Recibe Gratis mi e-Book “Encuentra tu Rumbo – 5 razones por las que te sientes perdido, sin saber qué hacer ni qué camino tomar en esta etapa de tu vida».

si quieres la rosa debes aceptar las espinas
Compartir en:

Aún recuerdo aquella fría tarde de enero cuando recibí la noticia que cambiaría mi vida para siempre. Mi tía, desconcertada y preocupada, me comunicaba la trágica noticia: mi hermano menor había fallecido. Sentí como si un rayo me atravesara el pecho. Estaba completamente conmocionado y en shock, no lo podía creer. Mi hermano, tan elegre, entusiasta, con toda una vida por delante ¿Cómo era posible?

Me invadieron emociones encontradas: conmoción, negación, confusión, culpa, enojo, tristeza profunda… Pasé por distintas etapas, desde no querer aceptarlo, luego enojo por la forma en qué ocurrienron las cosas, hasta finalmente una honda melancolía al asimilar las cosas. Fueron semanas intensas de dolor, llanto, sueños donde volvía a verlo y nostalgia por todos esos recuerdos y aventuras memorable que pase a su lado.

Comprendí lo frágil y lo efímero de la existencia. Esta dolorosa experiencia me hizo ver la vida de otra forma. Comencé a valorar lo que realmente importa y a no postergar cosas para un «algún día». Decidí vivir cada día como un obsequio. Sabiendo que un día, tambien sería «mi día». Aquel suceso me transformó para siempre.

Aún con sus espinas la rosa es bella

A menudo idealizamos la vida, creyendo que todo irá bien, que nuestros seres amados estarán con nosotros por mucho tiempo, que no enfrentaremos tormentas. Pero la realidad es que, así como la rosa trae consigo las espinas y aún así es bella y produce aroma, la existencia tiene matices, claroscuros que forman parte de ella. Habrá momentos de alegría y plenitud, pero también otros de tristeza y adversidad.

Cuando chocamos con esos instantes sombríos, nuestro corazón se estremece. Es parte de este viaje llamado vida. Enfrentar pérdidas, despedidas, crisis o desastres naturales nos conecta con nuestra vulnerabilidad, con lo efímero de cada instante.

La vida es como una rosa

Con el tiempo entendí que, tal como llega, todo se va. La impermanencia es inherente a la existencia. Las personas, las situaciones, las cosas, todo se encuentra en constante cambio. Aferrarse demasiado a que la realidad sea estática puede causarnos sufrimiento. Pero si abrazamos la transitoriedad, si aprendemos a vivir con el cambio, podemos aprender a soltar, y a vivir el hoy con mayor presencia y gratitud, sin lamentos por un ayer que ya no existe.

Incluso en los momentos más sombríos, si observamos con atención, hay resquicios de luz. La vida siempre encuentra la forma de reinventarse y renacer de las cenizas. Tras la tormenta llega la calma. Después del invierno florece la primavera. Cuando más oscura es la noche, más cerca se encuentra el amanecer.

Abraza la vida con todo y sus espinas

Somos extremadamente afortunados de poder experimentar esta montaña rusa de emociones llamada vida. Incluso con sus espinas y tormentas, es un extraordinario privilegio. Por ello, debemos valorar profundamente cada nuevo amanecer y vivirlo intensamente, con compasión, gratitud y sabiduría.

Encontremos la fuerza para transformar las lágrimas en sonrisas, la tristeza en esperanza. Hallemos la paz interior que no depende de factores externos, sino de nuestra propia forma de mirar la existencia. La verdadera felicidad nace del corazón.

Si quieres la rosa debes aceptar las espinas

Aunque mi hermano físicamente ya no está aquí, su espíritu vive en los corazónes de todos aquellos a los que impacto y en quienes dejo una marca. Además, tal como ocurrirá con todos y cada uno de nosotros, sus acciones trandrán un efecto que se propagará por milenios hasta la eternidad. Lo he dicho antes: es una buena manera de lograr la inmortalidad.

La vida nos dará momentos luminosos y también pasajes sombríos. Pero si los enfrentamos con valentía, fe y entereza, podremos extraer de ambos su belleza, su sentido. Sigamos pues adelante, con la cara en alto, confiando en que tras la noche más oscura, un nuevo amanecer espera. Reguemos «petalos» de amor y buenas experiencias en el sendero que se ilumina ante nosotros.

Preguntas frecuentes

La frase «si quieres la rosa debes aceptar las espinas» significa que en la vida no podemos obtener los aspectos positivos y gratos sin también tener que enfrentar dificultades y retos. Las cosas bellas y valiosas usualmente conllevan un precio o vienen acompañadas de elementos difíciles. Si buscamos las recompensas, la felicidad o el amor, debemos estar dispuestos a afrontar los desafíos, el esfuerzo y el dolor que son parte inevitable del camino.

Las rosas existen gracias a las espinas que las protegen. Debemos aceptar ambos aspectos de la existencia con ecuanimidad para poder disfrutar plenamente de esta experiencia llamada vida.

El dicho «no hay rosa sin espina» quiere decir que todo en la vida tiene dos caras. Lo bueno y lo malo coexisten, no podemos obtener lo uno sin lo otro. Las rosas son símbolo de belleza y amor, pero tienen espinas que hieren.

Esta metáfora se aplica a muchas situaciones: no hay amor sin la posibilidad de sufrimiento, no hay recompensas sin esfuerzo, no hay tranquilidad sin perturbación. Las espinas son inevitables si queremos experimentar la belleza de la rosa.

Este refrán nos invita a aceptar la dualidad de la vida, lo luminoso y lo sombrío, sabiendo que lo positivo no puede darse sin lo negativo. Sugiere ser conscientes de esta realidad para poder disfrutar lo bueno sin apegos cuando venga acompañado de lo difícil.

Compartir en:

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *