás. Trata de que ese destino que estas creando a diario, sea algo que realmente deseas ahora y desearás en el futuro. Algo que le dé un sentido a todo lo que haces y te proporcione la convicción de estar haciendo algo bueno con tu vida.

Si sientes que ahora mismo NO estás en el lugar adecuado, entonces comienza un plan. Sigue tu intuición, y empieza a dar pasos cada día hacia un nuevo horizonte. Aquí la parte importante es saber lo que tú quieres. Debes tener un deseo genuino y unos motivos adecuados que te ayuden a recorrer el camino.

◊♦◊

Espero hayas disfrutado este pequeño artículo tanto como yo al escribirlo. 🙂

Ahora cuéntame ¿qué piensas? ¿Crees que es malo vivir con tus padres cuando llegas a cierta edad?

Sé que tendrás algo que contarnos, así que te animo a que me dejes tu comentario aquí debajo.

Si te ha gustado te invito a que lo compartas con tus amigos, al hacerlo me permites seguir entregándote más contenidos como este y te estaré muy agradecido. 🙂

Compartir en:

Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Encontré esto justo después de leer sobre los NINI y las críticas terribles contra la gente que está en esa situación. Yo tengo 36 años y vivo en casa con mi mamá de casi 80 años, ella ha perdido algo su memoria, no tiene alzhéimer, pero sí cambió mucho su personalidad. A pesar de ser positiva y hacer sus cosas, con la pandemia a mi me tocó bastante duro, sin trabajo, logré sacarnos adelante en la parte el hogar, lo económico no necesita ayuda porque tiene su pensión, y mi papá que falleció hace unos años dejó un inmueble que alquilamos, es una especie de negocio familiar. Hace años atrás si veía mal eso de vivir en casa a tal edad, pero fui creciendo y cambio mi opinión ya que como dice el artículo se dan circunstancias que una ni espera. A diferencia de mi hermana yo nunca supe que quería, mi autoestima no era la mejor, y no creía en mí. Además que era inocente pensar que sería como mis padres de grande. Al fin estudié algo que me gusta, estuve fuera del país casi 5 años, mi madre me apoyó económicamente, pero yo siempre he devuelto no con material, sino con ayuda y amor. Entonces me da cólera que la sociedad critique tanto, sin saber situaciones. Actualmente estoy poco a poco desarrollando mi marca personal, y con proyecto a futuro en moda sustentable. Lo que pasa es que si me siento lenta, porque salí de crisis sentimental, me di cuenta que estos temas tenía que curar, porque me afectaron más de lo esperado. En fin, hoy no me siento tan peor como hace un par de años, mi circunstancia actual es esta, y me visualizo que saldré adelante, y estaré con mi madre hasta que sea necesario. Me encantó el escrito, saludos.

    1. Hola María.
      Gracias por tus palabras y por contarnos un poco de ti.

      Lo que más me gusta es que mencionas que te visualizas saliendo adelante, y mientras mantengas esa mentalidad, seguro que así va a ser.

      Tal como te ocurrió, a veces es necesario vivirla situación para cambiar nuestra perspectiva u opinión, acerca de cierto tema.

      Como sociedad tendemos a generalizar y creer que las vidas de todos deben ser iguales, y seguir los mismos patrones y estándares de familia establecidos, pero no tiene por qué ser así.

      Respecto a tu proyecto, no sé cómo estás abordando el tema de tu marca personal y tu proyecto de moda, pero si gustas, en algún momento podemos charlar para que me cuentes mejor y me digas por qué sientes que avanzas lento. Tal vez pueda darte algún consejo que te sirva.

      Espero que tu y tu mamá se encuentren muy bien.

      ¡Un abrazo!

  2. Gracias por el artículo, actualmente estoy en medio de mis treintas y vivo con mis padres. Justo ahora vivo una época en la que aparte de todo, no sé ni para dónde voy en la vida porque ya nada me apasiona. Eso tampoco quiere decir que no esté haciendo nada, trabajo y contribuyo a la casa paterna de forma constante, y me encuentro avanzando en la consecución de mi vivienda propia, pero es que tampoco me lo habían permitido mis ingresos y no es cualquier cosa ser dueño del lugar en el que vives, que siempre ha sido mi meta aunque me he demorado. A veces nuestra mente, las circunstancias y todo lo que cada uno vive no nos ayuda a sacar el mejor partido de nuestra situación, pero es parte de la vida, que a nadie le sale todo perfecto ni a la primera por más experiencia o suerte que se tenga, pero no deja de ser en ocasiones una carga muy pesada qué llevar. Yo lo que procuro es no abrumarme con cosas que no voy a solucionar de sopetón, avanzar aunque no tenga muchas ganas y procurar sentir momentos de satisfacción con lo que tengo en este momento, ya que muchas ocasiones, nosotros somos nuestro propio juez, y vaya que somos implacables. Saludos!

    1. Gracias Omar por compartir un poco sobre ti y tu situación actual.

      Pienso que mientras tengas el objetivo claro sobre lo que quieres, no tienes que preocuparte. Malo sería que fueras una “carga” o un malestar para tus padres, y no hicieras nada al respecto aun siendo consciente de ello.

      Creo que lo mejor que puedes hacer es platicar con tus padres, y contarles lo que tienes pensado hacer. Háblales sobre tu plan para comprar tu propia casa y cuéntales que no quisieras causar molestias por mucho tiempo, pero que les agradeces que te permitan vivir con ellos momentaneamente mientras juntas lo suficiente.

      Esto les mostrara una percepción muy diferente de ti; más madura, con aspiraciones y deseos personales. Dependiendo de sus creencias y reglas sobre lo es que correcto, seguramente ellos no querrán que te vayas o estarán conformes y contentos sabiendo que sabes lo que estás haciendo, por lo menos a grandes rasgos.

      Ya verás que esta conversación te traerá mayor tranquilidad al saber que tienes una especie de “acuerdo” con ellos. Sentirás menos precio por vivir con ellos e incluso te impulsarás a seguir adelante y atreverte a hacer lo que posiblemente hasta ahora has estado evitando.

      Eso es por un lado. Por otro lado, me gustaría invitarte a un seminario en linea que estaré impartiendo próximamente que estoy seguro que ayudará, sobre todo a aclarar tu mente y saber hacia dónde vas con tu vida en este momento. Estoy seguro que sacarás algo útil que te ayudará ahora que no sabes qué hacer y descubrir qué te apasiona.

      Si quieras asisitir y participar solo tienes que suscribirte al blog si aún no lo haces, y te enviaré la información próximamente. >> Suscríbete aquí <<

      Que todo vaya muy bien. 🙂
      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *