Recibe Gratis mi ebook “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida”.

Las mejores oportunidades en la vida no surgen por casualidad

Compartir en:
cómo tener más oportunidades en la vida

Todos quisiéramos tener más oportunidades. Cada oportunidad significa poder hacer un cambio en nuestra vida, o experimentar algo agradable y digno de recordar.

Sin embargo, a veces olvidamos que las oportunidades están ahí afuera, lista para ser aprovechadas. Contrario a lo que la mayoría piensa, no son algo escaso a lo que solo unos cuentos tienen derecho. De hecho, el mundo actual tiene más oportunidades como nunca antes en la historia humana.

El desarrollo que hemos tenido como civilización en el último siglo, no ha tenido precedentes (hasta donde sabemos), y la cantidad de oportunidades que existen hoy en día es enorme.

No obstante, dedo decirte que no es tan simple como parece. Si lo fuera, creo que todos aprovecharíamos cada oportunidad que se nos presenta, pero sabes bien que no siempre es así.

Por ejemplo, si ahora mismo salieras a la calle en busca de un puesto de alto prestigio en alguna empresa multinacional, difícilmente lo obtendrías, si careces de la experiencia, habilidad y conocimientos previos requeridos.

Y es que para ser acreedor de cualquier oportunidad, debes tener cuenta una premisa básica.

Necesitas hacer méritos para merecer algo

Un antiguo proverbio dice:

Cuando el discípulo está listo, aparecerá el maestro.

Y es verdad, no puedes obtener lo que deseas sin poner nada de tu parte… bueno, de hecho a veces si se puede, pero eso no quiere decir que lo merezcas o tengas lo méritos suficientes.

Podrías tener suerte y obtener lo que quieres sin esforzarte para conseguirlo, pero las probabilidades de que eso suceda son mínimas.

Lo más probable es que si tienes ante ti una oportunidad, y no estás listo, no la vas a poder tomar. Con todo tu dolor vas a tener que dar las gracias y decir que no estas debidamente preparado.

Por ejemplo. Si en este momento yo te ofreciera el puesto de trabajo que siempre has deseado. Uno donde vas a poder desarrollarte profesionalmente, crecer, aprender… pero te digo que el único requisito es que sepas leer textos en inglés, y no sabes nada del idioma ¿Qué crees que va a pasar?

¡Así es! Vas a tener que decir la verdad, y dejaras ir una oportunidad que pudo ser tuya.

Te puedes justificar diciendo todo tipo de cosas como: “No era para mí” o “Ya llegará mi momento” pero solo te engañas a ti mismo. Ese era tu momento. Esa era una oportunidad que pudo ser tuya si hubieses puesto un poco esfuerzo para prepararte en dicha área hace algunos años.

Este ejemplo no es de ficción. Millones de personas han perdido grandes oportunidades, y las pierden cada día por NO estar debidamente preparadas. Yo me incluyo dentro de ese grupo, ya que a mi tambien me sucedido.

Y esque si quieres ser acreedor con creces a una oportunidad, necesitas la debida preparación previa. No puedes ser contratado como director de una empresa si antes no has manejado proyectos y no tienes ni un remota de cómo hacerlo.

Del mismo modo, No puedes ganar una medalla en los juegos olímpicos si no te preparas con años de antelación. Bueno, de hecho ni siquiera te van a permitir participar si no demuestras ser un deportista con cierto nivel de rendimiento.

Las oportunidades surgen sobre la marcha

Una oportunidad puede serlo para uno, pero no para otro. Todo depende del lugar a donde cada uno quiera llegar.

Maurino M- Loyola

No va a llegar una oportunidad a tus manos si te quedas inmóvil esperando que alguien te diga: “¡Hey!, te tengo una excelente propuesta que cambiará tu vida”. Las oportunidades surgen sobre la marcha. Se encuentran en el camino que eliges y las elecciones que haces cada día.

Para que una oportunidad sea oportunidad, necesitas quererla, valorarla y/o necesitarla. Lo que es para ti una «oportunidad», tal vez no lo sea para mí.

Por ejemplo, si llegas y me dices: “Maurino, tengo una excelente oportunidad para que te conviertas en estilista de belleza profesional…” entonces yo te diría: “Muchas gracias pero no, mejor ofrécela a alguien que le interese”.

NO digo que sea una mala oportunidad, solo que no sería una oportunidades para mí. No está alineada con lo que quiero para mi vida ni con mis valores personales.

Te cuento esto, porque te sorprenderías la cantidad de veces que alguien llega, cambia nuestros planes y con ello nuestro destino. Te recomiendan una oportunidad para tomar un trabajo que no esperabas, y que ni siquiera querías.

Debes tener muy en cuenta que a lo largo de los años se van a presentar ante ti muchas oportunidades, pero debes ser muy selectivo con aquellas que tomas, ya que pueden hacer que pierdas de vista tus verdaderos sueños y cambie tu vida en un dirección que no deseas.

Deja de pedir a los dioses

No estoy en contra de la religión, pero si estoy en contra de fanatismo que puede generar la religión. Muchas personas no progresan como pudiesen, debido a sus creencias religiosas.

Tener fe es algo bueno, pero es aún mejor cuando colocas tu fe en tus actos, y no algo exterior a ti.

Dios cumplió con darte la oportunidad vivir. Ahora te corresponde hacer con todo cuanto quieras, puedas y necesites mientras estás aquí. Para él (o ella), es igual si tomas un camino u otro.

La mayoría de oportunidades que tendrás a lo largo de tu vida, serán generadas por ti. Si no las generas y las buscas, entonces tendrás pocas y de muy corto alcance.

Cómo crear más oportunidades

Fija un objetivo desde el corazón

Las mejores oportunidades serán aquellas donde te prepares. Donde fijes objetivos a cumplir a mediano y largo termino y te dirijas hacia ellos. De esa forma es cuando vas poder encontrar caminos que antes ni siquiera hubieses imaginado.

Aplica ingeniería inversa

Una vez que tienes tus objetivos definidos, tienes que aplicar ingeniería inversa, hasta llegar a tener por escrito tus proyectos y tareas a corto y mediano plazo.

Es muy importante hacerlo así ya que es la mejor forma de crear un plan de acción a largo plazo.

Comienza a moverte

Tomar acción es el componente principal de todo lo que te propongas y quieras lograr. Sin la acción, no llegas a ningún lugar deseado.  Por eso debes poner manos a la obra y comenzar a moverte.

Incrementa tus posibilidades

Conforme avances en tu trayecto (en buscas de tus objetivos previamente marcados), tus posibilidades se incrementarán. Cuando elevas tus posibilidades, incrementas tus oportunidades.

Difícilmente encontrarás una oportunidad en un lugar donde no quieres estar, porque no estarás perceptivo a ellas. Tampoco habrá una sintonía entre lo que haces, lo que quieres y lo que disfrutas.

Si estás trabajando en algo, o para alguien, que no te satisface, entonces difícilmente encontraras oportunidades. Lo mismo ocurre si estás en una relación de pareja o amistad complicada; No estarás abierto a lo nuevo si continúas en la misma situación.

Sé más atrevido

Si sientes que tu vida no ha cambiado en este último año, tal vez sea porque no has generado las suficientes oportunidades.

Recuerda que una oportunidad no va a llegar sola. Necesitas poner todo lo que este en tus manos para que suceda.

Por ejemplo. Si alguien te invita a tomar un par de cervezas, o un café, este fin semana con algunos amigos, y tú respuesta común sería: “mejor otro día” u “Hoy no puedo” entonces cambia tu respuesta. En vez de negarte a nuevas posibilidades, acepta la oferta. Cambia tu manera de reaccionar típica y auto-programada, y tu vida comenzará a cambiar.

O dime ¿Cómo pretendes tener nuevas amistades si nunca sales de esas cuatro paredes, y jamás te atreves a hablarle o escribirle a alguien nuevo? ¿Cómo tener resultados diferentes, si haces siempre lo mismo?

La razón por la que no tienes más oportunidades es porque no te estas moviendo lo suficiente. Cuando lo hagas, surgirán situaciones sobre la marcha donde menos lo imaginaste.

Así como es poco probable que algo cambie haciendo siempre lo mismo, es mucho menos probable que algo mejore si prefieres permanecer quieto. Necesitas atreverte a perseguir tus sueños. Y si tienes miedo hazlo con miedo.

No sabes a donde te llevará lo que elijas hacer hoy

¿Cuándo fue la última vez que te atreviste a hacer algo diferente? ¿A comer diferente, a ejercitarte diferente, a platicar de diferentes temas, a leer algo nuevo?  Pues los pequeños cambios, son los que te permiten descubrir posibilidades.

¿De que otra forma puedes encontrar nuevos y mejores caminos, si no los pruebas? No hay manera de que sepas si algo es bueno, o algo te gusta, si no lo saboreas.

Las únicas dos maneras de tener más oportunidades

Solo puede haber dos formas de encontrar nuevas oportunidades:

  • Una es aceptando la invitación que surge a tu paso
  • Y otra es tomando iniciativa.

La primera es como en el ejemplo de la invitación de tus amigos a tomar algo. Cuando aceptas, no sabes lo que puede ocurrir. Posiblemente conozcas a una persona que se convierta en tu pareja, o un nuevo socio para formar tu empresa… Todo eso no pasaría si prefieres quedarte a ver Netflix en tu casa.

La segunda forma de crear oportunidades es cuando tú tomas la iniciativa. Cuando programas una reunión con algunos amigos, o cuando te atreves a entablar una conversación con alguien nuevo.

No sabes a donde te llevará lo que elijas hacer hoy, así que, si quieres comenzar a tener más oportunidades olvídate de pedirlo a los dioses, y comienza a crearlas.

Los dioses ya hicieron bastante con darte libertad, y la valiosa oportunidad de hacer con tu vida lo que te plazca ¡Aprovéchala y atrévete a hacer todo cuanto quieras, mientras puedas! 😉

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.